Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump expresa su confianza en que el fiscal de la trama rusa “será justo” con él

El presidente acusa a China de proveer de petróleo a Corea del Norte

Donald Trump, el pasado octubre en Washington.
Donald Trump, el pasado octubre en Washington. AP

Donald Trump abordó este jueves la enorme sombra que le ha acompañado durante todo 2017 y que le aguarda en 2018, la investigación de la trama rusa, para lamentar que está perjudicando la imagen de Estados Unidos y dar un voto de confianza fiscal especial que lleva el caso, Robert Mueller. En una entrevista improvisada con The New York Times, en su club de golf de Florida, Trump deseó que el proceso acabe cuanto antes y confió en que Mueller le tratará con justicia.

El exdirector del FBI debe esclarecer si el entorno de Trump colaboró de alguna forma con la injerencia rusa en las elecciones presidenciales -una maniobra que Estados Unidos da por probada y que Moscú niega- para favorecer la llegada del republicano a la Casa Blanca. El presidente negó hasta la saciedad que tal conchabanza haya ocurrido y recalcó que la investigación “da muy mala imagen al país, le pone en muy mala posición”. “Cuando antes acabe, mejor para el país”, añadió. En cualquier caso, confió en la imparcialidad del fiscal. "No ha habido colusión, pero creo que él va a ser justo", dijo.

Hace unos días The Washington Post publicó que el equipo de Trump estaba presionando a Mueller para lograr un cierre del caso en breve. También se han difundido noticias sobre el deseo del neoyorquino de deshacerse el fiscal especial, un cese que no puede decidir de forma directa pero que sí sería posible si decide cambiar al fiscal general, Jeff Sessions. Este se inhibió de caso y su número dos decidió nombrar al fiscal especial. Un nuevo fiscal general podría asumir la investigación y prescindir de Mueller. El voto de confianza de este jueves difiere mucho de los ataques de Trump al exdirector del FBI que también investigó el caso y quien despidió, James Comey, y al número dos, Robert McCabe, a quien atacó estas Navidades.

Trump también se refirió a China en la entrevista. Este jueves acusó a Pekín de estar vendiendo petróleo al régimen de Pyongyang, lo que supondría incumplir las restricciones recientemente impuestas por Naciones Unidas. "Pillados con la manos en la masa - muy decepcionado de que China esté permitiendo que vaya petróleo a Corea el Norte. Nunca habrá una solución amistosa al problema de Corea del Norte si esto continúa sucediendo", criticó el mandatario en la red social Twitter.

El neoyorquino, que se encuentra en Florida pasando unos días de vacaciones navideñas, no aclaró si estaba dando por buena la información de un diario surcoreano llamado The Chosun Ilbo recogida poco antes por la Fox. La noticia señala que satélites estadounidenses habían detectado barcos chinos vendiendo crudo a Corea del Norte en el mar del Oeste una treintena de veces desde octubre.

El pasado 21 de enero, como consecuencia de la última prueba balística, el Consejo de Seguridad de la ONU endureció las sanciones al régimen norcoreano y adoptó una resolución que restringe en un 90% sus importaciones de productos petroleros refinados y da un plazo de dos años a los empleados que tienen en el extranjero para volver al país.

Corea del Norte, el país más sancionado del mundo por su carrera nuclear, ha intensificado sus ensayos balísticos en el último año e incrementado las tensiones. La nueva Administración estadounidense ha endurecido el discurso contra el régimen y sugerido incluso la posibilidad de una acción militar. Trump fue muy crítico con China durante la campaña electoral, por su actitud con Pyongyang y el déficit comercial con el país, pero como presidente pareció más cordial. Además, logró el apoyo de China en la ONU para tener más mano dura contra el hermético país. El mensaje de este jueves apunta a un cambio de signo.

Más información