Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La paliza a un joven retransmitida en directo muestra la violencia en Chicago

La Fiscalía imputa delitos de odio a cuatro afroamericanos que torturaron a un chico blanco con discapacidad mental y lanzaron insultos a Trump

Parte del vídeo del maltrato transmitido en Facebook el pasado martes.

La policía de Chicago detuvo ayer a cuatro jóvenes negros como presuntos autores de lo que parece prácticamente una sesión de tortura a un chico blanco con discapacidad mental retransmitida en directo a través de la red social Facebook Live. El vídeo, de unos 30 minutos, ya ha sido retirado, aunque el departamento de policía ha proporcionado un fragmento en el que se puede ver a la víctima, que parece amordazada y sentada en la esquina de una habitación, mientras sus atacantes se mofan. También hay insultos contra el presidente electo, Donald Trump, y gritos contra los blancos. La Fiscalía acusa a los sospechosos de delitos de odios, entre otros.

La violencia de las imágenes, lo premeditado del ataque y la voluntad de difundirlo a todo el mundo ha causado estupor en una ciudad con la piel dura. Chicago, la tercera ciudad de Estados Unidos, ha sido históricamente violenta, pero en los últimos años atraviesa una verdadera epidemia de homicidios.

Con una población de 2,8 millones de habitantes, el año pasaron fueron asesinadas 762 personas, un 56% más que el año anterior, la cifra más alta en dos décadas. Nueva York y Los Ángeles juntas, que cuadruplican su población, no alcanzan esas muertes violentas, según los datos de Associated Press.

El superintendente de la policía, Eddie Johnson, destacó en una rueda de prensa retransmitida por las redes sociales la brutalidad y el descaro con el que los agresores, ya en custodia a la espera de cargos, habían actuado. “Es asqueroso”, resumió Johnson. Los investigadores también están a la espera de que la víctima, que fue trasladada a un hospital, se recupere del shock y pueda dar más detalles de lo sucedido para decidir si también se acusa a los detenidos de secuestro.

El chico agredido, del que no se ha difundido la identidad, vive en una población a las afueras de Chicago y, según la policía, podría conocer a algunos de los jóvenes que le llevaron a la ciudad y le atacaron. “Está traumatizado por el incidente y es difícil hablar con él en este momento”, dijo uno de los responsables del caso.

Los investigadores creen que los agresores le retuvieron entre 24 y 48 horas. Los padres había denunciado la desaparición del chico el lunes. En las imágenes (ya retiradas) se observa a los atacantes, según la agencia Efe, cortando la ropa de la víctima, lanzándole ceniza de cigarrillos, golpeándole la cabeza con un pie y cortando parte de su cuero cabelludo con un cuchillo. Los jóvenes, añade la agencia, también le reclaman que insulte a Trump y le obligan a beber agua del inodoro.

Drogas y armas

Chicago ha sufrido también en los últimos años una proliferación de pequeñas pandillas o clicas, un fenómeno ahora más frecuente que el de las tradicionales bandas de barrio. Los crímenes relacionados con ellas y las drogas están detrás de este repunte de la violencia, ahora muy presente también en las redes sociales, no solo por vídeos como el de este ataque, sino porque muchos de los miembros se retan y se amenazan a través de sus cuentas de Facebook, por ejemplo.

La mayoría de las víctimas son afroamericanas y pobres. Chicago, la ciudad que labró la carrera política del primer presidente negro de Estados Unidos, Barack Obama, es también una de las más segregadas del país, y aquella en la que más armas ilegales son incautadas por la policía. Los casos de brutalidad policial y el sesgo racial han agravado las tensiones en la ciudad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >