Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el gendarme que se ofreció de rehén en el atentado yihadista de Francia

El número de víctimas mortales asciende a cuatro. La policía mató al terrorista en el asalto

Arnaud Beltrame, en una foto de 2013 en Avranches (Francia).

El teniente coronel de la gendarmería francesa Arnaud Beltrame, de 44 años, que ayer se intercambió por los rehenes en el ataque terrorista en un supermercado de Trèbes, al sur de Francia, ha fallecido esta madrugada por las heridas que sufrió. El terrorista Redouane Lakdim, de 25 años, le disparó varias veces. El fallecimiento de Beltrame eleva a cuatro las víctimas mortales de Lakdim, que ayer a las once de la mañana entró en el supermercado armado, al grito de Alá es grande.

"Muere por la patria. Francia nunca olvidará su heroísmo, su valentía, su sacrificio. Con el corazón encogido, dirijo el apoyo de todo el país a su familia, a sus allegados y a sus compañeros de la gendarmería de L'Aude", escribió antes de las seis de la mañana en Twitter el ministro del Interior francés, Gerard Collomb. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aplaudió "el coraje" del gendarme y destacó que "salvó vidas e hizo honor a su Ejército y su país. Ha caído como un héroe". El teniente coronel estaba casado y sin hijos.

Beltrame llevaba desde agosto destinado en Carcasona, en el distrito de Aude, y fue, según los medios locales, uno de los primeros en llegar al supermercado. "Yo sabía que tenía que ser él", aseguró ayer su madre a la cadena de radio francesa RTL, al conocer que un policía se había ofrecido como moneda de cambio. "Él siempre lo ha hecho todo por la patria. Es su razón de vivir", añadió. Y aseguró que seguramente le hubiese respondido que solo cumplía con su deber. Licenciado en la escuela militar, el teniente coronel sirvió en Irak en 2005, antes formó parte de la unidad de élite de la Gendarmería y también estuvo destinado en el equipo de seguridad del Palacio del Elíseo. En diciembre del año pasado, participó en un simulacro de atentado en un supermercado, según contó el periódico regional francés La Dépêche du Midi.

El papel de Beltrame, que el ministro del Interior francés tachó de "heroico", fue decisivo. Se ofreció para que Lakdim dejase al resto de rehenes en libertad. El teniente coronel entró con su teléfono encendido, que dejó encima de una mesa, de manera que desde fuera los policías podían escuchar lo que ocurría. Las unidades de élite de la policía francesa entraron cuando oyeron que el terrorista abría fuego, y le abatieron.

Lakdim, nacido en Marruecos, inicio su ataque antes de las once de la mañana, cuando robó, asesinando a uno de los pasajeros, un Opel Corsa blanco. Después disparó contra un grupo de policías que regresaban al cuartel tras su entrenamiento matutino y siguió con el coche hasta el supermercado U, que está a pocos kilómetros. Allí mató a un carnicero y a una cliente. En total, hirió a 16 personas. La policía le tenía fichado por tráfico de drogas y delincuencia común, y aunque le tenía en el radar por su posible radicalización, no había detectado que podía pasar a la acción. El ataque fue asumido por el Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés).

Se trata del primer atentado de índole yihadista que vive Francia desde el asesinato de dos jóvenes en la estación de trenes de Marsella, el 1 de octubre de 2017, y el decimotercero con víctimas mortales desde el cometido contra el semanario satírico Charlie Hebdo, el 7 de enero de 2015. En todos ellos, 202 personas han perdido la vida, lo que sitúa a Francia como uno de los principales blancos del Estado Islámico.

Más información