La crisis del coronavirus

El alcalde de Moscú admite que la cifra de contagiados por coronavirus puede ser mayor a la detectada

A pesar de sus 145 millones de habitantes, apenas hay 500 casos registrados en Rusia y ninguna muerte contabilizada oficialmente, algo que hace desconfiar a los expertos

Vladímir Putin (con traje protector amarillo) visita un hospital de Moscú que trata a pacientes afectados por la Covid-19, este martes.
Vladímir Putin (con traje protector amarillo) visita un hospital de Moscú que trata a pacientes afectados por la Covid-19, este martes.Alexei Druzhinin / AP

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, también uno de los responsables del operativo para toda Rusia en la lucha contra el coronavirus, ha admitido este martes que no se conoce el número real de afectados por la Covid-19 en el país euroasiático. Es la primera vez que alguien vinculado al Kremlin reconoce abiertamente que el alcance de la pandemia puede ser mayor, como muchos ciudadanos temen. Además, en el caso de Sobianin es todavía más significativo, por su popularidad y estrecha relación con el presidente ruso, Vladímir Putin.

Hay casi 500 casos detectados de coronavirus en Rusia (145 millones de habitantes) y ninguna muerte contabilizada oficialmente, algo que hace desconfiar a los expertos, sobre todo después del historial de oscurantismo de las autoridades rusas, heredado de los tiempos soviéticos y que se ha demostrado en otras ocasiones, incluso en algunas crisis de salud pública, como el abordaje de la epidemia de sida en el país.

“Vemos que en realidad el 80%-90% [de los 150 casos sospechosos que tenemos ahora en Moscú] se confirmarán. No importa que sean 400 o 500. La dinámica es alta, estamos ante un tema serio”, ha dicho Sobianin a Putin durante una reunión televisada. “Además, vemos que muchas personas se quedan en casa, aquellos que vinieron del extranjero simplemente no se hacen las pruebas, aquellos que se lo pueden permitir se quedan en sus dachas, en sus apartamentos, en aislamiento, se sienten bien y gracias a Dios, que sigan así. Pero en realidad, los que están enfermos son muchos más”, ha señalado ante el líder ruso, que ha mantenido distintas citas sobre el coronavirus en los próximos días, insistiendo en que por ahora la situación está bajo control.

Más información

Pero el discurso está cambiando. Ayer, el Ministerio de Sanidad ruso anunció que empezaría a hacer test con una “sensibilidad mayor” a los que se están utilizando actualmente. Una información que alimentó aún más la teoría de que las pruebas que están empleando producen en muchos casos falsos negativos, como advertía hace unos días a este diario el diputado del Partido Comunista Alexéi Kurinníy, que ejerció como médico hasta 2010 y que ahora forma parte del Comité de Sanidad de la Duma. Sanidad ha asegurado que además aumentará el número de pruebas y de laboratorios que las procesan, lo que pronostica que también se dispararán las cifras.

Mientras, Vladímir Putin ha visitado este martes el hospital de Moscú designado especialmente para combatir la crisis del coronavirus. Con el traje protector y máscara, el presidente ruso se ha paseado por las instalaciones del centro sanitario nuevo, muy diferente de otros hospitales del país. Allí ha hablado con el personal. “Todo funciona como un reloj”, ha comentado en el hospital de Kommunarka. Los canales estatales y los medios de la órbita del Kremlin han cubierto profusamente la visita de Putin al centro, con el traje amarillo y la cara protegida. En ese hospital, a las afueras de Moscú, permanecen internadas 412 personas, el 80% con el diagnóstico de coronavirus ya confirmado.

El líder ruso, que ha mantenido en los últimos días varias reuniones sobre la crisis del coronavirus, ha despejado con esa visita en parte los rumores de que se había recluido en su casa de campo. Moscú ha decretado aislamiento a todos los mayores de 65 años. Sin embargo, el portavoz del Kremlin precisó que esto no incluye al presidente ruso, de 67 años, y que lleva dos décadas en el poder.

Rusia ha cerrado ya escuelas, universidades, museos y otros puntos culturales y ha recomendado a sus ciudadanos que trabajen desde casa. Algunas ciudades y regiones, como Moscú, van más lejos y han decretado el autoaislamiento también a los llegados del extranjero. Además, este martes, el Gobierno ha pedido a las regiones que se ‘recomiende’ el cierre de discotecas y otros puntos de ocio. Poco a poco, se va preparando a los ciudadanos para medidas más severas. Todo en un contexto político complejo, en medio de una reforma constitucional sustancial, que allana el camino para que Putin permanezca en el poder potencialmente hasta 2036, que los ciudadanos deben votar el 22 de abril. De momento, la consulta ciudadana se mantiene, según el Kremlin.

Además, el Gobierno ruso ha completado ya el envío de un convoy de una decena de aviones militares con material y expertos a Italia para luchar contra el coronavirus, en un gesto de apertura que puede querer alentar el camino para que la UE retire las sanciones a Rusia, impuestas en 2014 por anexionarse la península ucrania de Crimea; pero que también puede servir a los expertos militares rusos –virólogos, epidemiólogos y sanitarios— para aprender y entrenarse sobre el terreno en el país más afectado de Europa por la Covid-19 para lo que puede llegar en casa.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50