Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis ONG españolas se unen en un comité de reacción rápida ante catástrofes

El objetivo del Comité de Emergencia es ahorrar costes y que así llegue más dinero a los afectados

Por primera vez en España, seis ONG aúnan esfuerzos para actuar en crisis humanitarias internacionales mediante un Comité de Emergencia. Acción Contra el Hambre, el Comité español de ACNUR, Médicos del Mundo, Oxfam Intermón, Plan International y World Vision recaudarán fondos y actuarán conjuntamente cuando exista una grave catástrofe como la de Haití, donde un terremoto provocó la muerte de 220.000 personas en 2010. También colaborarán entidades como PRISA (empresa editora de EL PAÍS), Atresmedia, Carat, Mediaset, Orange, Mi grano de arena, Trescom y Atrevia, entre otros, para difundir los llamamientos para recaudar fondos.

Un joven trastornado pasea desnudo por las calles de Puerto Príncipe, Haití, en 2010.

"Trabajando juntos ahorramos costes y eso quiere decir que llega más dinero a quienes más lo necesitan de una forma más rápida", explica Saleh Saeed, director general en Disasters Emergency Committee (DEC). La institución británica de la que ha tomado ejemplo el Comité de Emergencia actúa como un paraguas de 13 ONG y más de 20 colaboradores privados. En sus más de 50 años de existencia ha recaudado más de 1.600 millones de euros para salvar millones de vidas y reconstruir comunidades devastadas por desastres.

Ese es el objetivo en España que tiene una de las sociedades más solidarias a la hora de aportar donaciones en caso de emergencias. Durante la catástrofe de Haití, los españoles donaron 72 millones de euros, convirtiéndose en el tercer país que más ayudó del mundo. "Las ONG no pueden competir a la hora de resolver una emergencia", continúa Saeed, "por eso hay que responder conjuntamente y además focalizar la ayuda".

Sara Barbeira, coordinadora del Comité de Emergencia, explica que "la ayuda debe llegar cuanto antes a la zona afectada para garantizar comida, agua y cobijo a la población". La rapidez fue la clave durante el terremoto en Nepal de 2015 que ocasionó 9.000 muertos y 22.000 heridos. En 24 horas el DEC ya tenía ayuda coordinada sobre el terreno y, para el final de la llamada de emergencia, recaudó más de 100 millones de euros para ayuda humanitaria y labores de reconstrucción.

Pero la gran pregunta que se hace el DEC es en qué catástrofe comenzar a activar el protocolo de ayudas. "Hoy en día hay multitud de emergencias: Somalia, Yemen, Nigeria, Siria... No se puede responder a todas. Hay que centrarse en las más grandes para poder seguir siendo eficientes", dice Saeed. Por este motivo, el DEC ha intervenido en 65 crisis humanitarias desde 1963. Antes de actuar se hacen tres preguntas: ¿hay una necesidad abrumadora? ¿Tienen los miembros la capacidad suficiente para responder?, y, ¿hay apoyo público?

La decaída del apoyo público fue lo que llevó a la DEC cerrar el llamamiento para la crisis de los refugiados sirios en 2013. Y Saeed sentencia: "En Europa no ha habido ni colaboración ni coordinación suficiente para abordar la cirisis en Siria".

Más información