Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

California pone a prueba por primera vez el tirón de los candidatos demócratas

La convención del partido en San Francisco reúne a 14 de los 23 precandidatos a presidente en el Estado que repartirá más delegados el ‘supermartes’

Kamala Harris, con seguidores en un evento de la convención demócrata en San Francisco.
Kamala Harris, con seguidores en un evento de la convención demócrata en San Francisco. AP

Faltan ocho meses para los caucus de Iowa. El dato provocaría un bostezo en cualquier otra elección. Pero en lo que va de 2019 se han presentado ya 23 candidatos en el partido demócrata y el partido quiere ver cuanto antes quiénes son los que tienen posibilidades de llegar a las votaciones. La primera prueba ante una audiencia con autoridad llega este fin de semana, durante la convención estatal de los demócratas de California en San Francisco. Hasta 14 candidatos han confirmado su presencia para tratar de hacer vibrar a la división demócrata más numerosa y rica de Estados Unidos.

Entre el sábado y el domingo hablarán a los delegados californianos la senadora Kamala Harris, que en teoría juega en casa, los senadores Elizabeth Warren, Bernie Sanders, Cory Booker y Kirsten Gillibrand, el gobernador Jay Inslee, el alcalde Pete Buttigieg, el exalcalde Julián Castro o el excongresista Beto O’Rourke. Verles pasar uno detrás de otro por el escenario será lo más parecido a un ensayo de debate.

En otras elecciones habría sido impensable que una convención de este tipo contara con una presencia del partido a nivel nacional de este nivel. Sin embargo, los demócratas de California se han propuesto pintar algo en estas primarias y por ahora han conseguido. California ha situado sus primarias en el llamado supermartes, que en 2020 cae el 3 de marzo. Eso significa que justo después de las primarias de los cuatro Estados tempranos (Iowa, New Hampshire, Carolina del Sur y Nevada), California repartirá más de 400 delegados, más que los cuatro juntos.

En 2016, las primarias de California fueron casi las últimas, en junio, cuando la carrera estaba prácticamente decidida. Era así para que los candidatos no tengan que hacer campaña en el Estado más poblado de la Unión, con una diversidad de votantes que obliga a un enorme gasto electoral comparado con, por ejemplo, Iowa. A todo el mundo le interesaba que las primarias llegaran ya decididas a California. Pero Bernie Sanders arrastró la pelea hasta el final, entre otras cosas, porque estaba convencido de que un buen resultado en este Estado le permitiría acudir a la Convención Demócrata con posibilidades de disputar la nominación a Hillary Clinton. En este ciclo, el escenario es distinto. La pelea en California es al principio. Los expertos esperan que las cifras de la campaña superen todos los récords.

“Queremos ser algo más que el cajero automático de los políticos del resto del país. Queremos tener importancia en los números”, decía este viernes a EL PAÍS Anthony Rendón, presidente de la Asamblea estatal de California. “Puedes sentir la energía a estas horas”, decía, nada más salir de un grupo de trabajo a rebosar de delegados el viernes por la noche, cuando apenas se estaba calentando la convención. Hay 3.400 delegados registrados.

En la convención no estará el hombre que lidera todas las encuestas, el exvicepresidente Joe Biden. Biden ha acudido ya en varias ocasiones a California precisamente a eso que dice Rendón, al cajero automático, una expresión habitual en el Estado que alberga a Hollywood y a Silicon Valley. Biden ha declinado hablar en esta ocasión a los delegados, pero estará en San Francisco la semana que viene para recaudar fondos. El partido celebrará otra convención en Long Beach en otoño, cuando dará su apoyo definitivo a un candidato.

El hecho de que haya que hacer campaña en California va a influir drásticamente en los temas. Este es el Estado que se ha erigido en líder de la resistencia a Donald Trump. El fiscal general ha denunciado al Gobierno federal más de 40 veces, en todos los temas desde la construcción del muro, las ciudades santuario, el veto a los musulmanes o los límites de emisiones de gases. Hay temas esenciales en California, como la inmigración, el cambio climático y el flujo comercial con México y China, que no tienen el mismo tirón en Iowa o New Hampshire, pero que en estas primarias los candidatos se verán obligados a tratar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información