Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temer queda libre tras un segundo encarcelamiento cautelar por corrupción

El antiguo mandatario está acusado de desvío de fondos en la trama de Lava Jato

Michel Temer llega a las instalaciones de la Policía Militar.
Michel Temer llega a las instalaciones de la Policía Militar. REUTERS

Michel Temer, expresidente de Brasil, ha dejado la cárcel este miércoles, por segunda vez en menos de tres meses. El mandatario abandonó el poder el 1 de enero. La sexta sala del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) decidió por unanimidad que se revoque la prisión preventiva que había ordenado el Tribunal Regional Federal de la segunda región.

Temer había sido detenido por primera vez el 21 de marzo pasado y estuvo solo cuatro días en prisión preventiva hasta conseguir un habeas corpus del magistrado Antonio Ivan Athié. El expresidente había sido transferido de la sede de la Policía Federal en São Paulo al Comando de Antidisturbios de la Policía Militar, con instalaciones más adecuadas para el arresto.

Como parte de la Operación Lava Jato, el juez Marcelo Bretas dictó la orden de prisión preventiva contra Temer después de que la Fiscalía acusara al expresidente de desvío de fondos de la empresa pública Eletrobras Eletronuclear para la construcción de la central nuclear Angra 3.También fueron detenidos el exministro de Minas y Energía Moreira Franco y João Batista Lima Filho, conocido como Coronel Lima, hombre de confianza de Temer, quienes han salido libres este martes.

El magistrado Antonio Saldanha Palheiro ha preferido no tomar solo esta decisión y ha llevado la solicitud de habeas corpus a la sexta sala, compuesta por cinco jueces. Solo cuatro han participado en la sesión debido a que el magistrado Sebastião Reis Junior se declaró impedido para juzgar el caso por haber trabajado en un bufete que atendió a la empresa Eletronuclear.

Al votar a favor de la libertad de los detenidos, Saldanha ha destacado que Marcelo Bretas alegó que había riesgo de no poder garantizar el orden público al detener al expresidente, pero ha señalado que no había hechos recientes que indicaran destrucción de pruebas u obstrucción a la justicia. Según el magistrado, la prisión preventiva es la medida cautelar más extrema y, por lo tanto, exige que se demuestre el crimen y que haya indicios de su autoría, y las delaciones no sirven como prueba o indicio.

Saldanha ha propuesto medidas alternativas: Temer no puede entrar en contacto con los otros investigados en el caso, no puede mudarse ni salir del país, debe entregar el pasaporte y se le congelarán todos sus bienes. La magistrada Laurita Vaz también ha votado a favor de liberar al expresidente, destacando que no se puede anticipar la pena, aun considerando el "altísimo grado de reprobación de los hechos investigados". Los votos de los magistrados Rogerio Schietti Cruz y Nefi Cordeiro han constituido unanimidad. Schiett ha sugerido que también se le prohíba a Temer asumir un puesto en la dirección de su partido. El expresidente tampoco podrá acceder a cargos públicos.

El magistrado Cordeiro ha resaltado que liberar al detenido durante el proceso no es señal de impunidad, sino una garantía de los derechos individuales. "La prisión final es la respuesta al crimen; la prisión cautelar es la respuesta a los riesgos del proceso", ha destacado. A pesar de ser unánime, la decisión es provisional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >