Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un libro de Bob Woodward dibuja la Administración de Trump como un “manicomio”

El incendiario texto relata episodios inquietantes: desde que el presidente habló de matar a El Asad hasta que sus colaboradores le esconden documentación por seguridad nacional.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. En vídeo, declaraciones de Sarah Sanders, secretaria de prensa de la Casa Blanca.

La Casa Blanca está nerviosa. La próxima semana se publica un libro sobre lo que ha ocurrido en su interior desde que llegó Donald Trump al poder. No es esta otra publicación con anécdotas sobre cuánta televisión consume el mandatario o su irascibilidad con los funcionarios. Fear: Trump in the White House (Miedo:Trump en la Casa Blanca) es un trabajo del dos veces ganador del Pulitzer, Bob Woodward. El periodista relata que el presidente habló de matar al líder sirio Bachar el Asad o que ha calificado de “retrasado mental” al fiscal general Jeff Sessions. La difusión de algunos extractos por The Washington Post ha desatado críticas y desmentidos de Trump y de varios de los aludidos. Por si faltara morbo, el Post ha publicado una conversación entre el presidente y el autor, mantenida hace un par de semanas. “Tú siempre has sido justo”, le dijo el presidente antes de leer el libro.

Woodward, reportero de The Washington Post, se hizo un nombre al sacar a la luz el escándalo del Watergate, que terminó con la renuncia del presidente Richard Nixon en 1974. Se le considera el mejor periodista de su generación. Para la investigación sobre Trump realizó entrevistas anónimas durante cientos de horas, que ha utilizado para bordar el crudo retrato del mandatario que se publicará el 11 de septiembre.

Hay un patrón de conducta que Woodward bautizó como “golpe de Estado administrativo”. Se refiere a que los asesores más próximos al presidente le han ocultado textos por temor a que los firme y desate una catástrofe. El periodista mantiene en su libro que Gary Cohn, exasesor económico de Trump, robó un documento del escritorio del presidente que este tenía intención de firmar para retirar formalmente a Estados Unidos de un acuerdo comercial con Corea del Sur. Cohn le dijo a un funcionario que lo había hecho para proteger la seguridad nacional y que el magnate republicano nunca se dio cuenta de que ya no estaba. En otra ocasión, el presidente quería que el país abandonara el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC, en sus siglas en inglés) y le pidió a su entonces secretario de personal Rob Porter que redactara la misiva para llevar el plan a cabo. Porter la redactó, pero alerto a Cohn. Y este le respondió: "Puedo detenerlo. Cogeré el texto de su escritorio".

La seguridad es una constante preocupación en la cúpula de la Casa Blanca. El libro relata una reunión del Consejo de Seguridad Nacional en enero, en la que Trump cuestionó la presencia militar estadounidense en la península coreana, incluida una operación de inteligencia especial que permite a EE UU detectar un lanzamiento de misiles norcoreanos en siete segundos -siempre según lo que publica Woodward-. Ante las dudas del mandatario por el derroche de dinero, el Secretario de Defensa, Jim Mattis, le respondió: "Estamos haciendo esto para prevenir la tercera guerra mundial". Tras el encuentro, Mattis le dijo a los colaboradores cercanos que el presidente actuó y entendió como “un alumno de quinto o sexto grado”.

El secretario de Defensa también se vio en apuros cuando el líder sirio Bachar el Asad lanzó un ataque químico contra civiles en abril de 2017. Trump le telefoneó y le dijo que quería asesinar al dictador: "¡Vamos a matarlo! Entremos. Vamos a matar a todos esos malditos”. Tras colgar el teléfono dijo a sus compañeros: "No vamos a hacer nada de eso”. Mattis desmintió rápidamente esta anécdota afirmando que "las despectivas palabras” sobre el presidente que se le atribuyen “nunca fueron pronunciadas” por él. "Aunque generalmente disfruto leyendo ficción, esta es una marca de literatura única de Washington y sus fuentes anónimas no le dan credibilidad", afirmó.

A través del texto, se deja ver que el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, John F. Kelly, pierde frecuentemente los estribos. Woodward escribe que ha alguna vez Kelly ha asegurado que el presidente está "desquiciado" y que "es un idiota". “No tiene sentido tratar de convencerlo de nada. Él se ha salido del camino. Estamos en una crazytown (manicomio). Ni siquiera sé por qué ninguno de nosotros está aquí. Este es el peor trabajo que he tenido", dijo en una pequeña reunión. El libro aún no ha llegado a las librerías y el jefe de Gabinete ya ha desmentido este episodio. "La idea de que alguna vez llamé idiota al presidente no es verdad (...) Este es otro intento patético de difamar a las personas cercanas al presidente Trump y distraer la atención de los muchos éxitos de la Administración”, declaró.

Según la investigación del periodista, al fiscal general Jeff Sessions, por quien Trump siente una enemistad pública y notoria, lo llamó “retrasado mental”. “Él es este tonto sureño (dijo imitando su acento). No pudo ser ni abogado de una sola persona en Alabama", sentenció el presidente en un encuentro con Porter.

La portavoz de la Casa Blanca, Sara Sanders, sostuvo este martes que el libro “no es más que una serie de historias inventadas, muchas de antiguos empleados descontentos que hablan para lograr que el presidente quede mal”. Para salir del paso sobre la batería de anécdotas que se cuentan, Sanders reconoció que Trump “a veces no es convencional, pero siempre obtiene resultados”. El mismo mensaje que intentó hacer llegar el mandatario al reportero, cuando lo llamó el 13 de agosto. Le dijo que “lamentaba mucho” que “nadie” le hubiera echo llegar su interés en entrevistarlo porque a él le habría “encantado participar”, según una transcripción de la llamada a la que tuvo acceso CNN.

Bob Woodward: El senador Graham dijo que había hablado con usted para que conversáramos.  ¿No es cierto?

Donald Trump: Es verdad que el senador Graham lo mencionó rápidamente en una reunión.

Woodward: Sí. Bueno. Y luego no pasó nada.

Trump: Eso es verdad. Eso es verdad. Bueno, eso... no, pero eso es verdad. Lo mencionó rápidamente (...) y seguramente pensó que tal vez habrías llamado a la oficina…

La conversación duró 11 minutos. Tiempo suficiente para que Woodward le advirtiera: "Es una mirada dura al mundo, a tu Administración y a ti". Pero Trump no barruntaba ni por asomo lo que se avecinaba y así lo demostró este martes, tras conocerse algunos episodios. El mandatario lanzó una batería de tuits con la intención de fulminar la publicación. Adjuntó el desmentido de Mattis, Kelly y de la Casa Blanca, para después concluir con el propio: “Sus citas son fraudulentas, es una estafa para el público. Igual que otras historias y citas”. Finalmente, se terminó preguntando si Woodward era un operativo demócrata.

La paranoia de la trama rusa

Es 5 de marzo y la investigación sobre los posibles vínculos entre el personal de su campaña y Rusia acorrala al mandatario. El presidente quiere testificar ante el fiscal especial Robert Mueller para demostrar que no tiene nada que esconder. Sus abogados John Down y Jay Sekulow le quisieron demostrar que sería perjudicial por lo que prepararon un segundo simulacro de lo que sería el interrogatorio -en enero ya habían hecho uno-. Trump no salió bien parado y terminó calificando las pesquisas de “un maldito engaño”. Down describió la situación como una “completa pesadilla” en la que el mandatario se comportó como un "rey de Shakespeare agraviado".

Mueller le dijo a los abogados que necesitaba el testimonio del presidente para conocer qué intenciones tenía cuando despidió a James Comey como director del FBI. Down le confesó que era imposible porque no quería que Trump "pareciera un idiota" y avergonzar a la nación en el escenario mundial. Al multimillonario le dio un consejo: "No testifique. Es eso un mono naranja" (en alusión a la cárcel). Pero este no lo escuchó y continuó afirmando que le encantaría cooperar con Mueller. El 22 de marzo, Down renunció. La primera historia sobre la relación del equipo legal del presidente con el fiscal especial es parte de lo que narra Woodward en su libro.

Más información