Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy compara la crisis argentina y la española para respaldar a Macri

Los empresarios españoles trasladan su apoyo al presidente argentino pero le piden previsibilidad

Rajoy y Macri en el Palacio de la Moncloa, Madrid, este jueves. efe

Es posible que Mauricio Macri no se vuelva de España con grandes compromisos de inversión debajo del brazo. Pero lo que es seguro después de dos días de una visita clave es que el sábado se llevará a Buenos Aires un respaldo muy claro tanto político como empresarial a su política económica. Macri recibió dos avales clave en la segunda jornada: primero, el de los principales ejecutivos del IBEX 35, las grandes empresas españolas, y después el de Mariano Rajoy, que en una comparecencia conjunta comparó la crisis argentina con lo que él vivió en España cuando llegó al poder. "Nosotros tuvimos dos años muy malos y luego las medidas empezaron a hacer efecto", dijo el presidente como modo de respaldo a la política de Macri -muy criticada por la oposición y por amplios sectores sociales porque sus primeras consecuencias fueron un aumento de pobreza y una inflación descontrolada que ahora se está reduciendo, aunque también logró acceso al crédito internacional y confía en que este año la economía pueda volver a crecer. Rajoy pedía así paciencia a los argentinos como antes se la pidió a los españoles, mientras Macri agradecía el gesto y admitía que "queda mucho", sobre todo por el alto nivel de pobreza -un tercio de la población- pero reivindicaba que su política sienta las bases para crecer.

De momento todo son buenas noticias en el viaje de Macri a España. La reunión más difícil, la de la mañana con los ejecutivos clave del IBEX 35, fue mucho mejor de lo esperado. según varios de los presentes. Todos los que hablaron, media docena, mostraron su respaldo al giro hacia la ortodoxia de Macri y otros que tienen conflictos importantes, como Telefónica, no tomaron la palabra. Macri se reunirá a solas con el presidente de esta compañía, José María Álvarez Pallete, para intentar encontrar un acuerdo.

Los que hablaron lo hicieron en tono elogioso no solo por la línea económica, también política. Algunos, eso sí, pidieron "previsibilidad", esto es que no haya cambios políticos que impliquen giros en la línea marcada por Macri tras 13 años de kirchnerismo. Y otros llevaron sus problemas directos, derivados de la gestión kirchnerista, como el representante de Isolux, que reclamó una solución para Río Turbio, la central termoeléctrica en la provincia de los Kirchner, en la Patagonia, que costó 2.000 millones de dólares y lleva más de un año parada por falta de carbón.

Macri tiene así encima de la mesa varias reclamaciones de las empresas españolas, pero también un fuerte apoyo a su política. El presidente y su equipo explicaron a los empresarios que están trabajando en esa previsibilidad y de hecho Macri estuvo acompañado por el gobernador de la provincia petrolera de Río Negro, Alberto Weretilnek, que es peronista, y les explicó que en Argentina la línea política del presidente cuenta con un respaldo muy amplio, no solo de su partido, tanto es así que ha logrado aprobar todas las medidas importantes pese a estar en minoría. El presidente argentino puso el ejemplo de Vaca Muerta, la joya de la corona argentina después de la expropiación de YPF a Repsol -que no estaba en el encuentro- donde los sindicatos han aceptado rebajar condiciones a cambio de la llegada de inversiones para explotar un filón que convierte a Argentina en el segundo país del planeta en reservas de gas no convencional.

El presidente argentino también visitó Arco y, de nuevo, logró mensajes muy positivos y fotos con los Reyes en un ambiente perfecto para convertir la visita en una buena noticia en un momento político en Argentina especialmente delicado. Pero lo más rotundo llegó luego con el explítico respaldo de Rajoy, que además se comprometió a ayudar en todo lo que pueda para que ser firme de una vez el acuerdo UE-Mercosur, pendiente desde hace 15 años pero que ahora recobra fuerza ante el proteccionismo de Donald Trump. "Veo un clima como nunca antes a favor de este acuerdo", dijo Macri.

Rajoy se deshizo en elogios. "Quiero destacar la ambiciosa política reformista del Gobierno de Macri. Pronto los argentinos van a ver los efectos beneficiosos de estas medidas. Nosotros también los vivimos en España. La primera etapa es compleja, las decisiones no son fáciles y no surten efecto inmediato. El año 2012 y 2013 [los primeros de su Gobierno] fueron malos. Pero todo el mundo percibe que Argentina está dando pasos en la buena dirección. Hay que perseverar en estas decisiones aunque sean difíciles, porque a la larga eso redunda en beneficios para la gente".

Macri admitió que aún falta mucho pero insistió en que viajes como este sirven "para continuar generando confianza". Y admitió que el gran problema sigue siendo la inflación, que en 2016, su primer año, fue del 40%, aunque en el último semestre se quedó en el 18%. El presidente pidió indirectamente que las negociaciones salariales ahora en marcha se queden por debajo del 18% para ayudar a controlar la inflación. Pero los maestros amenazan con impedir el inicio de las clases en marzo, cuando acaba las vacaciones del verano austral, y esta es la gran batalla del momento. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información