Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

#FreeMeekMill: La historia que esconde la canción de los campeones de la Superbowl

La polémica por el encarcelamiento del rapero llega a uno de los grandes espectáculos del mundo del deporte

El jugador de los Philadelphia Eagles, Patrick Robinson, celebra la victoria en la Super Bowl. Reuters

"¡Esperad un minuto! ¿Creíais que había terminado?". Así arranca el cambio de ritmo en la canción Dreams and Nightmares del rapero de Filadelfia Meek Mill. Con ella marchaban corriendo y bailando los Philadelphia Eagles mientras la megafonía del U.S. Bank Stadium (Minneapolis) anunciaba a los que se proclamarían campeones de la Super Bowl por primera vez en la historia de la franquicia. El sencillo no faltó tampoco en la posterior fiesta del vestuario de los vencedores.

La hinchada de los Eagles agolpada en las gradas se incendió al instante al escuchar los acordes y en las redes sociales arrancó una reacción masiva la que se sumaron grandes figuras del deporte estadounidense como las estrellas de la NBA LeBron James y Karl Anthony Towns. El alero de los Cleveland Cavaliers utilizó Twitter para mencionar el hashtag #FreeMeek, mientras que el joven de los Minnesota Timberwolves lucía una equipación con el dorsal 1 y en la que se podía leer: "Liberad a Freek Mill". El artista fue sentenciado por el tribunal del estado Pensilvania a una pena que le podría llevar a pasar entre dos y cuatro años de prisión por violar su libertad condicional, en noviembre de 2017.

Sus problemas con la justicia se remontan al año 2008 cuando se vio envuelto en un caso relacionado con posesión de armas y narcóticos. La polémica de la nueva sentencia, que se ha convertido en un caso de interés nacional, se debe a los casos por los que la juez Genece E. Brinkley ha considerado que ha incumplido su situación de libertad vigilada: Un arresto por pelearse con un empleado del aeropuerto de Saint Louis que le pidió una fotografía y por hacer caballitos con su moto de cross.

Pronto se sucedieron las reacciones de varios activistas destacados del mundo del hip hop en Estados Unidos como Jay-Z, T.I., Rick Ross o el humorista Kevin Hart. "La sentencia dictada por el juez, contra las recomendaciones del fiscal del distrito y el agente de la condicional, es injusta y desmesurada. Siempre apoyaremos a Meek Mill, tanto en sus intentos de corregir esta sentencia ilícita como en el regreso a su carrera musical", manifestaba Jay-Z en su cuenta de Facebook. También escribió una reflexión al respecto en el diario The New York Times.

El jugador de fútbol americano Colin Kaepernick, actualmente en búsqueda de equipo, también ha manifestado su apoyo a Mills a través de este vídeo en sus redes sociales. En él anuncia una donación conjunta del deportista y el cantante, por un valor superior a 16.000 euros, a la asociación de Filadelfia Youth Service Inc., que se dedica al apoyo de niños y adolescentes en situaciones desfavorecidas: "Aunque Meek Mills haya sido afectado por un error de la justicia, continúa luchando por apoyar a nuestras comunidades". Kaepernick fue nombrado personaje del año por la revista Sports Illustrated y fue uno de los candidatos al premio de la revista Time, que finalmente fue a parar al movimiento contra el acoso sexual contra las mujeres #MeToo. El ex quarterback de los San Francisco 49ers promovió una protesta simbólica al arrodillarse durante el himno inaugural previo a los partidos en rechazo a la violencia policial y la discriminación contra la comunidad negra.

"La juez es una enamorada de mi cliente"

Uno de los abogados de Mill, Joe Tacopina, habló recientemente en una entrevista a CNN y aseguró su cliente no ha sido tratado de forma justa durante el seguimiento del caso. Además ha denunciado irregularidades en el proceso, como que la magistrada le pidiese que actuase para ella: "Le pidió que volviese a grabar la canción Boyz II Men y que la mencionase a ella como a una influencia positiva en su vida". También declaró a la revista Billboard que le pidió dejar el sello musical Roc Nation para unirse al de un conocido. También destaca la duración de la libertad provisional: "Es la única persona que conozco que haya estado en libertad provisional diez años que no sea un pedófilo". La juez Brinkley no se ha manifestado públicamente respecto a estas acusaciones.

Dreams and Nightmares  (2012) habla de los duros orígenes por los que tuvo que empezar en su Filadelfia natal Mills hasta escalar a la posición que ocupa recientemente, para pasar a un cambio de ritmo más agresivo en los que denuncia los peligros y dificultades que sobrevienen a la fama. Usa un lenguaje muy explícito y amenazante propio del género gangsta rap. La canción se ha convertido en un himno para muchos ciudadanos de la ciudad, que la cantaron en una marcha de protesta frente a los tribunales que contó con la presencia del mencionado Rick Ross, el jugador de los Philadelphia Eagles Malcom Jenkins y la leyenda de los Sixers Julius Erving. No es la primera vez que el equipo se identifica públicamente con ella. Así ha ocurrido al final de varias victorias logradas en su estadio local, el Lincoln Financial Field.