Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional alemán rechaza la demanda de la ultraderecha contra la política de refugiados de Merkel

Los jueces consideran que los extremistas no han sido capaces de acreditar que la apertura de fronteras lesionara sus derechos parlamentarios

Un grupo de migrantes espera para cruzar el puente fronterizo entre Austria y Alemania en noviembre de 2015.
Un grupo de migrantes espera para cruzar el puente fronterizo entre Austria y Alemania en noviembre de 2015. AFP

La extrema derecha alemana ha recibido un varapalo judicial de la mano del Tribunal Constitucional. Los jueces de Karlsruhe han rechazado por unanimidad la demanda de Alternativa para Alemania (AfD) contra el Gobierno de Angela Merkel por su política de refugiados. La ultraderecha consideraba que sus derechos constitucionales como miembros del Parlamento han sido lesionados por esa política.

La decisión de Berlín de no cerrar las fronteras en 2015 (cuando se registró en Europa la mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial) es el caballo de batalla de AfD. Con su retórica antinmigración, la ultraderecha ha sabido explotar y canalizar los miedos de los ciudadanos, y logró entrar por primera vez en el Bundestag tras las elecciones de septiembre del año pasado, con un 12,6% de los votos. Están además presentes en los 16 parlamentos regionales. La presentación de una demanda contra Merkel fue una de las promesas que repitieron durante la campaña de unas elecciones que convirtieron a la formación extremista en el primer partido de la oposición.

El grupo parlamentario de AfD, compuesto por 92 diputados, había pedido en abril al Constitucional que juzgara la decisión de mantener abierta la frontera con Austria hace tres años. Por ella entraron, siguiendo la llamada ruta de los Balcanes, cientos de miles de demandantes de asilo, procedentes de Siria y otros países. A juicio de la formación ultraderechista, el Parlamento debería haber participado en una decisión que consideran que ha violado sus derechos. Por el contrario, la sala segunda del tribunal de Karlsruhe ha considerado que “los demandantes no han sido capaces de acreditar suficientemente que las decisiones del Gobierno en esta materia violaran o amenazaran directamente sus derechos”, según indica el Constitucional en un comunicado.

La corte sostiene que AfD no formaba todavía parte del Parlamento en 2015, por lo que sus derechos parlamentarios no podían ser lesionados, y que el partido aspiraba a que el tribunal modificara con su acción una decisión política, lo cual no forma parte de las competencias que le atribuyen los ultraderechistas en su demanda. Por todo ello, el intérprete de la Ley Fundamental la considera “inadmisible”.

El diputado de AfD Stephan Brandner ha criticado en un comunicado la decisión judicial. Brandner ha considerado que el Constitucional había “malinterpretado” que lo que se juzgaba eran los derechos de un grupo político en lugar de los de todo el Bundestag. Además, ha señalado que los jueces no han entrado en el fondo del asunto y ha advertido de que su partido no cesará hasta “restaurar el orden constitucional”.

A pesar de que las llegadas de demandantes de asilo han disminuido drásticamente, los refugiados siguen estando en primer plano del debate político debido en parte a la capacidad que tienen los populistas de derechas de marcar la agenda. La migración ha sido además la causante de graves choques dentro del propio Ejecutivo, donde los conservadores bávaros mantienen una dura retórica contra la política de asilo de Merkel . Durante la reciente carrera por el liderazgo de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), la beligerancia contra la política de refugiados de Merkel también se convirtió en un elemento clave para definir los perfiles de los candidatos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información