Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Grupo de Lima excluye el uso de la fuerza militar en Venezuela

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anuncia una partida de 53 millones de dólares y califica de "dictadura" el régimen de Nicolás Maduro

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, al inicio de la reunión del grupo de Lima este lunes en Otawa. En vídeo, declaraciones de la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, y el peruano, Néstor Popolizo.

El llamado Grupo de Lima, formado en agosto de 2017 por 14 países americanos para abordar la crisis de Venezuela, reafirmó este lunes en su reunión de Ottawa (Canadá) el apoyo al que consideran único presidente legítimo del país caribeño, Juan Guaidó, pero rechazó el “uso de la fuerza” para forzar la marcha de Nicolás Maduro. Este explícito rechazo contrasta con la postura de Estados Unidos, que no es miembro del grupo y repite como un mantra que “todas las opciones están sobre la mesa” en el conflicto venezolano, incluida la militar.

La ministra de Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, se mostró especialmente enfática al respecto cuando fue preguntada en la rueda de prensa posterior a la cumbre. A la cuestión de si la intervención militar quedaba descartada por su parte, respondió que “sí” y añadió: “Deje que le lea el punto 16 de la declaración: los países del Grupo de Lima reiteran su apoyo a un proceso de transición pacífica a través de medios diplomáticos y políticos sin el uso de la fuerza. Esa es la posición de Canadá”, afirmó. El canciller peruano, Néstor Popolizio, coincidió en que la acción militar “no se vería con buenos ojos” desde su país.

La declaración fue firmada por la mayor parte de los fundadores del Grupo de Lima (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú). México, que junto con Uruguay mantiene una postura neutral, no acudió a la cumbre de urgencia. En el texto también llaman a las Fuerzas Armadas venezolanas a “demostrar su lealtad” a Guaidó, como único mandatario constitucional, y permitir la entrada de ayuda humanitaria al país. Este fue uno de los grandes asuntos que se trataron en la jornada. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anfitrión de la cita, calificó el régimen de Maduro de “dictadura inaceptable” y anunció una partida de 53 millones de dólares estadounidenses (unos 46 millones de euros) en asistencia a Venezuela, que se suman a los 20 previamente anunciados por la Administración de Donald Trump.

La cuestión es cómo hacerlo llegar. Pese a la creciente presión, el Ejército venezolano sigue respaldando a Maduro, que se niega a convocar elecciones y rechaza abrir un canal humanitario para distribuir la ayuda procedente de esos mismos países que le niegan la legitimidad como mandatario. EE UU y Colombia están coordinando un primer intento de introducir un envío de ayuda esta misma semana en el país sudamericano, lo que pone a las fuerzas armadas en el brete de impedirlo y, con ello, impedir que lleguen a la población alimentos y medicinas.

Bajo la pugna por la ayuda subyace un pulso mucho más político: la población venezolana vive en una situación casi límite, con un retroceso económico de alrededor del 50% en los últimos cinco años (algo difícil de asumir en países que no se han visto golpeados por una guerra) y una hiperinflación que prácticamente ha roto el sistema de precios. Más de dos millones de personas han tenido que dejar el país sudamericano en los últimos años. Hay un papel de villano en juego, y la comunidad internacional necesita asegurarse de que siga asignándosele a Maduro.

Para la oposición antichavista y los numerosos países y organizaciones internacionales que la apoyan, es urgente que la sociedad venezolana no sufra ahora aún más con las sanciones impuestas al régimen —sobre todo desde Washington— y las consecuencias de dejar de reconocer como presidente al líder chavista, cuyo acceso a infinidad de activos y cuentas ha quedado bloqueado. Los países de Lima reclaman a la comunidad internacional que, en efecto, adopten las medidas necesarias para evitar que Maduro pueda realizar operaciones financieras o acceder a los activos o realizar transacciones con oro y petróleo. Pero no está clara la hoja de ruta para traspasar el control de todo ello al presidente de la Asamblea Nacional, Guaidó, al que ya más de una treintena de países consideran como mandatario del país.

La reunión se celebró el mismo día en que este recibía un gran espaldarazo internacional con el reconocimiento —ya oficial y explícito— de todas las grandes potencias europeas salvo Italia, que se suman a Estados Unidos, Canadá y una docena de países del continente americano. A la cumbre de este lunes en la capital canadiense, de hecho, acudieron, además de los socios del grupo, representantes de Reino Unido, España, Alemania, Francia, Portugal y Holanda, entre otros.

México optó por no acudir a la cita de Ottawa al considerar que la posición del Grupo de Lima no es compatible con un diálogo basado en la neutralidad, según fuentes diplomáticas del país norteamericano. México impulsa un encuentro este jueves en Montevideo con los países del Caribe y participará en las reuniones del grupo de contacto de la UE en la capital uruguaya. El Gobierno de López Obrador, que en la anterior reunión del Grupo de Lima se abstuvo de rechazar el nuevo mandato de Maduro, considera que este organismo no cree en el esfuerzo de diálogo, informa Javier Lafuente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información