Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía implica a Trump en pagos ilegales para silenciar a mujeres

El Estado pide prisión para el exabogado del presidente, Michael Cohen, a pesar de que su cooperación con la investigación federal revela nuevos contactos con Rusia

Donald Trump, ayer en Kansas.
Donald Trump, ayer en Kansas. AP

Los fiscales federales implican directamente al presidente Donald Trump, por primera vez, en los pagos ilegales a dos mujeres para silenciar potenciales escándalos sexuales que podían perjudicar su campaña presidencial. Michael Cohen, exabogado del presidente que fue un hombre de su máxima confianza, ya había reconocido que pagó a dos mujeres que amenazaban con airear supuestas relaciones extramatrimoniales con el entonces candidato, y aseguró que lo hizo por lealtad a su jefe. Pero, al dar por buena su versión en un escrito presentado hoy en los juzgados, el Departamento de Justicia hace suya la acusación.

En otro escrito separado, archivado también este viernes, la fiscalía especial de Robert Mueller, encargada de la investigación de la trama rusa, menciona un contacto previamente desconocido de Michael Cohen con un ciudadano ruso en noviembre de 2015, cinco meses después de que arrancara oficialmente la campaña presidencial de Trump. Dicha persona dijo ser alguien "de confianza" en Moscú y ofreció a la campaña del magnate inmobiliario una “sinergia política”.

Propuso reiteradamente un encuentro entre Trump y el presidente Putin, alegando que esa reunión podría tener un impacto “fenomenal” tanto “político” como “empresarial”.  Cohen explica que no aceptó la invitación, ya que contaba con otro interlocutor ruso para el proyecto de Trump, finalmente frustrado, de construir un rascacielos en Moscú, operación en la que Cohen actuó en representación del magnate. Pero aseguran los fiscales que Cohen habló con Trump sobre una posible reunión con Putin durante la Asamblea General de la ONU de 2015, poco después de que el magnate anunciara su candidatura presidencial.

Los dos escritos constituyen lo más parecido hasta la fecha a una acusación al presidente de Estados Unidos de conductas potencialmente delictivas

Por primera vez, los propios fiscales implican al propio Trump en las violaciones de las normas de financiación de la campaña electoral de las que se declaró culpable Cohen en agosto. En el escrito de la fiscalía del distrito sur de Nueva York, de 38 páginas, referente a un delito de financiación ilegal de campaña electoral del que Cohen se declaró culpable en agosto, se describe cómo el abogado "coordinó sus acciones con uno o más miembros de la campaña, incluyendo reuniones y llamadas telefónicas, sobre el hecho, la naturaleza y el tiempo de los pagos", para "suprimir las historias" de las dos mujeres y "evitar que influyeran en las elecciones". "En particular, y como el propio Cohen ha admitido ahora, con respecto a los dos pagos, actuó en coordinación y bajo la dirección del 'individuo 1", prosigue el texto. En otros lugares del documento se identifica a dicho "individuo 1" como Donald Trump.

La modelo Karen McDougal llegó a un acuerdo en agoston de 2016 con una editora estadoundidense (American Media Inc), que garantizaba que la mujer no haría pública una relación que mantuvo con Trump. Dos meses más tarde, la actriz de cine de adultos Stormy Daniels recibió 130.000 dólares para silenciar su propia relación con el magnate.

Cohen fue quien facilitó ambos acuerdos, según él mismo reconoció en agosto. Como Cohen era un empleado de la campaña de Trump, ambos desembolsos son considerados gastos de campaña y suponen que los límites legales de financiación se superaron. Cohen ya se declaró culpable de los delitos, y dijo que los hizo en nombre de Trump. Pero una cosa es que lo diga él y otra muy distinta que lo asuma, como hizo ayer, la fiscalía. Es ahora el Estado quien dice que Trump ordenó pagos ilegales para influir en el resultado de la campaña.

Cohen, que un día dijo que estaría dispuesto a recibir una bala por Trump, pero que desde que decidió colaborar con la investigación se ha convertido en blanco predilecto de su ira, había pedido no pagar con la cárcel por los dos casos separados, sobre los que se espera se dicte sentencia la semana que viene: uno por violaciones de las normas de financiación de campañas electorales y otro por mentir al Congreso acerca de sus maniobras, durante la campaña de las pasadas presidenciales, para levantar un rascacielos de Trump en Moscú que no se llegó a construir.

Pero los fiscales del distrito sur de Nueva York recomiendan en su escrito que Cohen debe cumplir una pena de cárcel "sustancial". La ley federal contempla para sus delitos una pena de hasta cinco años en prisión y los fiscales aconsejan una reducción modesta.

Cohen, aseguran los fiscales, "buscó influir en las elecciones desde la sombra". "Lo hizo orquestando pagos ilegales y secretos para silenciar a dos mujeres que de otra manera habrían hecho públicas sus relaciones extramatrimoniales con el 'individuo 1", dice el escrito.

En el otro escrito, el del fiscal especial Robert Mueller, se califica de "grave" el delito de Cohen, pero se añade que “ha dado pasos significativos para mitigar su conducta criminal”. “Ha llegado lejos para ayudar a la investigación del fiscal especial”, escribe Mueller.

El fiscal especial asegura que Cohen proporcionó “información útil sobre ciertos asuntos relacionados con Rusia, centrales para la investigación”. Se refiere a “información sobre sus propios contactos con intereses rusos durante la campaña” y a un “relato detallado” de sus esfuerzos durante la carrera presidencial para construir una torre de Trump en Moscú.

Trump no tardó en reaccionar a la publicación de los escritos a través de su cuenta de Twitter. "Absuelve totalmente al presidente, ¡Gracias!", tuiteó, erróneamente. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, a través un comunicado, defendió que los documentos "no dicen nada de valor que no se supiera". "Cohen, has mentido repetidamente, como ha apuntado la fiscalía", añade.

Cohen, de 52 años, se declaró culpable el pasado mes de agosto de violar las leyes de financiación de campaña al organizar pagos para silenciar a mujeres que aseguraban haber mantenido relaciones sexuales con Trump, así como de otros delitos federales relacionados con sus negocios y actividad fiscal. El pasado 30 de noviembre se declaró culpable, también, de haber proporcionado información falsa al Congreso para rebajar la extensión de sus contactos con funcionarios rusos para sacar adelante el frustrado proyecto inmobiliario del hoy presidente en Moscú. Los delitos de Cohen, aseguran los fiscales, marcan “un patrón de engaño que ha permeado su vida profesional”.


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información