Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

May asume personalmente las negociaciones del Brexit con la Unión Europea

La primera ministra británica reconoce que la aplicación de las leyes comunitarias se extenderá de marzo de 2019 hasta finales de 2020

La primera ministra británica, Theresa May, el 24 de julio de 2018. En vídeo, declaraciones de Dominic Raab, ministro del Brexit.

Ascendido y, dos semanas después, marginado. Dominic Raab, nombrado titular del Brexit el pasado 9 de julio en sustitución del dimitido David Davis, tendrá un papel secundario en el proceso para el que se creó su ministerio. La primera ministra asumirá directamente las negociaciones de salida de la UE, según ha confirmado este martes en un comunicado. La decisión supone la formalización de un giro que venía produciéndose en los últimos meses, en los que el ministerio creado por May al llegar el poder en 2016 ha ido cediendo protagonismo al número 10 de Downing Street.

"Yo lideraré las negociaciones con la UE”, explica May, en un escueto mensaje remitido al Parlamento. El ministro del Brexit será su “segundo” y ambos estarán “apoyados por la unidad para Europa del Cabinet Office”, dice la primera ministra, en referencia al departamento del Gobierno más cercano a ella. Dominic Raab, ministro del Brexit tras la dimisión David Davis en protesta por la estrategia de May, se hará cargo de los preparativos domésticos, la legislación y la planificación para la posibilidad de un Brexit sin acuerdo. "Es esencial que el gobierno se organice de la manera más eficaz para permitir a Reino Unido salir de la Unión Europea", dice May. El cambio, asegura, no conllevará ninguna reducción de personal en el ministerio del Brexit. El comunicado se publica el último día antes de las vacaciones parlamentarias, jornada que en Westminster se conoce como “el día de sacar la basura”.

La unidad para Europa de la primera ministra, dirigida por su consejero para el Brexit, el funcionario Olly Robbins, llevaba ya meses portando de facto el peso en las negociaciones con Bruselas. Los fricciones entre el euroescéptico exministro Davis y el más pragmático Robbins eran conocidas. La primera ministra “contempla la estrategia general para llevar a cabo estas negociaciones como su responsabilidad”, ha dicho Robbins, que ha comparecido junto a Raab en el comité parlamentario del Brexit. “Hemos sido muy claros, y no hay tensión entre nosotros, al decir que a todas las reuniones asistiré yo con la primera ministra, y cualquier consejo será bienvenido”, ha añadido el ministro.

Los miembros de la oposición no han tardado en señalar que Raab ha sido marginado antes siquiera de haber asumido el control del ministerio. Pero diferentes fuentes aseguran que el nuevo ministro estaba al corriente, cuando fue nombrado, de las modificaciones anunciadas este martes por la ministra, en un documento titulado “Cambio en la maquinaria del Gobierno”. Raab, que fue muy activo en la campaña a favor del Brexit en el referéndum de 2016, ha negado haber sido marginado y ha asegurado que la primera ministra siempre ha estado al frente de las negociaciones.

El cambio se ha anunciado poco después de que el Gobierno publicara un nuevo documento sobre el Brexit, de 38 páginas, que tiene el potencial de indignar aún más al sector más euroescéptico del Partido Conservador. Reino Unido, según el nuevo plan recogido en el documento, seguirá sometido a la legislación europea y a la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la UE hasta el final de 2020.

Que se mantendría el statu quo durante el periodo de transición -el plazo que se espera acordar con Bruselas para evitar un salto al vacío una vez el país quede automáticamente fuera del club al final del próximo mes de marzo- era algo que ya había sugerido el Gobierno. Pero nunca había sido especificado tan claramente como en este documento, que dice que mantener la legislación europea durante la transición es “necesario”. “La legislación europea seguirá teniendo efecto en Reino Unido de la misma manera que hasta ahora durante este periodo de 21 meses”, dice el texto. La afirmación no será del agrado del sector euroescéptico del partido, ya enfrentado a la primera ministra por su plan para un Brexit más suave, recientemente publicado, que propone una zona de libre comercio de bienes con la UE. Los más radicales temen que, con el plan presentado hoy, en la anhelada fecha de marzo de 2019 no habrá nada parecido al Brexit. Cuatro años y medio después del referéndum, en fin, Reino Unido seguiría sometido a la legislación europea, pero sin representantes en las instituciones de la UE.

Más información