Refugiados

Calumnias ultras contra el sirio del ‘selfie’ con Merkel

Un refugiado que en 2015 se fotografió con la líder alemana demanda a los que le difamaron en Facebook

Anas Modamani, junto a la canciller alemana, Angela Merkel.
Anas Modamani, junto a la canciller alemana, Angela Merkel.GETTY IMAGES / SEAN GALLUP

Más información

La imagen dio la vuelta al mundo. Angela Merkel, la mujer más poderosa de Europa, se dejaba fotografiar en septiembre de 2015 con unos hombres que celebraban sonrientes el fin de su odisea en busca de un lugar seguro. Anas Modamani era uno de ellos. Más de un año después, este sirio de 19 años trabaja en un McDonald’s de Berlín y habla un alemán bastante correcto. Serviría como ejemplo de que la integración es posible. Pero la efímera fama le ha salido cara.

Un mensaje en las redes sociales le responsabilizó de la brutal agresión sufrida por un vagabundo a manos de unos solicitantes de asilo. Modamani, que no tuvo nada que ver con estos hechos, no ha querido dejar pasar la calumnia. Un juzgado analizará el próximo 6 de febrero la denuncia que este joven ha presentado contra el usuario de Facebook que subió la fotografía falseada y contra la red social por las trabas a retirar los mensajes de odio.

“Mi cliente no busca indemnizaciones. Solo quiere acabar con estas prácticas”, asegura a EL PAÍS Chan-jo Jun, el abogado que ha llevado el caso a los tribunales. “Vagabundo incendiado. Merkel se hizo un selfie con uno de los agresores en 2015”, denuncia un mensaje que incluía la imagen de Modamani con la canciller y el de tres sospechosos del ataque. Por si había dudas, una flecha roja señala a uno de ellos, el supuesto Modamani. Todo ello falso. El abogado del joven sirio explica que, con su iniciativa, trata de mostrar que no solo es culpable el responsable del montaje. “Hay que hacer comprender que compartir una noticia falsa también puede tener consecuencias legales”, afirma.

La polémica es importante por varios motivos. Primero, por el significado que estos selfies han ganado desde que se hicieron, en el punto álgido de la crisis migratoria. Alemania vivía entonces una especie de euforia ante la idea de estar haciendo lo correcto: dar techo, ropa y comida a los que más lo necesitan. Fue entonces cuando Merkel visitó un centro de refugiados de Berlín y, en un acto que pareció espontáneo, sirios, afganos o iraquíes se le acercaron como muestra de gratitud. Los selfies quedaron grabados como la metáfora de un país acogedor, consciente de su responsabilidad ante una crisis histórica.

Más tarde, cuando los problemas comenzaron, muchos reprocharon a Merkel haber lanzado con esas fotos una invitación ilimitada e incontrolada. Quien quisiera criticar a la canciller, siempre podía recurrir a esas imágenes. Así, no extraña que, según explica el abogado Chan-jo Jun, el demandado por haber subido la foto sea Theo Gottschalk, un líder local de Alternativa para Alemania (AfD), el partido populista xenófobo que tiene en la líder alemana a su archienemiga.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

La demanda coincide además con una creciente preocupación en el Gobierno alemán por el fenómeno de las noticias falsas y los mensajes de odio a través de las redes sociales. El Ministerio de Justicia ha reprochado a la empresa de Mark Zuckerberg su escasa colaboración para solucionar este problema. Una opinión que comparte Jun. “Facebook ha jugado al ratón y al gato con nosotros. Ya han acabado con la paciencia de los políticos”, señala el abogado.

La empresa considera haber reaccionado con prontitud a las quejas. “Recibimos un mensaje del señor Jun donde aseguraba que un contenido de nuestra plataforma violaba los derechos del señor Modamani. El acceso a ese contenido fue cerrado rápidamente. No creemos que haya base para un proceso legal”, señaló un portavoz de Facebook a la BBC. El abogado de Modamani no está de acuerdo. Y asegura que en la red social todavía hay material injurioso con el joven sirio. Porque los que idearon y propagaron los mensajes de odio no se limitaron a relacionarlo con el ataque al vagabundo. Otras imágenes le atribuían también vínculos con los atentados terroristas de Bruselas o Berlín.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50