Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sondeos en Holanda dan la victoria en las europeas a los socialdemócratas

Las encuestas a pie de urna otorgan apenas cuatro escaños de 26 a los dos partidos de extrema derecha

El líder del partido holandés de ultraderecha, Thierry Baudet, junto a la urna en Ámsterdam.
El líder del partido holandés de ultraderecha, Thierry Baudet, junto a la urna en Ámsterdam. EFE

La socialdemocracia holandesa ha ganado las elecciones al Parlamento Europeo, donde ha obtenido cinco de los 26 escaños que corresponden al país, según los sondeos a pie de urna publicados este jueves por la televisión nacional (NOS).Los resultados definitivos no se harán públicos hasta el domingo, junto con los del resto de la UE, pero la diferencia puede ser de un escaño dicen los expertos. La democracia cristiana y los liberales de derecha, miembros ambos de la coalición de centro derecha en el poder, obtienen en esos sondeos cuatro escaños cada uno. Las encuestas  desinflan, asimismo, las expectativas de Thierry Baudet, líder de la nueva extrema derecha nacional, que ha logrado tres asientos, los mismos que Groen Links, el partido ecologista. El xenófobo Partido de la Libertad, liderado por Geert Wilders, solo habría logrado un escaño. Cerca de 14 millones de holandeses estaban llamados a las urnas, donde los sondeos cifran la participación en el 41,2%.

Las elecciones al Parlamento Europeo han estado marcadas por dos bandos opuestos: los partidarios de abandonar la UE y el euro, con la búsqueda de nuevas alianzas y mercados más allá de las fronteras comunitarias, y los que se aferran a la UE como el espacio económico natural y garante de las libertades. Baudet, al frente de su partido, Foro para la Democracia, es el abanderado de la salida de la UE, mientras los liberales de derecha, partido del primer ministro, Mark Rutte, iban  en cabeza del bloque que defiende la permanencia en una Unión “perfeccionada”. Entre ambos, han puesto a prueba el firme europeísmo atribuido a los Países Bajos, socio fundador de la actual UE y contribuyente neto a sus arcas. De confirmarse los resultados provisionales, los inesperados ganadores de las elecciones han sido los socialdemócratas, cuyo principal representante a escala europea es Frans Timmermans, el vicepresidente primero de la Comisión Europea y candidato a presidirla.

Su presencia en casa durante la campaña ha sido decisiva, hasta el extremo de calificarse como “efecto Timmermans”. En otras palabras, un socialista holandés como cabeza visible comunitaria es bienvenido.

Los colegios electorales abrieron a las 07.30 hora local y cerraron a las 21.00. Rutte quiso ser claro y una vez depositada la papeleta pidió en su cuenta de Twitter a los ciudadanos que “marquen la ruta de Europa”. El tuit de Baudet abogaba por lo contrario. “Ser miembro de la UE no nos beneficia a largo plazo. Creemos en la cooperación regional y transfronteriza”, dice.

La victoria de Baudet en las elecciones provinciales del pasado marzo, que le reportaron 13 asientos en el Senado [los partidos regionales eligen a su vez la Cámara Alta] le dieron otra ventaja: ha oscurecido a Geert Wilders, líder del Partido para la Libertad y el euroescéptico más conocido hasta la fecha. Ambos pueden considerarse de extrema derecha ‘ a la holandesa’, es decir, liberales en lo económico e implacables con la inmigración de países musulmanes y el Islam, además de contrarios a todo los que suene a ceder poder a Bruselas. Sin embargo, Baudet, de 36 años, ha conseguido atraer a un votante en apariencia más sofisticado. Así, donde Wilders hablaba de “chusma marroquí”, para referirse a sus compatriotas de otros orígenes, Baudet menciona “los pueblos boreales del norte”. Ambos se dirigen solo a la población blanca y europea, pero el nuevo rival ha conseguido irritar incluso a un político bregado como Rutte.

La noche del miércoles, ambos debatieron ante las cámaras de televisión en una cita algo absurda, porque no son candidatos al Parlamento Europeo. Se retaron durante varios días hasta que lograron sentarse cara a cara, y el resultado dejó algunas frases llamativas. Como esta de Baudet: “Juncker [presidente de la Comisión Europea] tiene la misma obsesión con Rusia que Hitler y Napoleón (...) cuando las sanciones impuestas a la Federación Rusa nos perjudican a nosotros”. Frente a eso, Rutte repitió en varias ocasiones que estaba allí “porque los sondeos para las europeas dan ganador a Foro para la Democracia, y mi deber es recordar el error que ello supondría: la UE es nuestro espacio y debemos mejorarla, no marchar”. El careo tuvo algo de duelo de egos, pero pudo verse que el envoltorio del discurso de Baudet es más digerible que el de Wilders. Menciona a “la Europa del norte como nuestro modelo, porque Italia o Grecia nunca serán como Alemania”, y elude el insulto grueso.

Como sucede en otros países, los comicios europeos no suelen despertar gran interés, a pesar de que entre los 16 partidos holandeses en liza había dos recién llegados. Es el caso de la rama holandesa de Volt, el grupo paneuropeo y transnacional que lucha por una Europa federal, y Jesus Leeft! (Jesús vive). El segundo recuerda que “solo Jesús puede cambiar el país, no las leyes o las normas”, y ha sorprendido incluso en un país donde el partido calvinista tiene tres diputados en el Congreso, y la Unión Cristiana, de inspiración protestante, forma parte de la coalición de centro derecha en el poder.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información