Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boko Haram libera a más de un centenar de las 110 estudiantes que secuestró hace un mes

El Gobierno aún no se ha pronunciado sobre el paradero de las chicas que faltan, pero los medios locales apuntan a que habrían muerto por asfixia después de su secuestro

Boko Haram
El equipaje de las niñas secuestradas el pasado febrero por Boko Haram, en el colegio de Dapchi (Nigeria) en el que cursan estudios, en una foto del pasado 6 de marzo.

El grupo terrorista Boko Haram ha liberado este miércoles a más de un centenar de las 110 estudiantes que fueron secuestradas hace un mes en la localidad nigeriana de Dapchi, una aldea del Estado de Yobe, en el noreste de este país africano, según ha informado la mañana de este miércoles el Gobierno en un comunicado. Aunque no ha dado una cifra concreta, el ministro de Información nigeriano, Lai Mohammed, ha confirmado la liberación de 106 personas —105 chicas y un chico—, según apunta el diario local Premium Times. En una rueda de prensa anterior, Mohammed insistió en que "el número puede seguir creciendo, ya que se sigue documentando la liberación de las chicas".

Las chicas fueron liberadas en torno a las 3:00 hora local (misma hora en la España peninsular), cuando el grupo terrorista las dejó en Dapchi, la localidad donde se encuentra el instituto femenino de educación secundaria contra el que atentó el pasado 19 de febrero. Varios testigos han asegurado que las estudiantes llegaron a esta localización a bordo de nuevo vehículos del grupo islamista; de acuerdo con la versión de los mismos, los milicianos han liberado primero a una niña en un pueblo cercano y después se han trasladado hasta el centro de Dapchi, donde han liberado al resto de las pequeñas. Modu Goniri, un padre de dos víctimas del secuestro confirmó por teléfono a Efe la llegada: "Mis dos hijas están entre las niñas que fueron hoy liberadas".

El Gobierno aún no se ha pronunciado sobre el paradero de las chicas que faltan, pero los medios locales apuntan a que habrían muerto por asfixia poco después de su secuestro, debido a que los vehículos en los que eran trasladadas iban demasiado llenos."Cinco de nosotras murieron mientras que otra, cristiana, sigue secuestrada porque se negó a renunciar a su religión', aseguró, Maryam Yerima, una de las liberadas, en declaraciones publicadas por el diario Daily Trust.

La joven detalló que les daban dátiles y frutos silvestres para comer y que los yihadistas les pidieron que cambiasen sus uniformes por un hiyab (pañuelo que cubre la cabeza de las mujeres musulmanas, pero no la cara) amarillo. Además, Yerima dijo que llevaban cinco días viajando hasta su aparición en Dapchi.

Después de su llegada, las liberadas fueron trasladadas, con un gran dispositivo militar, a la capital del estado de Borno, Maiduguri, donde, según medios locales, serán recibidas por un grupo de ministros enviados por el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari.

Una de las chicas liberadas por Boko Haram este miércoles en la localidad de Dapchi.
Una de las chicas liberadas por Boko Haram este miércoles en la localidad de Dapchi. AFP PHOTO

El miércoles de la semana pasada, Buhari, prometió a los padres de las pequeñas que el Gobierno no descansaría hasta lograr que las niñas volvieran a sus hogares. Buhari afirmó entonces que había ordenado una operación de vigilancia aérea y de investigación para conseguir que las niñas fueran liberadas y prometió que el Gobierno pondría fin a la amenaza de Boko Haram. 

La desaparición de las escolares constituyó uno de los mayores incidentes de este tipo desde que Boko Haram secuestró a más de 270 niñas en la ciudad de Chibok en 2014. Ese caso atrajo la atención mundial sobre las actividades del grupo terrorista en la zona, que se suceden desde hace nueve años y que, según Naciones Unidas, han provocado una de las peores crisis humanitarias del mundo.

Además, este martes Amnistía Internacional denunció en un informe tras una investigación sobre el secuestro de Dapchi que las fuerzas de seguridad nigerianas fueron alertadas con antelación de la llegada de los milicianos de Boko Haram a esta localidad y no actuaron para impedir el ataque y el rapto el pasado febrero.

Más información