Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio Moro: “La corrupción seguirá existiendo, pero debemos romper las reglas de la impunidad”

El juez brasileño visita México para hablar del éxito de la operación ‘Lava Jato’, que ha derivado en 118 sentencias

El juez Sergio Moro, en el Senado de México.
El juez Sergio Moro, en el Senado de México. El País

Sergio Moro visitó México para hablar de la importancia de la lucha contra la corrupción. El juez brasileño que lidera desde 2014 el caso Lava Jato, que ha derivado en 118 sentencias condenatorias incluida la del expresidente Luis Inacio Lula da Silva y ha desnudado un sistema de sobornos que ha rebasado las fronteras de Brasil, encontró a su paso un país que lleva cuatro meses sin fiscal general y que tiene un complejo Sistema Nacional Anticorrupción en funciones pero acéfalo. Sin embargo, el juez dejó un mensaje de que es posible romper las inercias que parecen enraizadas en las naciones. “La corrupción siempre ha existido y existirá, pero lo que debemos hacer es romper las reglas de la impunidad”, dijo el magistrado de la 13 Corte Criminal Federal de Curitiba. 

El juez Moro, invitado al país norteamericano por la asociación civil Mexicanos contra la corrupción, se reunió este lunes con estudiantes de Derecho de diversas universidades. También se entrevistó con ministros de la Suprema Corte de Justicia y dio sendas conferencias en el Senado y en el Colegio Nacional. En una pequeña reunión con periodistas, en la que estuvo EL PAÍS, el juez detalló las claves que permitieron a Lava Jato convertirse en el caso judicial más conocido de América Latina rompiendo el pacto de impunidad entre el poder político y las corporaciones. “Fue muy importante la colaboración de delincuentes confesos. Un exdirectivo de Petrobras reveló los crímenes de otro. Y eso hizo posible procesar un caso mucho más grande que reveló todo un sistema criminal”, explicó. “Es importante tener pruebas. No puedes conseguir sentencias solamente con deposiciones”. 

La investigación contó con la cooperación de Suiza, que proveyó a los juzgados brasileños con evidencia. “Ellos pusieron condiciones. Darían información sobre pagos de sobornos , pero exigieron no procesar delitos fiscales con esas pruebas”, agrega el juez. El resultado es una operación que desveló los tentáculos de una trama que alcanzó políticos y empresarios en Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela. Hasta hoy llegan a sus juzgados testimonios de empleados que aseguran haber pagado propinas y coimas a funcionarios de otros países para obtener contratos y favores de diferentes gobiernos. 

Moro nació en la ciudad de Maringá (Estado de Paraná, al sur de Brasil) en 1972. Está casado y tiene dos hijos. Cursó la carrera de Derecho y después hizo las oposiciones para entrar a la magistratura en 1996. Sobre él planeó la figura de Giovanni Falcone, uno de los jueces italianos que logró más de 300 sentencias condenatorias de mafiosos sicilianos en los años ochenta y noventa como parte de la investigación Mani pulite (manos limpias). “Fue un juez que me marcó”, aseguró. El juez no fue el mismo después de haber leído Excellent Cadavers, un libro sobre la investigación judicial orquestada por el magistrado de Palermo, asesinado en un atentado en mayo de 1992. Ese texto, recordó Moro, después fue llevado al cine en la película Falcone. El propio Moro será un personaje de ficción. El 23 de marzo, Netflix estrenará mundialmente O Mecanismo, una serie brasileña inspirada en la operación Lava Jato que detalla la investigación policial. 

La corrupción no es una enfermedad tropical… No existe ningún destino manifiesto que condene a los países latinoamericanos a la corrupción

Los manifestantes que tomaron las calles de Brasil en 2016 para mostrar su hartazgo por la corrupción que había contaminado las altas esferas de la política usaban máscaras y camisetas con su rostro. El juez Moro, sin embargo, se resta protagonismo. “No fue idea mía, yo no lo pedí”, ríe. Las sentencias del caso, asegura, “no son el trabajo de un solo hombre”. 

Las claves del éxito de Lava Jato fueron diversas. “Brasil desarrolló una democracia muy exigente después de los años del Gobierno militar”, asegura. Esto hizo que varias instituciones del Estado vieran reforzadas sus cimientos. Entre ellos, el sistema de justicia y la independencia interna de los órganos de investigación. “Volvimos todo público para que la gente conociera lo que estaba ocurriendo, que supiera lo que estaba pasando”. La operación contó con el apoyo de la opinión pública y de la prensa local. “Han sido determinantes porque evitan la obstrucción de la justicia. Esta gente es muy poderosa”, dijo en referencia a los políticos y empresarios corruptos. “También fue importante tener algo de suerte”, bromeó. 

Moro retomó ayer el mensaje optimista frente a un grupo de senadores mexicanos. “La corrupción no es una enfermedad tropical… No existe ningún destino manifiesto que condene a los países latinoamericanos a la corrupción”. La figura que ayudó a romper la inercia de la impunidad en Brasil tiró del optimismo y llamó a la acción. “El presidente del Supremo Tribunal dijo que tal vez los tiempos de los barones de la corrupción en Brasil estén llegando a su fin... Este caso dio la esperanza a los brasileños de que las cosas pueden cambiar, todo puede ser alterado siempre y cuando haya voluntad política”. Los senadores aplaudieron al final de la conferencia. El sonido de los aplausos no dejó claro si los legisladores recogían el guante o solo despedían a su invitado.