Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia electoral argentina investiga si Cambridge Analytica operó en elecciones locales

Los auditores del tribunal revisan las declaraciones de ingresos y gastos de campaña de los partidos

El rótulo de Cambridge Analytic en sus oficinas de Londres.
El rótulo de Cambridge Analytic en sus oficinas de Londres. Getty

Los tentáculos de la consultora electoral Cambridge Analytica alcanzaron a Argentina. Lo confirmó uno de sus directivos ante una cámara oculta de la cadena británica Channel 4, en la que nombra al país sudamericano casi al pasar, junto con Nigeria, Kenia, República Checa, India y Argentina”. El vídeo es una prueba más de la trama de manipulación de datos de la consultora que impulsó, con información de 50 millones de usuarios de Facebook, la presidencia de Donald Trump. La Cámara Nacional Electoral (CNE) argentina, que forma parte del Poder Judicial, ha abierto de oficio una investigación para encontrar posibles huellas del trabajo de Cambridge Analytica en el país.

“El lunes a primera hora, ni bien estalló el escándalo a nivel mundial, se instruyó al cuerpo de auditores y a las oficinas correspondientes que tienen que ver con el financiamiento partidario para que busquen si la empresa mencionada aparece en algunas de las últimas elecciones, tanto presidenciales como legislativas”, dice una fuente de la Cámara a EL PAÍS. En la Cámara reconocen que la búsqueda no será fácil porque no hay certeza de que Cambridge Analytica haya participado y, en caso de haberlo hecho, en qué elección.

Las leyes argentinas obligan a los partidos políticos a informar de dónde han sacado sus fondos de campaña y en qué lo han gastado. Para saber si Cambridge Analytica participó en alguna elección, el partido debe haber informado sobre ello. “El problema es que no creemos que la empresa, si alguna vez operó aquí, esté con su nombre original”, dice la fuente judicial. Tampoco está claro qué consecuencias judiciales puede tener el partido que haya contratado a la consultora, porque luego habría que probar que sus servicios derivaron en algún tipo de práctica ilegal.

Por el momento, la única prueba de la que dispone la Cámara es la declaración del presidente ejecutivo de Cambridge Analytica, Alexander Nix, a una cámara oculta en la que da detalles de los mecanismos que usan para manipular a los votantes y dirigentes políticos. La grabación sumó nuevos detalles a la información publicada por The New York Times y The Guardian, donde se detalla la forma en que la consultora usó información obtenida indebidamente, incluidos los "me gusta", de unos 50 millones de usuarios de la red social para tratar de influenciar los comicios a favor de Trump.

En el vídeo, Nix y otros dos ejecutivos se jactan ante un periodista al que, engañados, consideraban un potencial cliente en Sri Lanka, que Cambridge Analytica y su casa matriz, Strategic Communications Laboratories (SCL), habían trabajado en más de doscientas elecciones en todo el mundo, incluidas las de “Nigeria, Kenia, República Checa, India y Argentina”. No daban fechas precisas. Fuentes del macrismo negaron ante El PAÍS que Cambridge Analytica haya trabajado con los equipos de campaña oficialistas en las últimas elecciones. Desde el kirchnerismo también rechazaron cualquier vínculo con la consultora y consideraron que el vídeo no es prueba. “En las imágenes venden cómo han trabajado en distintos países y con muchos políticos, pero puede ser puro humo. Este tipo de personas si en algo se especializan es en vender humo. Pueden decir que trabajaron con Donald Trump o Emmanuel Macron, pero no hay forma de comprobarlo”, dice una persona del entorno de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Argentina tuvo elecciones legislativas en octubre del año pasado y generales en ese mismo mes de 2015. Mauricio Macri alcanzó el poder en éstas y su partido ganó con comodidad las de 2017, consideras determinantes del mapa político que delineará las candidaturas presidenciales del año que viene.

Amnistía Internacional denuncia ataques de trolls afines al Gobierno

Mar Centenera

Amnistía Internacional denunció que referentes de derechos humanos y periodistas de Argentina reciben ataques de “cibertropas vinculadas discursivamente al gobierno nacional” destinados a atacar y legitimar su discurso. En su informe El debate público limitado. Trolling y agresiones a la libre expresión de periodistas y defensores de derechos humanos en Twitter Argentina, la organización analizó los ciberataques recibidos por una decena de defensores de los derechos humanos y periodistas a través de 354.000 tuits publicados contra ellos entre el 22 de octubre y el 14 de noviembre de 2017. Es el periodo inmediatamente posterior al hallazgo del cadáver de Santiago Maldonado tras 77 días de búsqueda y luego de una represión policial en el sur del país.

Cerca de la mitad de los ataques procedieron de bots, cuentas para la difusión masiva automatizada, según Amnistía. Decenas de miles de "me gusta" en sólo tres semanas y el retuiteo descontrolado de cuentas que atacan a defensores de derechos humanos y periodistas críticos con el Gobierno son algunas de las características de estas cuentas.

La directora de Amnistía en Argentina, Mariela Belski, admitió el lunes que desconocen el origen de estas cibertropas, pero sí pudieron determinar que son afines al macrismo y tienen como objetivo silenciar y amedrentar a los críticos. El Gobierno negó cualquier vínculo con los bots. “Absolutamente no”, respondió el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, al ser consultado en radio La Red si el Gobierno estaba detrás de esos ciberataques. “No tengo conocimiento y no creo que exista eso en nuestro Gobierno para nada", subrayó Frigerio.

Más información