Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La trama rusa en ocho preguntas y respuestas

¿Qué se investigó? ¿De qué delitos se acusa a Donald Trump? ¿Es posible un 'impeachment'?

El fiscal especial Robert Mueller en el Capitolio, Washington.
El fiscal especial Robert Mueller en el Capitolio, Washington. REUTERS

La macroinvestigación liderada por el fiscal especial Robert S. Mueller ha llegado a su fin. Las pesquisas para determinar si existió un vínculo entre Rusia y la cúpula del presidente de Estados Unidos Donald Trump durante la campaña electoral acaban tras 22 meses en medio de una enorme expectación. Mueller no ha encontrado pruebas de conspiración entre Trump y Moscú, pero deja abierta la posibilidad de que el republicano sí haya cometido un delito de obstrucción a la justicia.

¿Qué se investigó?

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos y el FBI determinaron en enero de 2017 que el presidente ruso, Vladímir Putin, orquestó una campaña de injerencia las elecciones presidenciales estadounidenses en 2016 con el objetivo de denigrar a la entonces candidata demócrata Hillary Clinton y favorecer la elección del republicano Donald Trump. Moscú ha negado dicha acusación. Al surgir sospechas de colaboración entre algunos miembros del círculo de Trump y el Kremlin, el FBI y el Congreso pusieron en marcha esta investigación para esclarecer si existió algún tipo de vínculo o coordinación durante la campaña presidencial entre ambos lados.

¿Por qué nombraron un fiscal especial?

En marzo de 2017 el fiscal general de EE UU, Jeff Sessions, quien hasta entonces estaba a cargo de la investigación denominada “trama rusa”, se recusó de las pesquisas porque trascendió que, durante la campaña electoral, mantuvo un encuentro con el entonces embajador ruso en Washington, Serguéi Kislyak, y no informó de ello al Senado. Dos meses después Trump despidió al director del FBI James Comey, lo que se interpretó como un posible delito de obstrucción a la  justicia. En ese escenario sombrío, el número dos del Departamento de Justicia, Rod Rosenstein, decidió nombrar a un fiscal especial para liderar la investigación rusa y evitar cualquier percepción de posible interferencia del Gobierno en las pesquisas: Robert S. Mueller, un respetado y veterano jurista y exdirector del FBI.

¿Cuántos imputados hay hasta ahora?

En casi dos años, el equipo de Mueller acusó de más de un centenar de delitos a 33 individuos -cinco de ellos del círculo de Trump- y a tres empresas rusas. De los acusados, 26 son ciudadanos rusos. Los cinco exasesores del mandatario, entre los que se encuentra Michael Cohen, su exabogado de confianza, se han declarado culpables. Hasta ahora ninguno de los delitos cometidos por los confesos de la cúpula trumpiana están relacionados con la injerencia del Kremlin en las elecciones de 2016.

¿Qué tiene que ver una modelo Playboy y una exactriz de cine porno?

Meses antes de las presidenciales, Michel Cohen, el entonces “solucionador de problemas” de Trump, pagó 130.000 dólares a la exactriz de cine porno Stormy Daniels y otros 150.000 a la exmodelo de Playboy Karen McDougal con el objetivo de silenciar sus supuestas relaciones sexuales con el republicano. Trump no ha admitido haber ordenado esa operación, contrario a lo que dijo Cohen durante una comparecencia en el Congreso, en la que enseñó un cheque firmado por el magnate que habría estado destinado a dicha operación cuando ya estaba en la Casa Blanca. Como el objetivo de la operación era proteger la imagen del entonces candidato, el hecho constituye un delito de financiación ilícita por no estar declarada. Esta información, que no tiene que ver con Moscú, quedó al descubierto gracias a las pesquisas de Muller.

¿Trump ha cometido algún delito?

De momento, existen tres tipos de acusaciones a las que se puede enfrentar el presidente. La primera es la posible connivencia con Rusia para interferir en las presidenciales (Mueller no encontró pruebas). La segunda, el delito de obstrucción a la justicia. Esta se enfoca en las posibles artimañas del republicano para perjudicar la investigación y cualquier intento de frenar el caso, mediante presiones como las que alega el exdirector del FBI James Comey. La tercera, y la más sólida hasta ahora, es el pago durante la campaña a las dos mujeres con quienes habría tenido relaciones extramaritales, lo que constituye un delito federal de financiación ilegal porque se considera una donación no declarada.

¿Qué papel desempeñan Donald Trump Jr. y Jared Kushner?

Donald Trump Jr. está en la lista de investigados por haber organizado una reunión con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya, lobista de su Gobierno en EE UU y otros miembros de la campaña de Trump. Veselnitskaya se presentó en los correos electrónicos como una “abogada del Gobierno ruso” que, como “parte del apoyo de Rusia y su Gobierno a Trump”, tenía información comprometedora sobre la demócrata Hillary Clinton. El hijo mayor del presidente afirmó estar “encantado” de recibir los trapos sucios de Clinton.

Por su parte, Jared Kushner, yerno y uno de los principales asesores de Trump, admitió ante el Senado a fines de 2017 que había participado en cuatro reuniones en 2016 con personalidades cercanas a Moscú, pero negó cualquier irregularidad. Entre los encuentros que investiga el FBI figura el que mantuvo en diciembre —entre las elecciones presidenciales de noviembre y la investidura presidencial de enero— con el embajador ruso.

¿Puede acabar esto en un impeachment?

Difícil. La Constitución establece que la Cámara de Representantes debe iniciar el trámite para destituir al presidente por “traición, soborno u otros delitos y faltas graves”. La aprobación requiere de mayoría simple. Primero, los demócratas deben valorar si las revelaciones de la investigación tienen el peso suficiente como para poner en marcha un impeachment. Luego, independientemente de cuán favorecido o perjudicado pueda salir el Partido Demócrata, los números no cuadran. Después de pasar por la Cámara -de mayoría demócrata-, se celebra un juicio en el Senado que decide, por mayoría de dos tercios, si condena y destituye al mandatario. De los 100 escaños con que cuenta la Cámara baja, 53 son republicanos.

¿Qué dice Trump?

Una frase acuñada por el presidente para reflejar su postura frente a la trama rusa es “caza de brujas”. Desde el día uno de la investigación liderada por Mueller el republicano se ha encargado de desacreditar las pesquisas. Constantemente niega que haya existido colusión con Rusia. Dice que eso es un bulo. Un montaje. Mientras el fiscal especial no destapa un posible hecho que vincule al círculo de Trump con Moscú, el republicano lo acusa de desviar la investigación a escarbar en el posible delito de obstrucción a la justicia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información