Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hip hop en quechua

El éxito musical de Ricardo Flores, conocido como Liberato Kani, impulsa la defensa en Perú de la lengua indígena

Liberato Kani
Liberato Kani

Ricardo Flores, más conocido como Liberato Kani, descubrió el beatbox en tercer año de secundaria en Lima y cuando en 2013 terminaba de grabar el primer disco de rap con una banda, uno de sus compañeros, Jorge Luis, le dijo: “¿Por qué no haces un corito en quechua?”. El pionero del hip hop andino en Perú cuenta que ese disco se agotó rápido por esa canción: “Fuimos un boom en San Juan de Lurigancho”, dice sobre el distrito más grande de Lima. Ahora, como solista y con su disco Rimay Pueblo(voz popular) recorre Perú, canta en el Gran Teatro Nacional, universidades, sets de televisión y festivales.

El artista tiene 23 años, estudia historia en la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle, y este domingo se presenta por segunda vez en el Gran Teatro Nacional en la obra Imagina Shakespeare.Dicho escenario fue el motor de su carrera en abril de 2015 como telonero de un concierto de dos bandas peruanas consolidadas: La Sarita y Uchpa, grupo de rock en quechua. “En ese evento lloré, con el aplauso del público y por mi madre”, recuerda.

Rimay Pueblo, con 14 temas —12 de su autoría y dos del DJ Der Enyel Beats—, está dedicado a su madre, Teodora Carrasco Urpi, “la energía vital de mi arte”, dice en cada sesión de fusión del rap en quechua y español.“Mi madre murió de cáncer cuando yo tenía nueve años. Viajamos a la comunidad de Umamarca, en Apurímac (sierra sur) a pasar sus últimos días, y me quedé en la puna (zona más alta de los Andes) con mi abuela. Ella me enseñó el quechua, pero le pedí que me enseñe para defenderme porque los niños me insultaban”, cuenta entre risas.

Difusión viral

“Allí estuve dos años en el colegio, dejé de vestirme como en Lima porque quería ser parte del pueblo: usaba poncho, ojotas (sandalias de jebe) y sombrero: aprendí el trueque, aprendí fábulas. Sé cultivar maíz, pisar el barro para hacer adobe. Un día gané un concurso de redacción y como premio viajé a Andahuaylas: ahí conocí la casa de José María Arguedas y descubrí quién era él”, relata.

Arguedas, antropólogo y narrador peruano nacido en Apurímac, mostró y recreó el mundo andino, a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, a partir de su propia experiencia de mestizo huérfano de madre y criado entre indígenas que hablaban quechua. “Si conoces a mi Arguedas, es mi causa(amigo), mi brother, mi hermano. Si yo digo rap, tú dices ¡quechua!; si yo digo rap, tú dices ¡vida!”, canta Liberato Kani arrancando voces al público.

 Arguedas, quien en su primer libro Agua retrata sus re corridos en los Andes y la postergación de los indígenas, fue también poeta y dejó grabadas algunas de sus creaciones en voz. Liberato Kani mezcla esa potente voz en una de sus composiciones. “El quechua es resistencia, hermano. Son más de 40 idiomas originarios en Perú, si muere el idioma, muere la historia”, comenta en una presentación en Miraflores. El single Kaykunapi (por estos lados) se ha vuelto viral y gracias a la cantidad de votos que tuvo en Facebook, el cantante grabará en el programa de televisión de cable Jammin,donde nuevos talentos tocan para público en vivo. Su trabajo está teniendo influencia entre los jóvenes. “Nos era muy difícil motivar a los chicos a interesarse por el quechua, pero invitamos a Liberato y medio Huancayo llegó a los talleres de quechua”, refirió Paloma Abregu, vocera de la casa cultural Saphichay en la ciudad más comercial de la sierra central.