Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurocámara propone dar a España y Francia más diputados tras el Brexit

Ambos países ganan cinco escaños más respectivamente y se acercan así a la ratio por población de los países mejor representados, como Alemania

Miembros del Parlamento europeo, la semana pasada.
Miembros del Parlamento europeo, la semana pasada. AFP

El Brexit es uno de los mayores desafíos de la Unión Europea en los próximos años. Las negociaciones para la primera salida del club europeo en más de seis décadas no han hecho más que empezar, y el impacto económico y político del divorcio será de primera magnitud. Veintisiete contra uno: quizá lo más sorprendente hasta ahora es la unidad de los socios. Ajena al ruido y agarrada a esa unidad, Bruselas sigue diseñando la nueva fisonomía de la UE: la Eurocámara propondrá esta semana reducir de 751 a 705 el número de eurodiputados. El Parlamento elimina así una parte de los 73 euroescaños británicos. El resto ha desatado una batalla feroz entre bambalinas, de la que finalmente salen ganando España y Francia, que consiguen cinco asientos más por cabeza.

España pasará de 54 a 59 eurodiputados si el próximo martes sale adelante el borrador pactado por los principales grupos; Francia, con una población mayor, pasará de 74 a 79. Ambos países estaban infrarrepresentados en esa ratio entre escaños y población con respecto a Alemania, que no consigue ni un solo diputado más. Los italianos ganan tres escaños, Holanda e Irlanda obtienen dos adicionales y Suecia y Austria uno extra. El resto se queda como estaba.

La decisión final está en manos del Consejo Europeo, pero la delegación española en la comisión constitucional de la Eurocámara apunta que España “está ahora en la media entre escaños y población de los grandes países de la Unión, después de una negociación en la que los partidos españoles han fijado posiciones conjuntas”, según Esteban González Pons (PPE), que ha peleado por ese aumento junto a Ramón Jáuregui (PSE) y Maite Pagazaurtundúa (liberales). “España recupera el peso que le corresponde: ahora hay que dar densidad política y presencia institucional a esa representación: es urgente recuperar peso en Europa”, añade Jáuregui.

Las negociaciones entre el Reino Unido y la UE han pasado a una segunda fase (tras el acuerdo de divorcio sobre la factura, los derechos de la ciudadanía y la frontera con Irlanda), pero el riesgo de un Brexit duro sigue ahí, pese a que en los últimos días se han multiplicado las declaraciones de líderes que sugieren que el divorcio se podría revocar. No parece el escenario más probable. La prueba es que la UE sigue adelante con el resto de agendas: la reforma de la eurozona y los pasos adelante en migración, defensa y seguridad van de la mano con los trabajos preparatorios de la salida de Reino Unido, que ha encontrado en el Parlamento Europeo a una de las instituciones menos permeables a las peticiones británicas.

La legislatura europea encara su fase final: las elecciones a la Eurocámara están previstas en mayo de 2019, y los grandes partidos empiezan a calentar motores. Junto con esa escaramuza por los euroescaños que deja vacantes el Brexit, uno de los grandes debates de los próximos meses será el de las listas transnacionales (que no siguen la lógica de representación de cada país, sino que aglutinan a representantes de los diversos Estados) para los comicios europeos. Ese debate viene de lejos. Pero llega con renovados bríos: el presidente francés, Emmanuel Macron, ha hecho suya esa idea con la mente puesta en crear una nueva formación, si finalmente no se une a los socialdemócratas o los liberales. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ya citó esa posibilidad —que previamente habían lanzado los socialdemócratas italianos— en su discurso sobre el Estado de la Unión, el pasado otoño. Y la idea va ganando densidad: España, Irlanda y Bélgica apoyan esa propuesta entre el centroderecha, y la reciente cumbre del Sur en Roma (en la que participaron Italia, España, Francia, Grecia, Chipre y Portugal) incluyó la posibilidad de impulsar listas transnacionales en sus conclusiones. La Eurocámara abrirá esa discusión también el martes.