Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump da marcha atrás y pone en duda a Giuliani sobre el pago a Stormy Daniels

El exalcalde de Nueva York trata de aclarar sus afirmaciones sobre el reembolso diciendo que era lo que había entendido de lo sucedido

Donald Trump durante el intercambio con la prensa acreditada
Donald Trump durante el intercambio con la prensa acreditada EFE

La saga sobre el pago que hizo el abogado de Donald Trump a la actriz porno Stormy Daniels por su silencio se vuelve aún más confusa. El presidente de Estados Unidos cuestiona la afirmación que hizo hace dos días el exalcalde neoyorquino Rudy Giuliani, quien aseguró que el empresario había reembolsado los 130.000 dólares a su abogado personal, Michael Cohen, con los que compraron el silencio de Daniels sobre una supuesta aventura sexual con Trump. "Tiene que enterarse aún los detalles”, afirmó el presidente en un par de ocasiones a la prensa antes de volar a Dallas (Texas) para intervenir ante la Asociación Nacional del Rifle. El propio Giuliani emitió enseguida una nota aclarativa tratando de limitar daños.

Trump dijo que Giuliani es “un gran tipo”, pero precisó que “lleva solo un día” ejerciendo como su nuevo abogado. La versión oficial de Cohen, reiterada ante un juez, es que él "facilitó" el pago y que el entonces candidato a presidente no conocía la operación y no le reembolsó el dinero. De esta forma desvilncula por completo a Trump de un asunto que no solo le puede dejar de mentiroso, sino que puede haber incurrido en delito contra las normas de financiación de campañas. El presidente aprovechó poco después para cargar contra los medios, al decir que “no ha cambiado la historia” y que lo único que buscan es “sacar porquería”.

Rudy Giuliani, por su parte, emitió poco después una declaración resumida en tres puntos tratando de aclarar lo que dijo durante los últimos días, dando así un evidente paso atrás. “Mis referencias no describían lo que entendí que sabía el presidente”, dice, “si no lo que conocía yo del asunto”. Volvió a insistir en que no se violaron las reglas de financiación electoral y que el pago de Cohen se hizo para proteger la familia del presidente. Mantiene así que el dinero no estaba conectado con fondos de la campaña de Donald Trump.

El desembolso se realizó en octubre de 2016, a días del paso por las urnas. “Rudy sabe que esto es una caza de brujas”, insistió el presidente, “ha visto bastantes de estas. Es terrible”. También dijo que Giuliani está “poniendo su corazón” al manejar todos los entresijos legales del presidente. En varias ocasiones, Trump intentó aprovechar el intercambio con la prensa para dirigir la atención al dato de paro, que bajó al 3,9% y está al nivel de final de 2000.

Rudy Giuliani hizo la revelación del reembolso el pasado miércoles, durante una entrevista con la cadena Fox News. Explicó incluso que se hizo en 12 pagos de 35.000 dólares. La afirmación entraba en plena contradicción con todo lo que había dicho hasta ahora Michael Cohen y el propio Donald Trump así como la Casa Blanca. En una serie de tuits, Trump confirmó la versión de Giuliani. Este, por su parte, dijo a los medios tras la entrevista que Trump estaba en sintonía con su versión y que ambos la habían pactado días antes. Este viernes, el presidente dijo a los periodistas que revisaran sus declaraciones para comprobar que no había modificado su argumento.

Giuliani volvió a ser entrevistado anoche por la cadena NBC y se limitó a decir que estaba trabajando duro con Trump para establecer una “estrategia consistente”. Dijo que el presidente se había enterado del reembolso a Cohen hacía solo una semana y que eso explicaba por qué no lo había reconocido antes públicamente. “Creo que no se dio cuenta hasta que nosotros –por su equipo de asesores legales le puso al corriente del papeleo”, afirmó, “por eso es”.

Trump insistía este viernes en que todo este revuelo mediático “es muy malo para el país” y acusó a los medios de “estar contándolo todo mal”. El presidente recordó que ganó las elecciones por méritos propios y con comodidad frente a Hillary Clinton. Concluyó diciendo también que quiere hablar con el fiscal especial de la trama rusa, Robert Mueller, porque no hizo nada ni hubo obstrucción, “nadie quiere hacerlo más que yo pero tengo que saber que vamos a ser tratados justamente”.

Más información