Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
G7

Francia amenaza con bloquear el acuerdo con Mercosur por los incendios en Brasil

Irlanda también advierte de que tomará la misma medida si no se protege a la Amazonia del fuego

Una columna de humo emana de la Amazonia brasileña. En vídeo, preocupación mundial por el incendio de la selva amazónica.

El pulso entre Brasil y Europa, con Francia a la cabeza, por los devastadores incendios en la Amazonia, se endurece. Horas después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, anunciara la inclusión de esta “crisis internacional” en la cumbre del G7 en Biarritz, París dio el viernes un paso más al anunciar que podría bloquear el acuerdo de Mercosur por las “mentiras” del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en materia de compromisos medioambientales. Irlanda se unió a la amenaza que, aunque no es unánime —España se ha desmarcado— constituye una advertencia que debería llegar alta y clara hasta Brasilia.

“En vista de la actitud de Brasil estas últimas semanas, al presidente de la República no le queda más remedio que constatar que el presidente Bolsonaro le mintió durante la cumbre de Osaka” del G20 que llevó a un hasta entonces reticente Macron a dar su visto bueno al acuerdo, dijo el Elíseo. Para París, resulta claro que “el presidente Bolsonaro ha decidido no respetar sus compromisos sobre el cambio climático ni actuar en materia de biodiversidad”, cláusulas que Francia considera innegociables para ratificar el tratado de libre comercio firmado entre la Unión Europea y el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) en junio pasado en Bruselas, tras dos décadas de negociaciones.

“En esas condiciones, Francia se opone al acuerdo de Mercosur tal como está”, concluyó la presidencia gala.

También Dublín anunció que está dispuesto a bloquear el acuerdo con el Mercosur si Brasil no cambia de actitud. “No hay forma de que Irlanda apoye un tratado de libre comercio si Brasil no cumple con sus obligaciones medioambientales”, dijo el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, quien además calificó de orwellianas las afirmaciones de Bolsonaro responsabilizando a los grupos de protección del medioambiente de los incendios, según el diario The Irish Independent.

El Gobierno irlandés sufre grandes presiones por parte de productores de carne de vacuno, que temen que el acuerdo con el Mercosur les perjudique por la llegada de productos sudamericanos más baratos. Un temor compartido por muchos agricultores y ganaderos en Francia, que ya había amenazado con vetar el pacto comercial si Brasil decidía abandonar el Acuerdo de París de 2015 de lucha contra el cambio climático. Francia también exige el “respeto a las normas medioambientales y sanitarias” y una “cláusula de salvaguarda” para los productos agrícolas de los sectores más sensibles: el de la carne, el azucarero y el avícola.

Las amenazas de París y Dublín no han gustado en Madrid. El Gobierno de Pedro Sánchez, uno de los principales impulsores del acuerdo, se ha apresurado a asegurar que España no comparte el movimiento franco-irlandés y que considera “equivocado” mezclar el debate de la conservación de la Amazonia con un pacto comercial que se convertirá en el mayor para el bloque comunitario por el volumen de intercambios. Así lo señalan a este diario fuentes gubernamentales, que muestran inquietud por el paso dado por Macron, informa Lucía Abellán.

España ofrece ayuda

Pedro Sánchez ha ofrecido ayuda a los presidentes de Brasil, Argentina, Bolivia y Paraguay por los incendios que asuelan estos días la Amazonia. El presidente del Gobierno ha mantenido este viernes conversaciones telefónicas con los líderes brasileño, Jair Bolsonaro; boliviano, Evo Morales; paraguayo, Mario Abdo Benítez, y argentino, Mauricio Macri, para poner a disposición de esos países “medios materiales españoles que puedan contribuir a la extinción de los incendios”, según ha informado La Moncloa.

En plena controversia sobre la responsabilidad de Bolsonaro en el deterioro de la Amazonia, Sánchez ha trasladado a esos dirigentes "la completa disposición del Gobierno de España para trabajar juntos en el seno de la Comunidad Iberoamericana de Naciones y de otros foros para movilizar el apoyo político, logístico y financiero necesario". Fuentes gubernamentales aseguran que los gobernantes han sido "muy receptivos" al mensaje de Sánchez.

En cualquier caso, por el momento no son más que eso, amenazas, ya que el proceso de ratificación del acuerdo es todavía largo: la Comisaría de Comercio de la UE calcula que el tratado no entrará en vigor hasta dentro de dos años.

Pero no es una amenaza tan vacía. Los números dicen que Francia e Irlanda no tienen capacidad por sí solos de tumbar el acuerdo de Mercosur en primera instancia. Para que el Consejo Europeo lo apruebe, es suficiente que esté a favor un 55% de los Estados miembros representando un 65% de la población de la UE. Pero los filtros son numerosos. Para entrar en vigor provisionalmente, tendría que contar con el visto bueno del Parlamento Europeo, donde los eurodiputados del grupo de Macron pueden decantar la balanza. Y aunque entrara en funcionamiento temporalmente, los Parlamentos nacionales han de ratificarlo después uno a uno, lo que daría un instrumento de veto a París y Dublín.

Antes de llegar a ese punto, también cabe la posibilidad de que si Francia se mantiene firme en su rechazo al tratado, logre que otros países se sumen a su postura y se consume así el bloqueo del acuerdo con Mercosur.

La Comisión Europea ha asegurado este viernes que está preparada para proporcionar asistencia a las autoridades de Brasil y Bolivia en la lucha contra los incendios forestales que afectan a múltiples áreas de la Amazonia, ante los que se ha declarado "profundamente preocupada". "Estamos en contacto con las autoridades brasileñas y bolivianas y estamos listos para asistir en cualquier forma que podamos, sea enviando asistencia o activando el sistema de satélites Copérnico", ha dicho la portavoz comunitaria Mina Andreeva en la rueda de prensa diaria de la institución.

Lo cierto es que no son los únicos incendios que están asolando el subcontinente americano. Bolivia y Paraguay acordaron este jueves unir esfuerzos para combatir el gigantesco incendio forestal que alcanza a ambos territorios y está depredando flora y fauna. La superficie afectada por fuegos en el departamento boliviano de Santa Cruz (este del país andino) alcanza ya las 654.000 hectáreas, mientras que en Paraguay los focos ígneos, en la frontera entre ambas naciones, no han sido todavía cuantificados.

Los países vecinos ofrecen medios a Brasil

Los Gobiernos de Chile, Venezuela y Argentina ofrecieron este jueves ayuda a Brasil para mitigar los incendios que afectan a la Amazonia y han arrasado miles de hectáreas. El ministro de Agricultura chileno, Antonio Walker, informó de que se ha comunicado con su homóloga brasileña, Tereza Cristina Dias, "para ofrecerle toda su ayuda para enfrentar el grave incendio en la Amazonia".

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, también anunció que ha puesto a disposición de Brasil y Bolivia el sistema de emergencias de su país. "Me comuniqué con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para seguir de cerca el manejo de la emergencia. Estamos comprometidos a ayudar a nuestros vecinos a combatir los incendios forestales", subrayó a través de su cuenta en la red social Twitter.

Por su parte, el Gobierno venezolano expresó su preocupación por los incendios en el "pulmón vegetal de la Tierra", llamó a la "conciencia" y ofreció "ayuda inmediata para mitigar esta dolorosa tragedia".

Merkel “apoya completamente” que el G7 trate la Amazonia

Puede que la sintonía París-Berlín haya dejado mucho que desear en los últimos tiempos, pero cuando se trata de los incendios en la Amazonia, no hay fisuras. La canciller alemana, Angela Merkel, está “convencida” de que “deben figurar en la agenda del G7” porque, tal como declaró Macron el jueves al hablar de “crisis internacional”, Berlín considera que la amplitud de la catástrofe es “espantosa y amenazadora no solo para Brasil y los demás países concernidos, sino para el mundo entero”, dijo el portavoz de la canciller, Steffen Seibert. El anuncio de que los incendios serán discutidos en Biarritz provocó otra airada respuesta de Bolsonaro, quien acusó a Macron de querer “instrumentalizar” una cuestión interna brasileña para “obtener réditos políticos personales”, una actitud que calificó de “colonialista”. También acusó a los países que dan dinero para la preservación de la selva de “interferir en la soberanía de Brasil”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información