Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

No solo Trump: el 46% en EE UU cree que está bien torturar enemigos

Un estudio de la Cruz Roja Internacional muestra la aceptación de una práctica prohibida

Donald Trump en un mitin en Ohio en el que defendió el 'waterboarding'.
Donald Trump en un mitin en Ohio en el que defendió el 'waterboarding'. AP

Donald Trump ha reiterado como presidente de Estados Unidos lo que como candidato opinaba de la tortura: que es útil cuando se interroga a sospechosos de terrorismo. Y no es el único que lo piensa. Un estudio de la Cruz Roja Internacional publicado en diciembre pasado revela que el 46% de los estadounidenses cree que se puede torturar a enemigos para obtener información militar, el 24% no quiso opinar al respecto y solo 30% tuvo una postura en contra.

Estados Unidos está entre los países del informe en el que más se apoya la tortura, solo por debajo de Nigeria e Israel. La encuesta fue realizada entre junio y septiembre de 2016 con casi 18.000 ciudadanos de 16 países, diez de los cuales atraviesan un conflicto armado, más los cinco que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia) y Suiza, sede de la Cruz Roja.

En promedio, la aceptación de que un combatiente enemigo sea torturado es del 36%, ocho puntos más que en un estudio similar realizado en 1999. También subió la cantidad de gente que evita opinar del tema, mientras que el rechazo frontal a esta práctica ha bajado: antes siete de cada diez encuestados contestaban que no se debía torturar a enemigos, y ahora solo cinco.

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, ha alertado en el informe de que es necesario recordar que todas las formas de tortura están prohibidas. "Demonizamos a nuestros enemigos, y así nos ponemos en peligro a nosotros mismos. Incluso en la guerra, todas las personas merecen recibir un trato humano. Recurrir a la tortura significa iniciar una carrera hacia el abismo. La tortura tiene efectos devastadores en las víctimas y brutaliza a sociedades enteras por varias generaciones", ha dicho.