Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

A dos meses de las elecciones al Congreso de la República en Colombia

Las elecciones legislativas se celebran en marzo como una primera vuelta de las presidenciales

El 11 de marzo de 2018, en dos meses, se llevaran a cabo las elecciones legislativas en Colombia. En mayo se celebrará la primera vuelta presidencial y en junio habrá una segunda o balotaje. Sin embargo, por los particulares de estas elecciones, se podría decir que las elecciones legislativas serán algo así como la primera vuelta presidencial. De cómo salga la composición del Congreso, seguramente algunas candidaturas presidenciales irán cuesta arriba y otras se derrumbarán.

Así las cosas, los cinco más opcionados en las encuestas se jugarán su futuro el 11 de marzo. Por un lado, el puntero en las encuestas, Sergio Fajardo, tomó la decisión de irse en la Coalición Colombia, con el Partido Verde y el Polo Democrático, el primero de centro y el segundo de izquierda. Entre ambos suman diez curules, cinco cada uno. Si estos dos partidos se mantienen o aumentan, la candidatura de Fajardo está asegurada, pero si ocurre una debacle, seguramente la candidatura se derrumbaría. Todo parece indicar que los verdes podrían aumentar uno o dos curules. El problema está en el Polo, que tiene dificultades para superar el umbral, que estaría entre 470.000 y 490.000 votos. La dificultad está en que la izquierda se dividió y los candidatos presidenciales Gustavo Petro y Clara López crearon una lista que se llevaría unos 100.000 votos del Polo. En todo caso, si el Polo pasa umbral Fajardo garantizaría una candidatura presidencial viable.

El siguiente candidato es German Vargas Lleras, exvicepresidente colombiano, quien se ha hecho a una maquinaria política que no se veía hacía décadas. Ha logrado aliarse con políticos de todos los colores, ideologías y reputación. Con su partido, Cambio Radical, aspira a pasar a 18 senadores, doblando su presencia actual. Además, si logra el apoyo del Partido Conservador podría superar la treintena de senadores. Se debe recordar, en todo caso, que Cambio Radical ha inscrito en sus listas al Congreso a políticos de una muy complicada reputación. Por ejemplo, logró llevarse a Richard Aguilar, hijo del condenado político socio de paramilitares Hugo Aguilar. También se llevó los votos de los García Romero en el departamento de Sucre. En su lista aparece Juliana Escalante García, sobrina del político Álvaro García, condenado a 40 años de prisión por la masacre de Macayepo. Se podría decir que Cambio Radical le quitó cerca de 300.000 votos al partido Opción Ciudadana y lo tiene en riesgo de umbral.

El siguiente candidato es Gustavo Petro. Viene de la izquierda, aparece muy bien en las encuestas, pero su techo es bastante bajo. Es decir, sus posibilidades de crecer son pocas. Es un candidato, además, con una base social pequeña pero leal y sin partido. Decidió crear una lista al Congreso, con muy pocas posibilidades. Seguramente sacarán entre 100.000 y 150.000 votos, muy pocos pero suficientes para sepultar también al Polo Democrático. Es probable que el 11 de marzo la candidatura de Petro comience a decrecer.

Después viene Humberto de La Calle, exvicepresidentes y ex jefe negociador del Gobierno en los acuerdos de paz de La Habana. Solo hasta hace algunos días su candidatura había despegado, llegando a estar en el 10%. El Partido Liberal y un gran sector del Partido de la U lo apoyan. Ambos seguramente van a decrecer, la pregunta es qué tanto. Algunos creen que el partido Liberal podría caer a 14 escaños y la U a una cifra similar. Si el decrecimiento es muy grande Humberto de La Calle será enterrado políticamente, pero si eso no sucede su candidatura podría ser bastante viable, e incluso ante una debacle de la Coalición Colombia, podría recoger gran parte de esos votos.

La última opción de los punteros es la del candidato del expresidente Álvaro Uribe o el Centro Democrático, el candidato de la derecha más radical. Hasta el momento el elegido es el senador Iván Duque, quien compite con Marta Lucía Ramírez por el liderazgo en una posible coalición en la derecha. Tienen un debate sobre el mecanismo para escoger el candidato. Ramírez quiere una encuesta, ya que la ganaría muy fácilmente, Iván Duque quiere una consulta, pues sabe que su partido la ganaría, ya su contrincante no tiene ningún partido que la apoye. Todas las cuentas prevén que el Centro Democrático aumentará sus escaños, la pregunta es el tamaño del aumento.