Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurocámara exige a Bruselas que imponga visado a los estadounidenses

Washington aún pide ese documento a ciudadanos de cinco países de la UE

Visado de entrada búlgaro de 2001. Bulgaria fue el primer país europeo en implementar los visados con fotografías
Visado de entrada búlgaro de 2001. Bulgaria fue el primer país europeo en implementar los visados con fotografías

El Parlamento Europeo ha abierto este jueves una batalla de alto voltaje político hacia Estados Unidos. Los eurodiputados han pedido a la Comisión Europea que reinstaure el visado a los estadounidenses interesados en viajar a la UE. El motivo es que Washington aún exige esos trámites consulares a los ciudadanos de cinco países europeos y, por tanto, en conjunto de la UE debería actuar de manera recíproca con Estados Unidos. Aunque el contencioso ya coleaba en los últimos tiempos de la Administración de Barack Obama, la afrenta cobra mayor significado con la llegada al poder de Donald Trump. Sus primeros pasos en política migratoria no indican precisamente que entre sus prioridades figure eximir a polacos, rumanos, búlgaros, croatas, chipriotas del visado que ahora les aplica.

La decisión de la Eurocámara, adoptada por amplia mayoría en la Comisión de Libertades, no resulta vinculante para el Ejecutivo comunitario, que es quien tendría que advertir a Washington. Pero da un toque de atención sobre un asunto en el que Bruselas ya mostró su malestar con la Administración estadounidense. En abril de 2014, la UE notificó a Estados Unidos la falta de reciprocidad existente en la política de visados. Con las normas europeas en la mano, Bruselas debería haber propuesto la reinstauración de visados a ese país dos años después, que vencieron el pasado abril. Los eurodiputados dan ahora a la Comisión “un plazo de dos meses” para actuar, según la resolución aprobada. Aun así, tanto el Parlamento Europeo como el Consejo -representa a los Estados miembros- se reservan siempre el derecho de vetar la petición de Bruselas, que se formularía como un acto delegado.

Cuando venció el plazo legal, Bruselas ya amagó con pasar a la siguiente fase, pero por el momento no lo contempla. Se trata de una postura pragmática; la pugna que ahora tiene con Estados Unidos la mantuvo antes con otros cuatro países y en ningún caso llegó a reimponerles visados. El caso más reciente es Canadá, que aún impone el papeleo consular a búlgaros y rumanos, pero que ha prometido suprimirlo el próximo mes de diciembre. El comisario de Interior, Dimitris Avramopoulos, se reunió hace unos días con el secretario de Estado estadounidense, John Kelly y abordaron el asunto, explica una portavoz comunitaria, que recuerda el precedente de Canadá. “Nuestro análisis de la situación con Estados Unidos no ha cambiado y continuaremos nuestras discusiones”, añade.

La Comisión sigue apelando al diálogo y evita abrir controversias con Washington en un momento en que las posibilidades de enfrentamiento por todo tipo de políticas, más allá de las fronteras, han aumentado exponencialmente. La resolución del Parlamento se ha aprobado el mismo día en que el Consejo ha anunciado el acuerdo político para eximir de visado a los ucranios que deseen viajar al área Schengen.

Más información