Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malestar en el Parlamento británico tras el plantón de Zuckerberg por el caso de la fuga de datos de Facebook

El presidente del comité considera "absolutamente asombroso" que no acuda el empresario después de las revelaciones del experto en datos Christopher Wylie ante los diputados

Imagen de Mark Zuckerberg en la versión rusa de Facebook.
Imagen de Mark Zuckerberg en la versión rusa de Facebook. AFP

El presidente del comité parlamentario británico que convocó a Mark Zuckerberg ha calificado de “absolutamente asombroso” que el presidente de Facebook haya declinado la invitación para explicar la gran fuga de datos personales que se explotaron para fines electorales. Sus críticas se han producido después de que Christopher Wylie, el excerebro de Cambridge Analytica, la consultora política detrás del escándalo, compareciera este martes durante casi cuatro horas ante el comité y defendiera que las supuestas trampas de la campaña del Brexit pudieron haber condicionado el resultado del referéndum.

El joven demiurgo de los datos -con su cabellera rosa aportando un punto de color sobre unos sobrios traje y corbata negros- ha ofrecido un chorro de ellos ante el comité parlamentario que investiga los efectos de las noticias falsas en la democracia británica. Christopher Wylie, de 28 años, ha respondido a preguntas de los diputados durante casi cuatro horas, un tiempo que el propio presidente del comité, Damian Collins, ha sugerido que debe de constituir un récord para un testimonio de una única persona.

Zuckerberg sí irá Congreso de EE UU

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, sí planea testificar personalmente en el Congreso de Estados Unidos, según avanzaron medios estadounidenses. La decisión se conoce apenas unas horas después de su negativa a ir al Parlamento británico.

Aunque no se saben aún los detalles de su comparecencia, el fundador de la red social ha sido invitado por tres comités distintos, entre los que figura el Judicial del Senado, para una audiencia el 10 de abril.

La empresa, consultada por Efe, no quiso pronunciarse sobre esta información, pero confirmó haber recibido diversas invitaciones y afirmó que en estos momentos representantes de Facebook están “en conversaciones con legisladores”.

La principal fuente detrás del escándalo de fuga de datos de Facebook ha hablado ante los legisladores de un “plan común” de las distintas campañas que defendieron el Brexit en el referéndum para utilizar una red de empresas que orbitaban alrededor de Cambridge Analytica con el objetivo de sortear los límites de gasto y la prohibición de coordinarse entre distintos colectivos de campaña que impone la ley electoral.

“Para mí, esto va de la integridad del proceso democrático”, ha dicho Wylie. “Estoy absolutamente convencido de que hubo un plan común y un propósito común entre Vote Leave, BeLeave, el [partido unionista norirlandés] DUP y Veterans for Britain”, ha añadido, en referencia a la campaña oficial (Vote Leave) y a otros tres colectivos que defendieron el Brexit en las semanas previas al referéndum del 23 de junio de 2016. Wylie ya no trabajaba en Cambridge Analytica durante la campaña de referéndum, pero asegura que fue una presencia en la sombra, poniendo en contacto a algunas de las partes, y se mantuvo informado de primera mano durante el proceso.

Las acusaciones, muy resumidas, son estas. Durante la campaña, una empresa de servicios digitales vinculada a Cambridge Analytica, AggregateIQ, recibió un pago 625.000 libras de BeLeave, una organización de campaña por el Brexit, que había recibido el dinero de Vote Leave, la campaña oficial. Esta también trabajaba con AggregateIQ, que no era para nada una de las principales del mercado. Eso podría vulnerar la ley electoral, que prohíbe la coordinación entre dos grupos de campaña. Además, Vote Leave declaró gastos de campaña por valor de 6,77 millones. Si esa cantidad supuestamente donada a BeLeave se considera que es gasto de campaña, habría superado con creces el límite legal de 7 millones.

Antes de su comparecencia, Wylie había entregado al comité cientos de documentos y reproducciones de correspondencia para sustentar sus acusaciones. Sus abogados también han remitido la documentación a la Comisión Electoral, la autoridad que vela por la legalidad de los comicios. “Creo que es completamente razonable decir que podría haber habido un resultado diferente en el referéndum de no haber habido, en mi opinión, trampas”, ha concluido quien fue director de investigación y cofundador de Cambridge Analytica.

El testimonio de Wylie ha causado tal revuelo entre los diputados que al concluir se ha convocado, a instancias de un diputado liberal-demócrata, un debate de emergencia en la Cámara baja. Antes, Damian Collins, presidente del comité, ha criticado públicamente el plantón de Mark Zuckerberg, presidente de Facebook, que había declinado, por tercera vez, la invitación a comparecer ante los diputados británicos, proponiendo enviar, en su lugar, a algún otro ejecutivo del gigante tecnológico estadounidense.

“Creo que, dada la extraordinaria evidencia que hemos escuchado hoy, es absolutamente asombroso que Mark Zuckerberg no esté dispuesto a someterse a las preguntas de una audiencia parlamentaria, ya que estas son cuestiones de fundamental importancia y conciernen a sus usuarios, así como a esta investigación”, ha dicho Collins. “Le pediría sin duda que se lo piense otra vez si le importa algo la gente que utiliza los servicios de su compañía”, le ha retado.

Durante su comparecencia, Wylie ha sugerido que Facebook podría haber estado al tanto de la recolección masiva de datos personales llevada a cabo por GSR, compañía asociada a Cambridge Analítica, en julio de 2014, aún antes de lo que hasta ahora se daba por hecho: la red social no tomó medidas hasta 2015 y no lo reconoció públicamente hasta la semana pasada, arrastrada por las revelaciones de The Guardian.

“Facebook reconoce completamente el nivel de interés público y parlamentario en estos temas y comparte su consideración de que estos asuntos deben ser tratados en los niveles más altos de la compañía por aquellos en una oposición autorizada para responder a sus preguntas. Por ello, el señor Zuckerberg ha pedido personalmente a uno de sus segundos de a bordo que se pongan a su disposición”, respondió la compañía, por carta, a Collins.

Más información