Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por FEDERICO RIVAS

Indignación en Argentina por la absolución de los acusados de violar y matar a una menor

Un tribunal sentencia que la adolescente Lucía Pérez tuvo relaciones sexuales consentidas y murió por sobredosis

Protesta en Buenos Aires por el fallo del juicio por la muerte de Lucía Pérez.
Protesta en Buenos Aires por el fallo del juicio por la muerte de Lucía Pérez. Reuters

El 19 de octubre de 2016, Argentina realizó por primera vez un paro nacional de mujeres en repudio de un crimen que conmocionó a la sociedad: la violación y asesinato de Lucía Pérez, una adolescente de 16 años. La Fiscalía solicitó cadena perpetua para los dos hombres acusados de drogarla, abusar sexualmente de ella y matarla en la ciudad costera de Mar del Plata. Dos años después, ambos han sido absueltos en una polémica sentencia. La sentencia ha sido recibida con numerosas críticas y ha dado pie a la convocatoria de un nuevo paro de mujeres, aún sin fecha.

Para los jueces Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Aldo Carnevale la muerte de Pérez no fue un feminicidio. Sostienen que la estudiante no fue violada por los dos adultos acusados sino que mantuvo relaciones consensuadas con el menor, Matías Farías, de 23 años, quien le vendía cocaína. Niegan también que falleciese por empalamiento, como planteó la fiscal. Su conclusión: murió de una sobredosis.

En su fallo, emitido el pasado lunes, los jueces absolvieron a Farías y a Pablo Offidani, de 41 años, del cargo de abuso sexual agravado por consumo de estupefacientes seguido de muerte. Los condenaron, en cambio, a ocho años de cárcel por la venta de drogas a menores. El tribunal descarta que Pérez muriese por empalamiento anal y asegura que esa versión surgió "de la propia imaginación" de la fiscal.

La sentencia destaca que "Lucía tenía una personalidad que distaba mucho de ser sumisa" y tenía "relaciones sexuales con quien y cuando quería" para negar que pudiese "ser fácilmente sometida a mantener relaciones sexuales sin su consentimiento". "A un amigo Lucía le contó que había intimado con personas de hasta 29 años y que Sol Adura dijo que a Lucía le gustaba el sexo violento", continúa el fallo.

Después de desmontar las acusaciones de la fiscal, la sentencia es contundente: "No ha existido ni violencia física, psicológica, subordinación ni humillación ni mucho menos cosificación"·

La decisión judicial ha generado un gran repudio en varios sectores de la sociedad argentina. Para el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales, "la sentencia exhibe una indiferencia total a las exigencias que el derecho internacional de los derechos humanos plantea desde hace décadas en relación con la incorporación de perspectiva de género en el juzgamiento de delitos sexuales".

"A Lucía Pérez la mataron dos veces. La primera vez, los ejecutores directos; la segunda, quienes los absolvieron y así negaron que dos adultos que suministran cocaína para someter a una adolescente son responsables de abuso y femicidio. Quieren decirnos que su vida no cuenta, que las relaciones de poder que son la base de la violencia machista no existen", señalaron organizaciones sociales y de derechos humanos en un comunicado. El fallo ha sido contestado con manifestaciones en Buenos Aires y en Mar del Plata y el colectivo Ni Una Menos prepara un nuevo paro de mujeres "contra el pacto femicida y la justicia patriarcal".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información