Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ULISSES CORREIA | PRIMER MINISTRO DE CABO VERDE

“La meta es crecer a un ritmo del 7% y lograr la eliminación absoluta de la pobreza”

Cabo Verde firma un tratado con EE UU para realizar ejercicios navales en sus aguas

Ulisses Correia, primer ministro de Cabo Verde.
Ulisses Correia, primer ministro de Cabo Verde.

Desde abril, Ulisses Correia (Praia, 1962) es el primer ministro de Cabo Verde. Su partido, Movimiento para la Democracia (MpD) ganó por mayoría absoluta al partido que llevaba 15 años gobernando este archipiélago africano que limita marítimamente con Canarias. Economista de profesión, durante su breve etapa como ministro de Finanzas (1999-2000) ligó la cotización de la moneda local al euro, dando estabilidad a la economía del país. De 2008 a 2015 fue el alcalde de la capital, Praia, a la que dotó de infraestructuras básicas, lo que finalmente le catapultó al Gobierno del país.

Pregunta. ¿Qué prometió a los caboverdianos para acabar con 15 años del anterior Gobierno?

Respuesta. En primer lugar, 15 años siempre desgastan a un Gobierno; en lo que respecta a nuestro partido, presentamos unas alternativas en contacto con la sociedad. Somos un partido de ciudadanos, no de aparato, y eso nos proporcionó mucho impacto entre los caboverdianos.

P. ¿Cuál es su objetivo en esta legislatura?

La ligazón del escudo al euro ha dado credibilidad a nuestra economía. Es una de las decisiones más rompedoras de la historia de Cabo Verde

R. Soy ambicioso. La meta es crecer a un ritmo del 7% anual; este año creceremos un 4,5% y el próximo el 5%. El 7% es lo mínimo que consideramos para colocar al país en línea para la eliminación absoluta de la pobreza y resolver el problema del desempleo que ahora es del 15%, aunque entre los jóvenes llega al 34%.

P. ¿Y cómo lo va a conseguir?

R. Con las reformas que vamos a introducir; con una fuerte apuesta por servicios en transportes aéreos y marítimos, y reformas institucionales, principalmente en Justicia, crearemos la dinámica de un crecimiento sostenido.

P. Cabo Verde tiene frontera marítima con las islas Canarias ¿Cómo es la relación con España?

R. Es buena, comercial e institucionalmente. Sus grandes grupos turísticos, como Melià, tienen inversiones en el país; la comunicación interna entre nuestras islas la realiza la compañía canaria Binter. Institucionalmente, acabamos de firmar un acuerdo con España para que los inversores españoles eviten la doble tributación fiscal. Y tenemos en perspectiva fuertes inversiones españolas.

P. ¿Qué importancia tiene el turismo en la economía del país?

R. Representa el 25% del PIB y en torno al mismo porcentaje en empleo; en términos inversores España es muy fuerte; en flujo de turistas, en 2020 esperamos recibir un millón de turistas. El primer origen es Reino Unido, con cerca del 30% de las visitas, seguido de Alemania, Francia, Portugal y España. Casi totalmente son países de la Unión Europea.

P. En su etapa como ministro de Finanzas (1998-2000) ligó la cotización de la moneda local, el escudo, a la del euro. ¿Cómo ha sido la experiencia?

R. Fue un paso muy importante. La ligazón del escudo al euro ha dado credibilidad a nuestra economía. Es una de las decisiones más rompedoras de la historia de Cabo Verde; eliminó los riesgos cambiarios en las transacciones comerciales con Europa. Fue una decisión estratégica, que rebajó el riesgo en las inversiones y transacciones internacionales. También permitió que la cotización ligada al euro fuera una referencia para la economía interna, al obligarnos a cumplir unos límites de endeudamiento público y de déficit. Toda la economía cambiaria de Cabo Verde quedó alineada con los grandes criterios europeos de convergencia.

P. ¿Esa alineación con el euro, les facilita ayudas de la Unión Europea?

R. La Unión Europea es nuestro principal socio y tenemos un programa de cooperación para que Cabo Verde dependa cada vez menos de la ayuda externa y que nos sirve cada vez más para ganar competitividad. Las inversiones que vamos a hacer en transporte aéreo y marítimo, turismo y tecnología responden a una estrategia de inserción de Cabo Verde en el espacio europeo —y no digo integración porque somos africanos—; la mayor inserción posible en la economía y el conocimiento que se produce en Europa.

La estrategia de Cabo Verde es conseguir la mayor inserción posible en la economía y el conocimiento que se produce en Europa

P. Su llegada al poder ha coincidido con un estrechamiento de relaciones con Estados Unidos. ¿Habrá una base militar?

R. No, porque lo prohíbe nuestra Constitución; pero hemos firmado un acuerdo para que las fuerzas militares americanas puedan hacer ejercicios navales en nuestras aguas. Y también queremos ampliar ese acuerdo con Estados Unidos para todo el golfo de Guinea. Queremos que la vasta zona marítima de Cabo Verde sea segura y también cooperar para que ese cinturón de seguridad se extienda al África Occidental.

P. Estados Unidos es la segunda patria para los caboverdianos, pues allí viven tantos como en su tierra nativa.

R. Sí, solo en Nueva Inglaterra, alrededor de Boston, residen oficialmente más de medio millón; por eso también queremos ser un puente entre aquel país y los países africanos de nuestra zona. Podemos ser plataforma para gente que quiera invertir en Estados Unidos. Vamos a dar exenciones fiscales a las empresas extranjeras que se instalen en Cabo Verde con el fin de exportar sus productos.

P. ¿Y cómo las van a atraer?

R. Tenemos características que cada día se valoran más. Somos un país estable, tolerante, tranquilo; podemos dialogar con todos sin que nadie se sienta amenazado; todo ello facilita la relación con el resto del mundo.

P. El próximo año, Cabo Verde asume la presidencia ejecutiva de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO). ¿Su actuación va a ir en ese sentido?

R. Sí, queremos reforzar ese espacio económico y de seguridad, donde viven 340 millones de personas, de las que 80 millones son de clase media. Esos países, entre ellos Nigeria, el primer productor de petróleo del continente, crecen por encima del 5%, sin embargo el comercio de la zona con el resto del mundo es del 3%, manifiestamente muy poco. Necesitamos una relación más abierta en comercio e inversiones con el resto del mundo; tenemos que ser un espacio más exportador y de valor añadido.

P. ¿Y qué va a ofrecer su Gobierno?

R. Esperamos poder acoger economía marítima, con todas sus actividades desde la pesca, al transporte, abastecimiento y reparación naval. Cabo Verde se va a especializar en eso porque tiene tradición y condiciones naturales; y también en servicios para el transporte aéreo, un puente de comunicación en las rutas africanas, de Brasil y de Estados Unidos. Somos un país seguro, de bajo riesgo comercial, con buenas telecomunicaciones y ciudades atractivas, características como para que el inversor venga y se sienta como en casa.

Más información