Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por FRANCESCO MANETTO

El canal de televisión católico que rechaza la visita del Papa a Colombia

La Conferencia Episcopal del país ha pedido a los creyentes no sintonizarlo

Una mujer camina frente a un cartel con la imagen del papa Francisco en Cartagena.
Una mujer camina frente a un cartel con la imagen del papa Francisco en Cartagena. EFE

Colombia es un país de católicos. De los 49 millones de habitantes, 45,3 millones dicen serlo, según el Anuario Pontificio y de Estadísticas de la Iglesia. Los creyentes están de fiesta con la visita esta semana del papa Francisco a Colombia, anunciada en julio de 2016 y confirmada en marzo pasado. Habrá día cívico y desde hace varias semanas las ciudades que lo recibirán se preparan. En Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena arreglaron las vías por donde pasará el Papamóvil y acondicionaron tribunas, pantallas y las tarimas desde donde se dirigirá Francisco.

El último Sumo Pontífice que estuvo en el país fue Juan Pablo II en 1986. Un año difícil para los colombianos que apenas se sacudían de dos tragedias. En 1985, el centro del poder judicial en pleno corazón de Colombia se desangró a la vista de todos. La guerrilla del M-19 se tomó el Palacio de Justicia y en directo, por televisión, los colombianos fueron testigos de la retoma del lugar por parte Policía y el Ejército. Hubo muertos y desaparecidos. Ese mismo año, una avalancha producida por la erupción del volcán Nevado del Ruiz arrastró con la vida de al menos 20.000 personas. De Armero, el pueblo, quedó un doloroso recuerdo. La visita del papa Juan Pablo II a ese lugar marcó un momento histórico en el país.

El Papa Francisco llega cuando los colombianos tratan de pasar el capítulo de más de 50 años de guerra, mientras se enfrentan a la desesperanza que genera cada escándalo de corrupción. En medio del júbilo que despierta entre los feligreses y los discursos que hablan de la importancia de su presencia en el país para empujar la paz, algunos sectores católicos rechazan su visita. El canal de televisión Teleamiga se ha dedicado en los últimos meses a transmitir mensajes en contra. Detrás de la protesta está José Galat, excandidato presidencial, rector de la Universidad Gran Colombia y director de ese medio de comunicación. “El canal es católico, los que no son católicos son los que niegan la fe católica, o sea, los obispos que acompañan a un Papa que niega las verdades de la fe”, ha asegurado. La posición de Teleamiga provocó la reacción del Episcopado Colombiano que pidió a los fieles no ver ese canal bajo el argumento de que no representa la enseñanza de la Iglesia Católica. En una carta, los máximos representantes del catolicismo en Colombia señalaron al canal de "herir gravemente la comunión de la Iglesia".

Galat ha impulsado campañas para oponerse al aborto y al proceso de paz con las FARC. Lo ha hecho desde la academia y utilizando la televisión. Su protesta en las últimas semanas la ha centrado en el Papa. "Su designación fue obra de una mafia de cardenales. Suponiendo que su origen sea puro y no tenga ninguna mancha, ha estado enseñando cosas contrarias a la fe de la Iglesia”, ha dicho. A sus críticas se ha unido la voz de quienes cuestionan la visita de Francisco por los costos que representa. Los cálculos señalaban hasta hace unos días una cifra cercana a los US$10,1 millones por toda su permanencia en el país.

Pero ninguna queja ha sido suficiente para frenar la expectativa por la visita del Papa. Solo en Bogotá se espera la llegada de 700.000 personas e ingresos cercanos a los 30 millones de dólares. Según los expertos se activará el turismo religioso y se dinamizará la economía. La transmisión de las actividades del Sumo Pontífice en Colombia será vista en ochenta países.

Más información