Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elecciones en Hungría, claves para una cita decisiva para la Unión Europea

El ultraconservador y populista Orbán busca este domingo su tercer mandato consecutivo. El primer ministro húngaro lidera a los países opuestos a la política migratoria dentro de la UE

El primer ministro ultraconservador y nacionalista Viktor Orbán busca este domingo en las elecciones de Hungría un tercer mandato consecutivo en los que los expertos han definido como los comicios más imprevisibles en el país desde 1990. Orbán y su partido, el Fidesz, lideran todos los sondeos. En las dos elecciones anteriores logró, junto a sus aliados demócrata cristianos (KDPN) más de dos tercios de los escaños en las dos elecciones anteriores.

Elecciones Hungria 2018
Orban en un mitin el viernes en Szekesfehervar. Getty Images

¿Cómo funciona el sistema?

Los colegios abren a las seis y cierran a las 19h. Cada elector emitirá mañana dos votos: uno es para los 106 escaños correspondientes a las circunscripciones electorales donde solo el más votado se convierte en diputado. El otro es para una de las listas nacionales de los partidos que decidirán a quien van a parar los 93 escaños restantes, que se reparten de forma proporcional.

¿Quiénes son los partidos de oposición?

Están registrados más de cien partidos, aunque muchos son solo supuestas formaciones políticas. Se calcula que solo unos ocho son “verdaderos partidos”. La fragmentación de los partidos de centro e izquierda hace más difícil capitalizar el voto contra Orbán.

Sus principales rivales son.

Jobbik: el partido que nació y creció con un ideario de ultraderecha y xenófobo ha tratado de cambiar de piel para buscar el voto de centro. Liderado por Gabor Vona, esta formación se vende como “la única solución contra Orbán”. Han abandonado sus declaraciones antisemitas (al menos de manera abierta) y tienen un programa electoral de corte muy social que incluye medidas como la equiparación de los sueldos públicos en todo el territorio.

El Partido Socialista de Hungría (MSZP) que acuden con sus socios Párbeszéd. El Partido Socialista Húngaro es una formación hija del Partido Socialista Obrero Húngaro, que gobernó el país durante la dictadura comunista (1956 a 1989), cada vez con menos fuerza, acude a los comicios con el movimiento liberal Dialogue (Parbeszed).

La Coalición Demorática. Es la formación liderada por el ex primer ministro Ferenc Gyurcsány (lo fue cuando era miembro de Partido Socialista. Lo fundó al escindirse del MSZP. Actualmente tiene cuatro escaños en el Parlamento húngaro y dos en el Parlamento Europeo. Es muy pro-europeo.

Elecciones en Hungría, claves para una cita decisiva para la Unión Europea

La Política Puede ser Diferente. Es el partido verde de Hungría, liderado por Bernadett Szel tiene un amplio programa para combatir la corrupción, reformar el sistema político; además de medidas medioambientales. Ahora tiene seis de los 199 escaños en el Parlamento.

Otros, como Momentum, Együtt, Magyar Kétfarkú Kutyapárt

¿Qué pretende la oposición?

Gergely Karacsony, líder del Partido Socialista, el viernes en un mitin en Budapest.
Gergely Karacsony, líder del Partido Socialista, el viernes en un mitin en Budapest. AP

Lo que pretenden los opositores es movilizar a los estimados 900.000 votantes indecisos contrarios al Gobierno. Según los analistas, con una participación superior al 70 % la oposición podría tener algunas posibilidades de derrotar a Orbán.

En las últimas semanas algunos partidos están analizando hacer un frente común para desalojar a Fidesz. Para ello, en algunos distritos varios candidatos han decidido retirarse y apoyar al aspirante que más posibilidades tiene contra el partido del Gobierno. Todavía son solo unos pocos distritos, pero los candidatos tienen hasta este domingo a las 18.00h para retirarse.

¿Qué es el voto táctico?

A falta de acuerdo de los partidos, muchos electores harán lo que se llama voto táctico, decidirse por el candidato más fuerte contra Fidesz. Esto puede suponer un verdadero cambio y una amenaza para el partido del Gobierno. Para ayudarles a decir han surgido una decena de webs y aplicaciones que calculan quienes son los rivales más fuetes de Fidesz en cada distrito.

¿Qué dicen las encuestas de opinión?

El Fidesz (parte del Partido Popular Europeo) lidera los sondeos con hasta el 46%. La mayoría de encuestas (en Hungría hay muchas y casi cada día) indican que indican que puede alcanzar holgadamente una mayoría simple. Sin embargo, los analistas han definido estos comicios como uno de los más imprevisibles desde 1990 y plantean que la oposición todavía tiene opciones y que las elecciones de este domingo podrían tener como resultado, incluso, un Parlamento sin mayorías. Sería la primera vez en el país.

Por lo demás, los sondeos dan la segunda posición a Jobbik (19%), la tercera (14%) a los socialistas y liberales MSZP-Párbeszéd, la cuarta a la Coalición Demorática (7%) y la quinta al partido verde (7%). Momentum, Együtt y Magyar Kétfarkú Kutyapárt tendrían menos del 2% de los votos.

¿Qué promete Orbán?

El primer ministro promete seguir como hasta ahora. Su principal carta de presentación es la política que ha llevado a cabo estos ocho años. Con un discurso muy centrado en difundir el miedo a la inmigración, Orbán promete mantener a Hungría blindada contra los “invasores” extranjeros.

¿Cuáles han sido sus medidas principales estos años?

Nada más llegar al poder en 2010 (la segunda vez, ya fue primer ministro de 1998 a 2002), Orbán propulsó un cambio en la Constitución que, unido a otros decretos y modificaciones legales, le ha permitido acumular más poder. Ahora, el Gobierno tiene mayor control sobre los medios públicos y sobre otras instituciones, en cuya dirección ha colocado a aliados. Volvió a ganar las elecciones en 2014.

Desde 2010, la situación económica de Hungría ha mejorado: el PIB se ha incrementado, también el desempleo se ha reducido del 11,4% al 3,8%. Como parte de las políticas económicas que su Gobierno ha denominado “Orbanomics”, la Administración ha puesto en marcha un plan de empleo público del que se han beneficiado miles de húngaros. Son trabajos fundamentalmente de apoyo a la comunidad (limpiar colegios o carreteras, por ejemplo) por un poco más que el salario de prestación por desempleo. Sin embargo, los más críticos con el programa afirman que son trabajos irreales, innecesarios y sin desarrollo para el propio trabajador que solo sirven para maquillar las cifras.

Otra de sus medidas estrella ha sido la política de familias, con la que quiere incrementar la natalidad para combatir el invierno demográfico y tratar de evitar así la necesidad de importar trabajadores inmigrantes para salvar el reemplazo generacional. El plan, puesto en marcha en 2010, consiste en fondos para las familias de clase media y premia a las que más hijos tienen. desde ayudas económicas para comprar una vivienda a una cantidad por cada hijo o reducción de impuestos. También contempla otras medidas de apoyo al cuidado temprano, material escolar y vacaciones para los niños.

Sin duda, la medida más visible del Gobierno de Fidesz ha sido la construcción de una valla electrificada para blindar sus fronteras de la inmigración. También una política migratoria severa que contempla detenciones sistemáticas y devoluciones en caliente.

Cartel en Budapest de la campaña del Gobierno contra la inmigracion.
Cartel en Budapest de la campaña del Gobierno contra la inmigracion. AP

¿Qué se juega Hungría?

Actualmente, a Orbán le faltan dos escaños para tener la supermayoría que le permitiría emprender otro cambio constitucional. Algo que preocupa a distintos los expertos internacionales, que acusan al líder ultraconservador de convertir Hungría en una forma de autocracia suave.

¿Por qué seguir con atención los comicios?

Una nueva victoria holgada de Fidesz marcará el ritmo del país y de la región; también sus relaciones con la UE, cada vez más complicadas. Además, el mantenimiento en el poder de Orbán muestra la expansión y la pervivencia del populismo en Europa Central y del Este.

Más información