Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump renuncia a reformar la sanidad antes de las presidenciales de 2020

El presidente de EE UU adelanta que los republicanos están trabajando en una nueva propuesta. "La votaremos justo después de las elecciones"

El sistema de salud estadounidense es uno de los asuntos más enrevesados y políticamente menos rentables de Washington. Donald Trump, que la semana pasada se decidió a retomar la batalla contra la reforma de Barack Obama, crecido como estaba tras salir sin cargos de la investigación de la trama rusa, reculó este martes. En su cuenta de Twitter, avanzó que dejaba el asunto para después de las próximas elecciones presidenciales, en 2020. Los demócratas lo celebraron.

El presidente Donald Trump en el Despacho Oval, Washington.
El presidente Donald Trump en el Despacho Oval, Washington. AP

La reforma sanitaria impulsada por Obama —conocida popularmente como Obamacare— en 2010 tiene, como todos los proyectos, luces y sombras. Ha servido para dar cobertura a unos 20 millones de ciudadanos que antes no tenían seguro de salud, también ha combatido algunos abusos de las aseguradoras por tener problemas de previos de salud o la negativa a atender a personas en dicha situación. Sin embargo, también ha mostrado muchas ineficiencias en los años que lleva en vigor, ha disparado el precio de los seguros privados y reducido ostensiblemente la oferta. Para los conservadores, además, supone un símbolo intervencionista de la anterior Administración demócrata. Pero el apoyo general entre la población se encuentra en el 48%, según un sondeo de Gallup de noviembre pasado. Aunque un estudio de la misma firma publicado este martes señalaba que los estadounidenses habían tenido que pedir prestados 88 millones de dólares (unos 76 millones de euros) para pagar por su salud.

Con este caldo de cultivo, Trump tomó el Obamacare como uno de sus caballos de batalla durante su campaña electoral, pero una vez en la Casa Blanca, poner de acuerdo a los legisladores de su propio partido en un modelo alternativo se ha constatado igualmente complicado. Ahora, ha dado a entender que deja el asunto para después de las próximas elecciones. “Todo el mundo está de acuerdo con que el Obamacare no funciona. Las primas [del seguro] y las deducciones son demasiado elevadas. ¡Un sistema muy malo! Incluso los demócratas quieren reemplazarlo, pero con un Medicare para todos, que llevaría a 180 millones de estadounidenses a perder su querido seguro médico privado”, escribió Trump el lunes por la noche.

Los republicanos, continuó “están desarrollando un plan de salud realmente bueno con costes y desgravaciones más bajos que los del Obamacare. En otras palabras: será, cree, menos caro y más útil. Lo votaremos justo después de las elecciones, cuando los republicanos mantengan el control del Senado y recuperen la Cámara de Representantes. Será un sistema verdaderamente bueno que funcionará para Estados Unidos”.

Esas palabras suponen admitir que una de sus grandes promesas en la campaña de las presidenciales de 2016 seguirá siendo eso, una promesa electoral en las de 2020. “Rechazar y reemplazar” era el eslogan que enarbolaba Trump hace tres años.

La vía judicial

La semana pasada Trump se había expresado de forma muy distinta, animado por la batalla que se puede plantar al actual modelo de Obama en los tribunales. “El Obamacare es un desastre. Es demasiado caro. Estamos haciendo planes... Y si el Tribunal Supremo dictamina que lo tumba, tendremos un plan mucho mejor”, dijo el presidente ante los periodistas en el Despacho Oval. Ocho días antes, el Departamento de Justicia había pedido formalmente a la Corte de Apelaciones del 5º Circuito que derogara el sistema de salud vigente y anunciaba su apoyo a la posición de un juez de Texas, Reed O'Connor, que en diciembre declaró inconstitucional el Obamacare. La sentencia se encuentra actualmente en fase de apelación y probablemente se acabará dirimiendo en el Supremo, donde cinco de los nueves jueces se consideran conservadores.

Los demócratas pusieron el acento en la batalla sobre el sistema de salud en la campaña de las elecciones legislativas del pasado noviembre y harán lo mismo en las presidenciales. “El sistema de salud será el centro [del debate]”, dijo este martes el congresista Ben Ray Lujan en la cadena Msnbc. Para Chuck Schumer, líder demócrata del Senado, palabras de Trump se traducen simplemente en que los republicanos “no tienen un plan”. “Es la misma vieja canción que han estado cantando, quieren abolirla pero no tiene sustituto”, afirmó. En verano de 2017 fue un senador republicano, el difunto John McCain, quien tumbó la contrarreforma de su partido en el último momento. Trump no quiere este tipo de drama en el Capitolio hasta las generales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información