Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La diplomacia del selfi

El primer ministro libanés difunde una foto en la que aparece con los reyes de Marruecos y Arabia Saudí

Saad Hariri junto a Mohamed Bin Salman y Mohamed VI en un autorretrato colgado en Twitter.
Saad Hariri junto a Mohamed Bin Salman y Mohamed VI en un autorretrato colgado en Twitter.

El primer ministro de Líbano, Saad Hariri, ha publicado este martes en Twitter un selfi donde se le ve junto al heredero al trono de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman, y el rey de Marruecos, Mohamed VI. Hariri acompaña la foto con el texto “sin comentarios”. Pero, en realidad habría mucho que comentar.

Para empezar, la foto pretende despejar las dudas sobre el estado de las relaciones entre Hariri y el hombre fuerte de Arabia Saudí. El pasado 4 de noviembre, Hariri dimitió por sorpresa en un discurso televisado pronunciado desde Arabia Saudí. El presidente de Líbano, el cristiano Michel Aoun y varios dirigentes del partido-milicia chií Hezbolá, acusaron a Arabia Saudí de mantener retenido al mandatario libanés, quien posee también la nacionalidad saudí. Hariri alegó que temía por su vida y arremetió contra Irán, eterno rival de Arabia Saudí. El primer ministro regresó 18 días después a Líbano y recuperó su cargo. Sobre lo que ocurrió en Riad, Hariri se limitó a decir: “Me lo guardo para mí”. Ahora presenta la foto y su escueto “sin comentarios”.

Desde el lado marroquí también habría algo interesante que comentar. Marruecos está en plena campaña para recabar apoyos internacionales ante su candidatura para el Mundial de Fútbol de 2026. La candidatura favorita es la formada de manera inédita por tres países: Estados Unidos, México y Canadá. Arabia Saudí, aliado clave de Estados Unidos, no se ha pronunciado oficialmente sobre su decisión. Pero el presidente del comité olímpico saudí, Turki Al-Sheikh, ha dejado entrever en varios tuits y en una entrevista que Arabia Saudí va a elegir al candidato que mejor convenga a sus intereses. “En el pasado”, declaró, “la fraternidad y la amistad jugaron en nuestra contra. A partir de ahora va a primar sobre todas las cosas los intereses y nada más que los intereses”.

La fraternidad y la amistad que une a Arabia Saudí con Marruecos -el rey Salman pasa sus vacaciones de verano en Tánger- ha podido verse afectada desde junio de 2017 cuando estalló la crisis entre Arabia Saudí y Qatar, país con el que Marruecos también mantiene excelentes relaciones. Arabia Saudí impuso un boicot diplomático y comercial a Qatar tras acusarle de interferir en sus asuntos, de simpatizar con Irán y de apoyar a grupos terroristas. Al boicot se sumaron Bahréin y Egipto. Pero Marruecos intentó ejercer de mediador entre los dos países, cosa que ha podido ser interpretada en Arabia Saudí como una deslealtad.

Hasta el momento no hay ningún hecho oficial que sirva para evaluar la reacción de Arabia Saudí. Una señal inequívoca será su voto en cuanto a la candidatura del Mundial 2026. Puede que la cita de los tres mandatarios haya servido para limar asperezas o puede que no. En cualquier caso, la imagen que han querido ofrecer es de concordia.

El lugar elegido para el autorretrato parece ser el restaurante de dos estrellas Michelin Le Gabriel. Los tres comensales aparecen en chaqueta, sin corbata y sonrientes. El heredero al trono saudí llegó un día antes a París en medio de una gira, junto a un séquito de 700 personas, que inició en Estados Unidos y continuará en España este miércoles.

Mohamed VI se encuentra en París desde que fue operado del corazón el pasado 27 de febrero en la clínica Ambroise Paré.

Más información