Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un policía muerto y otros cuatro heridos en un tiroteo en Denver

Los agentes acudieron a una casa tras una llamada por una denuncia de violencia de género. Dos civiles también recibieron disparos

Un policía en el lugar del tiroteo a las afueras de Denver
Un policía en el lugar del tiroteo a las afueras de Denver AP

Cinco policías fueron tiroteados este domingo a las afueras de Denver (Colorado) cuando llegaron a una casa tras recibir una llamada por una denuncia de violencia de género. Uno de los agentes murió mientras que el tirador "se cree que está fallecido" y "ya no es una amenaza" después de ser abatido por la policía, según anunciaron las autoridades. Otras dos personas civiles están heridas tras recibir disparos.

No se ha revelado la identidad del hombre que abrió fuego contra los agentes, que eran ayudantes de sheriff, y se desconoce su móvil. Tampoco se conoce con exactitud la gravedad de las lesiones de todos los heridos, que fueron trasladados a hospitales de la zona.

El suceso tuvo lugar en Highlands Ranch, un municipio 28 kilómetros al sur de Denver, donde el ambiente en el último día del año quedó trastocado. La policía recibió a las 05.15 de la mañana una llamada por un caso de presunta violencia machista.

Tras el tiroteo, las autoridades pidieron a los vecinos que no salieran de sus casas y se alejaran de ventanas al exterior. Más adelante, se habilitó un refugio al que podían acudir los residentes que tuvieron que abandonar sus casas.

El debate sobre la epidemia de violencia armada en EE UU y las acusaciones de gatillo fácil de la policía contra la población negra dio un viraje en julio de 2016. Cinco agentes murieron entonces en Dallas por disparos desde una azotea de un exmilitar afroamericano que dijo actuar en represalia por las muertes de negros a manos de la policía. 

En Estados Unidos, cada día de media 309 personas reciben disparos y 93 de ellas mueren. En un año, equivale a 114.994 personas, de las que 33.880 fallecen, según estimaciones de la Campaña Brady. Las cifras suponen una anomalía en el mundo desarrollado. Como también lo es el cálculo de que hay nueve armas por cada 10 ciudadanos. Es la proporción más alta del planeta.

Más información