La crisis del coronavirus

El primer ministro ruso da positivo por coronavirus

Mishustin se autoaislará y ha dejado al mando a un viceministro. Rusia supera los 106.000 contagios y alcanza los 1.073 muertos

Mijaíl Mishustin (en la pantalla) informa a Vladímir Putin por videoconferencia de que tiene coronavirus, este jueves en Moscú.
Mijaíl Mishustin (en la pantalla) informa a Vladímir Putin por videoconferencia de que tiene coronavirus, este jueves en Moscú.Alexei Druzhinin / AP

El primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, ha dado positivo por coronavirus. El mandatario, de 54 años, ha informado al presidente, Vladímir Putin, que va a autoaislarse. Durante el tiempo que dure la cuarentena o esté de baja le sustituirá uno de sus viceministros, Andréi Beloúsov. Mientras que hace unas semanas el Kremlin relativizaba el impacto del coronavirus, la covid-19 es cada vez más real y tangible. Con más de 106.000 casos detectados, Rusia ha superado ya a China en contagios detectados, y aunque los 1.073 fallecidos registrados oficialmente suponen una tasa de letalidad menor que la de muchos países, esta cifra suscita las dudas de expertos y sanitarios. El martes, Putin advirtió de que aún no se ha alcanzado el pico de contagios.

“Tengo los resultados de mis análisis de coronavirus y han dado positivo”, le ha dicho Mishustin a Putin en una videoconferencia. "Debo guardar autoaislamiento para proteger a mis colegas”, ha añadido en la intervención, emitida por la televisión estatal Rusia 24. “Lo que te está sucediendo ahora nos puede pasar a todos”, ha contestado el presidente ruso, que le ha deseado una pronta recuperación y ha recalcado que no se tomará ninguna decisión económica importante sin Mishustin. Putin ha animado al primer ministro a que participe en la medida de lo posible en las reuniones digitales del Gabinete.

Mishustin, que sustituyó a Dmitri Medvedev —fiel aliado de Putin desde hace décadas— en enero, cuando el presidente ruso cambió a casi todo el Gabinete y que antes ocupaba un puesto técnico, ha pedido a los rusos que se tomen “en serio” el virus y respeten las medidas de confinamiento durante las vacaciones de mayo, que se inician este viernes. El primer ministro ruso, el funcionario de más alto rango diagnosticado de coronavirus en el país, informó a Putin de que acudiría a un centro médico tras la videollamada, en la que no se le apreciaba ningún síntoma. “Llámame cuando estés en el hospital”, le ha pedido el presidente ruso, que ha reducido al máximo sus reuniones presenciales y permanece desde hace semanas en su residencia de Novo-Ogariovo, desde que a varias personas de su entorno se les detectase también el virus.

Este jueves, Rusia, con más de 145 millones de habitantes, ha registrado 7.099 nuevas infecciones de coronavirus y 103 nuevas muertes, los números más altos en un solo día. Pese a que un buen número de regiones ha implantado medidas de confinamiento, sigue habiendo un importante crecimiento en los casos en todas las regiones. Rusia es ahora el octavo país más afectado en número de afectados, por encima de China e Irán.

Sin embargo, las cifras de fallecidos han suscitado las dudas de expertos y profesionales sanitarios, que creen que no se están contabilizando las muertes de forma rigurosa. Un grupo de ellos ha puesto en marcha su propio recuento de personal dedicado a la salud fallecido por la covid-19 y ha denunciado la falta de material de protección adecuado en los centros de todo el país; algunos de ellos en cuarentena total debido a contagios masivos.

Mientras, la Administración asegura que la baja tasa de mortalidad comparada con otros países se debe a que Rusia introdujo relativamente pronto medidas como la restricción de vuelos o el cierre de fronteras.

El martes, el presidente Putin amplió otras dos semanas el tiempo “no laborable remunerado” para tratar de que los ciudadanos se queden en casa. “Ahora estamos ante una nueva, quizá la más tensa, etapa de la lucha contra la epidemia. Los riesgos de contagio se acercan a su máximo, la amenaza, el peligro mortal del virus permanece”, alertó el líder ruso. Sin embargo, el cumplimiento de las medidas de confinamiento es muy desigual.

Al menos tres regiones rusas, entre ellas Moscú, con casi 20 millones de habitantes, impondrán el uso de mascarilla en sitios públicos, como supermercados o transporte público. En la capital rusa más de la mitad de los ingresados en los hospitales tienen la covid-19, según ha informado el alcalde, Serguéi Sobianin. La Administración, sin embargo, no ha detallado cómo garantizará que haya mascarillas en las farmacias o que tengan un precio accesible para los ciudadanos. En Moscú, el salario mínimo es de unos 20.000 rublos (245 euros).


Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Más información

Lo más visto en...

Top 50