Hong Kong

China critica las sanciones contra Hong Kong pero evita por ahora las represalias

La Oficina del Enlace, máxima representación de Pekín en el territorio, considera "ridícula" la medida adoptada por EE UU

El jefe de la Oficina de Enlace de Hong Kong, Luo Huining, en su primer día en el cargo, el pasado 6 de enero, en Hong Kong.
El jefe de la Oficina de Enlace de Hong Kong, Luo Huining, en su primer día en el cargo, el pasado 6 de enero, en Hong Kong.Navesh Chitrakar / Reuters

China ha condenado este sábado a través de su principal representación en Hong Kong, la Oficina de Enlace, las sanciones impuestas ayer por Estados Unidos contra 11 altos cargos del territorio por socavar su autonomía. En un comunicado oficial, la institución ha asegurado que esta medida, calificada como “una acción de payaso realmente ridícula”, “revela las intenciones sin escrúpulos de EE UU de apoyar el caos anti-China”.

En su texto, la Oficina de Enlace ha añadido que la Ley de Seguridad Nacional, impuesta desde Pekín y detonante de la decisión estadounidense, era necesaria para mantener la seguridad y el orden de la antigua colonia británica y que el gigante asiático está decidido a proteger su soberanía. “Llamamos a Estados Unidos a ser conscientes de que no importa cuánta sea la obscenidad de sus propuestas y su presión, no podrán frenar el próspero desarrollo de China y el avance de Un país, dos sistemas”.

El anuncio del Departamento del Tesoro de EE UU justificaba la decisión, precisamente, por la “draconiana” Ley de Seguridad, que considera incompatible con este principio, recogido tanto en la Ley Básica que regula el territorio como en la Declaración Conjunta Sino-Británica que blinda el régimen de derechos y libertades de Hong Kong. Esta nueva legislación castiga con cadena perpetua a quienes participen en actividades denominadas como “sediciosas, terroristas o subversivas” y abre camino a las operaciones de los servicios de seguridad de la China continental, lo que según EE UU “mina la autonomía de Hong Kong y los derechos de su gente”.

Entre los sancionados se encuentra la jefa del Ejecutivo local, Carrie Lam, el actual y anteriores jefes de policía y otros ocho altos cargos, incluidos miembros del Partido Comunista. Uno de ellos es Luo Huining, actual responsable de la Oficina de Enlace, quien ha criticado la medida. “Ser incluido en la lista de las sanciones de EE UU solamente quiere decir que he hecho lo que tenía que hacer por la nación y por Hong Kong”, se jactaba en un comunicado emitido a título personal en el que también ha tratado de ridiculizar las penas. “Es una sanción en vano, ya que no tengo ningún activo en el extranjero. Claro que también puedo enviarle 100 dólares al señor Trump para que me los congele”.

Sus comentarios se unen a los pronunciados horas antes en un programa de radio local por el ministro de Comercio de Hong Kong, Edward Yau, que ha tachado las sanciones de “barbáricas”. Por su parte, el Secretario de Seguridad, John Lee Ka-chiu, ha apuntado que Estados Unidos cuenta con muchas leyes destinadas a proteger su propia seguridad nacional. “Mantener la seguridad nacional es una cuestión de justicia y deber. Si Estados Unidos quiere usar lo que llama sanciones para intimidar, no tendrá éxito”.

La Comisión de Seguridades y Futuros, entidad reguladora de los mercados financieros de Hong Kong, ha hecho público un informe en el que declaraba no tener “constancia de que las sanciones afecten en modo alguno a las empresas que llevan a cabo sus operaciones habituales en Hong Kong” ante el temor suscitado en los mercados por una posible marcha de las entidades financieras del enclave.

Más información

Lo más visto en...

Top 50