Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Human Rights Watch denuncia el fracaso en la búsqueda de los secuestrados por el ISIS en Siria

La ONG eleva a 8.000 la cifra de desapariciones forzadas durante el califato yihadista

Un forense durante una exhumación a las afueras de Raqa, en abril de 2019.
Un forense durante una exhumación a las afueras de Raqa, en abril de 2019.

La ONG Human Rights Watch ha denunciado la “fallida búsqueda” de “los miles de desparecidos sirios” a manos del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). En un informe de 65 páginas titulado Secuestrados por el ISIS y que se publica este martes, la organización detalla 27 casos de desaparición forzosa “de activistas, trabajadores humanitarios, periodistas y combatientes anti-ISIS gubernamentales y opositores”. El documento reivindica el derecho de las familias de los más de 8.000 secuestrados a un “descanso psicológico” y a “dar digna sepultura a sus seres queridos”.

“Es necesario que cada actor establezca un organismo civil en la zona bajo su control para vehicular y coordinar las informaciones sobre las personas desaparecidas”, explica en conversación telefónica Sara Kayyali, coautora del informe. La recomendación se dirige a las diferentes fuerzas que han ocupado progresivamente el terreno arrebatado durante el último lustro al ISIS y a los que el informe responsabiliza del fracaso en la búsqueda de los desaparecidos: el Gobierno de Damasco, la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (Aanes, brazo político de las milicias kurdo-árabes aliadas de la coalición internacional), Turquía y las milicias locales aliadas.

Los dolorosos testimonios recabados por HRW refrendan un mismo patrón: secuaces del ISIS secuestran en retenes militares o en sus casas a las víctimas, que desaparecen en un oscuro y tortuoso laberinto carcelario del que las familias solo obtienen alguna información cuando alguien logra escapar. La mayoría son hombres, aunque también se cuentan varias activistas. El ISIS es el único actor en el conflicto sirio que ha secuestrado y ejecutado a miembros de todos los bandos. De ahí que la ONG proponga una serie de recomendaciones con la esperanza de “proporcionar un modelo para remediar los abusos cometidos por el resto de actores”.

Una veintena de fosas comunes han sido identificadas en territorios previamente controlados por el ISIS después de que el pasado mes de marzo EE UU y las milicias kurdas aliadas proclamaran el fin del califato. No obstante, HRW asegura que ni EE UU ni la coalición internacional que Washington lidera en la lucha contra el ISIS en Siria han destinado los fondos necesarios para formar a equipos forenses e iniciar un proceso de exhumación de “entre 7.000 y 13.000 cuerpos hallados”, precisa Kayyali.

De los 4.550 cuerpos que han desenterrado, tan solo 900 han sido devueltos a sus familias, constata el informe

Serían datos clave para documentar los supuestos crímenes contra la humanidad cometidos por combatientes yihadistas hoy presos en las cárceles de las milicias kurdas aliadas de la coalición internacional. Por su parte, la ONG Red Siria para los Derechos Humanos eleva a 98.279 el número de víctimas de desapariciones forzosas desde el inicio de la guerra siria, en marzo de 2011, hasta agosto de 2019, la gran mayoría bajo las fuerzas del Gobierno de Bachar el Asad.

Víctimas y verdugos comparten fosas donde muyahidines extranjeros, víctimas de bombardeos y civiles ejecutados por el ISIS han sido enterrados. Hasta la fecha solo el equipo de Early Recovery Team (ERT, por sus siglas en inglés, presente en Raqa) está capacitado para realizar exhumaciones masivas. De los 4.550 cuerpos que han desenterrado, tan solo 900 han sido devueltos a sus familias, constata el informe.

“Ahora estamos trabajando en una fosa común que descubrimos cuatro meses atrás con víctimas decapitadas por el ISIS”, relata por teléfono desde Raqa el jefe de proyecto de ERT, Heidi Maweh. “Seguimos sin disponer equipos y material para analizar el ADN de los cadáveres”, agrega. El proceso de identificación se ve torpedeado también por la dispersión de las familias de las víctimas, obligadas a desplazarse dentro del país o a buscar refugio en otros países.

En abril de 2019, EL PAÍS asistió a la exhumación de una fosa común en el campo de cultivo de Fajeija, poblado en la periferia de Raqa, la que fuera capital del autoproclamado califato. Según el forense a cargo, Asad Mohamed, no se logró identificar el 40% de los cadáveres. Los cuerpos fueron desenterrados, examinados y vueltos a enterrar en otras tierras de la montaña dilapidando en el proceso importantes pruebas para un futuro juicio.

100.000 desaparecidos

La ONG Red Siria para los Derechos Humanos citada en el informe de HRW eleva a 98.279 los individuos víctimas de desapariciones forzosas desde el inicio de la guerra siria, en marzo de 2011, hasta agosto de 2019.

  • 83.574 desaparecidos (1.722 menores y 4.938 mujeres) por las fuerzas del Gobierno del presidente sirio, Bachar el Asad

  • 8.648 desaparecidos (319 menores y 386 mujeres) a manos del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés)

  • 4.180 desaparecidos (326 menores y 408 mujeres) bajo otros grupos yihadistas y rebeldes

  • 1.877 desaparecidos (entre ellos 52 menores y 78 mujeres) a manos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS y compendio de milicias kurdo-árabes aliadas de la coalición internacional contra el ISIS que lidera EE UU).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información