Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía apunta a la ultraderecha en el asesinato de un político de la CDU

Walter Lübcke apareció en la terraza de su casa con un disparo en la cabeza a principios de junio

Imagen del funeral de Walter Lübcke, el político conservador presuntamente asesinado en su casa a principios de junio.
Imagen del funeral de Walter Lübcke, el político conservador presuntamente asesinado en su casa a principios de junio. Getty Images

Las peores sospechas las confirmó este lunes la Fiscalía General alemana. Los investigadores apuntan a un crimen ultraderechista en el asesinato este mes de Walter Lübcke, un político de la CDU (el partido de Angela Merkel) de 65 años. "Asumimos que hay antecedentes extremistas en este crimen. Esto se basa en el pasado del acusado y las opiniones y visiones que pronunció en público", declaró el portavoz de la fiscalía, Markus Schmitt, sobre el detenido por el suceso.

Lübcke fue hallado el 2 de junio tendido y ensangrentado en la terraza de su casa en Wolfhagen-Istha (oeste de Alemania) con un disparo en la cabeza. Tras dos semanas de especulaciones, la Fiscalía General alemana se ha hecho cargo del caso y apunta en una dirección que ha conmocionado a un país incapaz de poner coto a la violencia de la ultraderecha.

La madrugada del sábado, Stefan E., de 45 años, fue detenido por fuerzas especiales en el marco de la investigación del asesinato de Lübcke, un político del Estado de Hesse que en el pasado había recibido amenazas por defender la decisión de Merkel de abrir la puerta a más de un millón de refugiados en 2015. Aquel año, el que fuera jefe del Gobierno en Kassel, pronunció un discurso en el que defendió "valores cristianos" como "amar al prójimo" e invitó a quien no comulgara con las reglas del país a marcharse, lo que dio pie a amenazas públicas contra él en las redes sociales. Entre las competencias de Lübcke figuraba la acogida de demandantes de asilo en su distrito.

El ADN del sospechoso, detenido a una veintena de kilómetros de Wolfhagen-Istha, donde vivía Lübcke, coincide con los restos hallados en la ropa del político asesinado. Los datos sobre su pasado que han ido saliendo en los medios alemanes dejan escaso lugar a dudas sobre el perfil ideológico del sospechoso. Originario de Baviera, el detenido frecuentó, al menos en el pasado, círculos de ultraderecha. En 1993 ya había sido detenido por el ataque con un explosivo casero a un centro de refugiados, según Die Zeit.

La sombra del grupo NSU

La sombra del NSU se ha vuelto muy presente a medida que se conocen nuevas revelaciones en torno a una posible motivación extremista en el asesinato de Walter Lübcke. Los crímenes del grupo armado autodenominado NSU (Resistencia Nacionalsocialista) integrada por tres miembros y que fueron culpables de nueve asesinatos xenófobos entre 2000 y 2007 y solo en 2011 se puso freno al grupo neonazi después de años de considerar que se trataba de ajustes de cuentas entre migrantes. “Los asesinatos del NSU han sido una lección de que las motivaciones extremistas se examinen mucho antes y con más intensidad y que la Fiscalía pueda investigar casos aislados en un etapa temprana”, explicó el lunes la ministra de Justicia, Katarina Barley.

Se le relaciona también con una agresión en 2009, cuando una turba de cientos de neonazis atacó un acto sindical en Dortmund, según publicó Der Spiegel, que relaciona al detenido con la organización neonazi Combat 18 y Blood & Honor, así como con el partido extremista NPD. El arrestado habría participado en marchas neonazis en los Estados de Hesse y de Renania del Norte-Westfalia.

Los antecedentes incluyen violencia, agresión y posesión de armas de fuego, según el Süddeutsche Zeitung. La Fiscalía indicó, sin embargo, que "de momento no hay pruebas de que el acusado formara parte de un grupo terrorista o extremista de derechas".

Mensajes de odio

Medios alemanes informaron, además, de supuestos mensajes de odio colgados por el sospechoso en las redes sociales. En 2018, bajo el alias de Game Over habría publicado: "O este Gobierno abdica en breve o habrá muertes".

La canciller, Angela Merkel, de la conservadora Unión Demócrata Cristiana (CDU), se ha convertido en el enemigo número uno de la extrema derecha en Alemania por su decisión de abrir las puertas a los refugiados en 2015. Alternativa para Alemania (AfD), el partido de la ultraderecha que entró en el Bundestag en 2017, lidera la campaña contra Merkel por su política migratoria. En los mítines electorales la abuchean y la persiguen por todo el país con el objetivo de reventar sus campañas. Otros políticos locales y alcaldes han sufrido en los últimos años el acoso de grupos neonazis.

"La completa investigación de la muerte del presidente regional de Kassel tiene ahora absoluta prioridad", dijo este lunes el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier.

Mientras, la ministra de Justicia, Katarina Barley, aseguró: "Este odio está dirigido al corazón de nuestra sociedad". En el Bundestag, la oposición de los Verdes y Die Linke (La Izquierda) exigió la convocatoria de la comisión de Interior a la luz de las nuevas revelaciones sobre el crimen.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información