Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de británicos residentes en la UE lanza un nuevo desafío legal contra el ‘Brexit’

Pilotada por Sue Wilson, residente en España, la demanda argumenta que el resultado del referéndum para salir del bloque debe ser nulo por irregularidades de la campaña ‘Leave’

Consecuencias del Brexit
Muchos británicos en la UE temen un “Brexit duro”. AFP

Un grupo de británicos residentes en la Unión Europea ha planteado un nuevo desafío judicial contra el referéndum de 2016 que decidió la salida de Reino Unido de la Unión. Su caso se basa en el hecho de que la campaña a favor del Brexit, como se conoce popularmente el divorcio británico del club europeo, violó la ley electoral.

La principal demandante del grupo, llamado UK in EU Challenge (Desafío Reino Unido en la UE), es Sue Wilson, presidenta del foro Bremain in Spain y que desde hace dos años ha estado haciendo campaña en contra del Brexit.

En un boletín del citado grupo, Wilson recuerda que “hallazgos recientes de la comisión electoral británica relativos a conducta ilegal por parte de la campaña del Leave durante el referéndum de 2016 han puesto en cuestión si el referéndum se desarrolló conforme a los requerimientos constitucionales de Reino Unido".

Esto no tiene que ver con ‘salir’ o ‘quedarnos’. Tiene que ver con derechos, justicia y democracia

El grupo UK in EU Challenge

UK in EU Challenge argumenta que “la comisión electoral descubrió ‘fuera de toda duda razonable’ que Vote Leave, la campaña oficial [para salir de la UE], violó la ley electoral al superar el límite de gasto en casi 700.000 libras [unos 782.000 euros], un 6% por encima del mismo”. El argumento al que se agarran los partidarios de permanecer en la UE es que “los tribunales tienen la capacidad de declarar el voto nulo si ha habido un fraude de este tipo”.

También arguyen que la decisión de la primera ministra, Theresa May, de invocar el Artículo 50 —el mecanismo que contempla el Tratado de Lisboa para que un Estado miembro notifique su intención de salir de la UE— “no estuvo acorde con los ‘requerimientos constitucionales’ de Reino Unido dado que las elecciones justas son un fundamento nuclear de nuestra Constitución". Los detractores del Brexit concluyen: “Esto no tiene que ver con ‘salir’ o ‘quedarnos’ [en la Unión Europea]. Tiene que ver con derechos, justicia y democracia”.

En una carta anterior mandada al Gobierno británico, el grupo exigía que el recurso al Artículo 50 fuera anulado. El departamento legal del Ejecutivo contestó que la demanda se presentó “completamente fuera de plazo”, y ya había sido rechazada en otro juicio previo. Como respuesta, UK in EU Challenge ha presentado esta nueva solicitud.

“El referéndum del Brexit ha causado daños considerables a la economía, la reputación y el tejido de la sociedad británica,” explica Sue Wilson a EL PAÍS. “Este desafío legal [que planteamos] es obra de británicos en la Unión Europea, pero es para todos. Los derechos y las libertades en peligro por el Brexit son los derechos y las libertades de todos. Si el referéndum hubiera sido justo, tal vez el ajustado resultado habría resultado más fácil de asumir, pero no fue así. Hay que desafiarlo”. El Brexit se impuso en referéndum el 23 de junio de 2016 por una leve diferencia, el 51,8% frente al 48%.

Buena parte de los 1,3 millones de ciudadanos británicos que viven en la Unión Europea (datos de la ONU de 2017) han mostrado su disconformidad con la salida de la Unión y especialmente con el trato que les ha dispensado el Gobierno de Londres desde la votación, ya que consideran que se les está utilizando como moneda de cambio en las negociaciones, sin tener en cuenta sus derechos. Muchos temen las repercusiones del llamado Brexit duro —un divorcio de la UE sin acuerdo—, cosa que les dejaría en un limbo de derechos y garantías a la hora de residir, trabajar y viajar libremente por la Unión.

Más información