Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Frente Amplio de izquierda, la gran sorpresa en las elecciones de Chile

La nueva coalición, liderada por exlíderes estudiantiles de 2011, alcanza el 20,27% de los votos con su candidata Beatriz Sánchez

La candidata presidencial de la coalición izquierdista Frente Amplio, Beatriz Sánchez, saluda después de emitir su sufragio
La candidata presidencial de la coalición izquierdista Frente Amplio, Beatriz Sánchez, saluda después de emitir su sufragio EFE

Contra los pronósticos de las encuestas, que le daban un 8,5% de respaldo, el resultado de la candidata de la coalición de izquierda Frente Amplio, Beatriz Sánchez, fue la sorpresa de esta jornada electoral en Chile: obtuvo un 20,27% de los votos en las presidenciales. Aunque era predecible que obtendría el tercer lugar, no se esperaba que prácticamente le pisara los talones al candidato oficialista, Alejandro Guillier. Con el 22,64%, será el senador por Antofagasta el que se medirá en el balotaje del próximo 17 de diciembre con el expresidente Sebastián Piñera, que obtuvo un 36,66% de apoyo.

Constituida formalmente a comienzos de este año, la coalición Frente Amplio reúne a una docena de partidos y movimientos de izquierda. Sus principales líderes son dos exdirigentes estudiantiles de las movilizaciones de 2011: los diputados Gabriel Boric, del Movimiento Autonomista, y Giorgio Jackson, de Revolución Democrática. De 31 y 30 años respectivamente –una edad que no les permitía ser candidatos a La Moneda–, ambos parlamentarios se encuentran en los primero lugares del listado de los políticos mejor valorados por la ciudadanía, al igual que Sánchez.

En las parlamentarias de este domingo, tanto Boric como Jackson fueron reelectos en sus respectivos distritos, Magallanes y Santiago. Además, habrían logrado otros 18 diputados y al menos un senador, con lo que constituirían una bancada importante en un Congreso fragmentado.

Los resultados de Sánchez de este domingo derriban las aprensiones que surgieron luego de las primarias del Frente Amplio, que se celebraron el 2 de julio de este año. En las internas, donde la periodista triunfó ante el sociólogo Alberto Mayol, apenas convocaron a 327.000 votantes, un cuarto de los adherentes que logró movilizar la derecha en su primaria. Los problemas internos de sus líderes y la baja sostenida en las encuestas hicieron pensar a los analistas, erróneamente, que el Frente Amplio no tenía una fuerza superior a un 7%, similar al porcentaje de apoyo que históricamente tuvo la izquierda extra oficialista durante los noventa y 2000.

Se mira en Podemos de España, tienen una mirada crítica de la transición a la democracia y nació sobre la base de algunos principios básicos, como aspirar a convertirse en “una fuerza política y social transformadora cuyo propósito es superar el sistema neoliberal”. Plantean “la unidad en la diversidad –con vocación participativa, democrática y plural–, ser una alternativa al duopolio conformado por la derecha y la Nueva Mayoría y la independencia total del poder empresarial”. En su fundación señalaron la necesidad de construir “un programa construido democráticamente como base de la unidad”. El programa presidencial de Sánchez, de hecho, se plebiscitó a través de las redes y contemplaba una asamblea constituyente, entre otros asuntos.

En esta presidencial ocurrió algo similar a lo que sucedió en las municipales de 2016, en la ciudad de Valparaíso. Contra los pronósticos electorales, el abogado Jorge Sharp logró derrotar tanto al oficialismo como a la derecha y se transformó en el primer alcalde del Frente Amplio con el 53,7% de los sufragios, en el principal puerto del país.

Para el centroizquierda vienen horas trascendentales con miras al balotaje que se celebrará en 28 días. Guillier, debilitado, necesita del 20% de Sánchez para intentar derrotar a la derecha de Piñera. De la decisión del Frente Amplio y su capacidad para poner a disposición su fuerza política dependerá en buena parte el camino del progresismo chileno. “Vamos a resolverlo de manera democrática, lo vamos a discutir con calma”, señaló en T13 Radio uno de los coordinadores programáticos de la candidatura de Sánchez, Nicolás Grau. “Sea cual sea el caso, no vamos a ser parte del próximo Gobierno. Los votos son de las personas”, aclaró el economista.

Más información