Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles son los más preocupados por la economía

La encuesta de YouGov para EL PAÍS muestra que el desempleo o la deuda pública aún se ven en España como retos prioritarios para la UE

Manifestación del Día Internacional del Trabajador, el pasado 1 de mayo en Barcelona.
Manifestación del Día Internacional del Trabajador, el pasado 1 de mayo en Barcelona.

Las secuelas de la crisis financiera de 2008 siguen mucho más presentes en la sociedad española que en el resto de países europeos, según se desprende de la encuesta realizada por YouGov para EL PAÍS y otros siete medios de la alianza LENA. A pesar de que, como en el resto de Europa, la inmigración y el medio ambiente también se han convertido estos últimos años en asuntos prioritarios, la sociedad española sigue muy pendiente de los indicadores económicos.

El desempleo, la deuda pública o la estabilidad del euro han dejado de ser un quebradero de cabeza para la mayoría de suecos o alemanes, pero para muchos españoles deben seguir siendo cuestiones fundamentales para las nuevas instituciones comunitarias surgidas de las elecciones de finales de este mes. Los asuntos económicos, aunque menos, también resultan más relevantes para los ciudadanos de Italia y Francia, los otros dos países mediterráneos del sondeo.

Con la segunda tasa de paro más alta de la UE (solo por detrás de Grecia), el 27% de los españoles cree que la lucha contra el desempleo debe marcar la futura agenda de Bruselas. A nivel europeo, a pesar de que, según el Eurobarómetro, era el principal reto que afrontaba la Unión antes de las elecciones de 2014, solo el 15% de los ciudadanos considera hoy que la creación de empleo tiene que ser uno de los ejes principales de la futura política comunitaria. La estabilidad del euro también preocupa más en España que en ningún otro país de la encuesta.

La lucha contra el cambio climático es el tercer asunto en el orden de prioridades para la sociedad española, tras la inmigración y el desempleo. Pese a ser ligeramente menos relevante que para la media europea, la preocupación por el cambio climático se observa en España en todas las franjas de edad, educación y renta.

La población española también es una de las que más valora a la UE. Solo el 7% cree que la adhesión al bloque comunitario en 1985 ha sido perjudicial para el país. Y solo el 17% cree que la Unión no existirá dentro de diez años. También se refleja en la encuesta que el europeísmo está más arraigado entre los que han cursado estudios universitarios y entre los de mayor capacidad adquisitiva. 

¿Piensas que la UE existirá dentro de 10 años?

En % de encuestados

Fuente: LENA / YouGov. N. C.

La ciudadanía española se muestra también más partidaria de acelerar la integración europea que la media. Existe una mayor disposición a transferir competencias a Bruselas que en países como Francia o Suecia. Y a pesar de que la seguridad y la paz preocupan menos que en, por ejemplo, Polonia o Alemania, solo el 17% de los españoles rechaza la creación de un ejército europeo, uno de los principales proyectos de integración comunitaria.

En España es, sin embargo, donde se percibe una preocupación menor por la burocracia y la transparencia de las instituciones comunitarias, un asunto mucho más relevante para húngaros o suecos. Los españoles tampoco consideran que las desavenencias políticas entre los distintos Estados miembros vayan a suponer un grave desafío para el futuro de la Unión.

A pesar del apoyo predominante a las instituciones comunitarias, solo el 27% de los españoles asegura estar bien informado sobre las próximas elecciones al Parlamento Europeo, que se celebrarán entre los próximos días 23 y 26. Son los más jóvenes y los ciudadanos de rentas más bajas los que se sienten más desconectados de los asuntos europeos.

Rechazo a los extranjeros por debajo de la media

Si la preocupación en torno al fenómeno migratorio se sitúa en un 35% de media en los ocho países encuestados, en España, que no se vio tan afectada por la crisis al inicio pero ahora es la principal vía de entrada, baja al 30%. Al contrario del resto de Europa, en España sí se aprecian diferencias en la percepción según los distintos niveles de capacidad adquisitiva. El 46% de entre los que perciben más de 3.000 euros mensuales cree que España no debería aceptar más refugiados. El porcentaje se reduce al 39% entre los que cobran menos de 1.500 euros. Las diferencias son, sin embargo, casi inexistentes entre los distintos niveles de formación. Más notables son las disparidades sobre la inmigración extracomunitaria según las franjas de edad. El 54% de los mayores de 65 años cree que es uno de los desafíos principales, frente a solo el 11% de los jóvenes de entre 18 y 25 años, que se muestran mucho más preocupados por el medio ambiente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información