Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos tres muertos al quedar atrapados por un alud en un hotel de Italia

El establecimiento, ubicado en la región de los Abruzos, ha sido sepultado tras los terremotos

Hotel Rigopiano en Italia. ATLAS

Al menos tres personas han muerto después de que un alud sepultara un hotel de lujo en Italia, en la zona de los Abruzos, tras los cuatro terremotos que este miércoles golpearon el centro del país, informa la agencia Ansa. Los equipos de emergencias trabajan contra reloj para rescatar a unas 30 personas que continúan desaparecidas. Antonio Crocetta, el responsable del equipo de Socorro Alpino que llegó hasta la zona esquiando esta madrugada, aseguró que “hay muchos muertos. Tanto el equipo alpino de rescate como los bomberos están desde la madrugada del jueves en el hotel Rigopiano, un cuatro estrellas de 43 habitaciones ubicado cerca de Farindola, en la provincia de Pescara (Abruzos). 

Interior del hotel Rigopiano, en una imagen de la Guardia Financiera. ver fotogalería
Interior del hotel Rigopiano, en una imagen de la Guardia Financiera.

Los equipos de rescate tardaron varias horas en poder acceder a la zona y solo lo lograron esquiando y utilizando máquinas para retirar la nieve, ya que la carretera que lleva hasta el hotel Rigopiano permanece cortada con más de un metro de nieve y con una buena cantidad de árboles caídos. "Nuestras unidades de rescate están descendiendo de los helicópteros y están comenzando a excavar", ha dicho Luca Cari, el portavoz de los bomberos nacionales, según recoge Reuters.  Los primeros bomberos que han llegado al lugar han tuiteado que "no hay señal alguna de los desaparecidos". 

En el hotel había 22 huéspedes registrados —de los cuales no se conoce cuántos estaban en su interior— y a ellos se suma el personal de servicio. El dispositivo de rescate lo forman 20 agentes alpinos y siete bomberos, además de seis ambulancias.

Imagen promocional del hotel Rigopiano, difundida por la empresa en 2014. ver fotogalería
Imagen promocional del hotel Rigopiano, difundida por la empresa en 2014.

La llamada de alerta la dio uno de los huéspedes que, en el momento del alud, se encontraba fuera del hotel fumando. Pidió ayuda por SMS y alertó de que estaban "muriendo de frío". Otro de los supervivientes, Giampiero Parete, de 38 años, acudía en el momento de la avalancha al lugar donde estaba aparcado su coche.  

“Estoy a salvo porque fui al coche a coger una medicina para mi mujer, que tenía dolor de cabeza. Mientras volvía hacia el hotel, sentí un ruido y temblores y vi cómo la montaña caía sobre el edificio. Me arrastró también a mí, pero solo parcialmente. Entonces vi que gran parte del hotel estaba cubierta por la nieve. Intenté entrar, pero era imposible y corría el riesgo de quedar yo también atrapado. Entonces me agarré a una rama y logré volver al coche. Allí encontré a un trabajador del hotel y juntos dimos la alarma. En el interior del hotel no oíamos ruidos ni movimientos. Mi mujer y mis dos hijos están dentro”, explicó Parete desde el hospital de Pescara en el que ha sido ingresado por hipotermia. 

Según contó Parete, algunos de los huéspedes del hotel — incluida su familia— se habían puesto en contacto con sus familiares después del terremoto y antes de la llegada del alud y les habían comunicado que querían irse pero no podían hacerlo debido a que las carreteras estaban cortadas. Estaban esperando a que llegaran las máquinas quitanieves para abrir el camino y poder volver a sus casas tras el seísmo y debido a la emergencia por el temporal de nieve y, por eso, a muchos de ellos el alud les sorprendió con las maletas preparadas y a la espera de una solución para marcharse.

El hotel está a 1.200 metros de altitud y en una zona montañosa que permanece prácticamente inaccesible tras el seísmo. La avalancha que lo siguió arrasó árboles, coches, animales y parte del edificio. Según el diario La Repubblica, la estructura —ahora en gran parte reducida a escombros— se habría desplazado diez metros como consecuencia del impacto de la nieve. En un vídeo difundido por la unidad alpina, se puede ver cómo el hotel está totalmente sepultado por la nieve, con partes destruidas y árboles caídos por encima.

Después de que el miércoles cuatro terremotos de magnitud superior a 5,1 golpearan el centro de Italia, ha habido al menos otras 80 réplicas de distintas magnitudes, aunque todas ellas por debajo de fuerza 4. Todos estos nuevos temblores complicaron el trabajo del operativo de rescate y aumentan el riesgo de nuevas avalanchas. En total, alrededor de 100.000 personas permanecen sin luz, 98.000 en Abruzos y 14.000 en Las Marcas, según la agencia Ansa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información