Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

15 países urgen a Venezuela a que no demore el referéndum revocatorio

Los miembros de la OEA también reclaman que se retome el diálogo entre Gobierno y oposición

La Organización de Estados Americanos (OEA)
La Organización de Estados Americanos (OEA)

Los tiempos fijados por las autoridades venezolanas para la celebración del referéndum revocatorio no preocupan solo a la oposición, que teme que estas puedan perpetuar el chavismo en el poder. También algunos de los países más influyentes de la región ven con recelo el calendario expuesto esta semana por la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena. En un comunicado conjunto firmado en Washington, 15 naciones, entre ellas Argentina, Brasil y Estados Unidos, han manifestado este jueves su inquietud y han instado a Caracas a cumplir “sin demora” los pasos restantes del complicado proceso revocatorio del presidente Nicolás Maduro.

“Hacemos un llamado a las autoridades venezolanas para que garanticen el ejercicio de los derechos constitucionales del pueblo venezolano y, a la vez, se cumplan de manera clara, cierta y sin demora las etapas restantes para la realización del referendo revocatorio presidencial”, urgen los signatarios. Para Argentina, Belice, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay, esto es la mejor manera de “contribuir a resolver de forma pronta y efectiva las actuales dificultades políticas, sociales y económicas en ese país”.

Lucena anunció el martes que la recolección del 20% de los apoyos necesarios para la convocatoria del referendo se realizará a finales de octubre, lo que la oposición denuncia como un intento de bloquear la iniciativa. Lo que teme la oposición es que el Gobierno esté retrasando el proceso para que el referendo no se celebre antes del 10 de enero de 2017, cuando se inicia el cuarto año del mandato de Maduro y, por tanto, no se convoquen nuevas elecciones sino que lo reemplace su vicepresidente en caso de que pierda la consulta.

En su comunicado, que leyó este jueves en una sesión de la OEA la representante de Canadá, los 15 países hemisféricos alientan además a que se retome el diálogo “franco y efectivo” entre Gobierno y oposición en el que median el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y sus colegas Leonel Fernández de República Dominicana y Martín Torrijos de Panamá.

Según estos países, un diálogo político “oportuno, nacional, incluyente y eficaz” es la mejor fórmula para “hacer frente a las necesidades urgentes del pueblo venezolano, preservar la paz y la seguridad, garantizar el pleno respeto de los derechos humanos, el debido proceso, la separación de poderes y la consolidación de la democracia representativa”.

“Nos preocupa en particular que no se haya establecido ningún canal de diálogo directo”, destacó en la sesión el embajador mexicano ante la OEA, Luis Alfonso de Alba. El diplomático también lamentó que la mediación de Rodríguez Zapatero “no haya producido resultados hasta la fecha”.

Sorprendido por el gesto, del que dijo no haber sido avisado, el embajador venezolano, Bernardo Álvarez, acusó a los países de actuar “a espaldas” de Caracas, algo que negaron los representantes de los países signatarios.

De lo que se trata es de “un nuevo llamado a algo que, lamentablemente, no se ha producido aún”, subrayó el embajador argentino, Juan José Arcuri. “Es un llamado a un diálogo franco y conducente a todos los actores venezolanos, a todos, para que entre ellos encuentren una solución pronta, definitiva y satisfactoria para los graves problemas políticos, sociales y económicos que hoy afectan al pueblo venezolano”, insistió.

La falta de avances en el diálogo entre gobierno y oposición mientras se acentúa la crisis en el país es algo que también preocupa a otras instancias internacionales. En entrevista con varios medios argentinos durante su visita esta semana a Buenos Aires, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se manifestó “muy preocupado” por lo que calificó de “crisis humanitaria en Venezuela” generada por la “inestabilidad política”.

México, preocupado por la “neutralización” de la oposición en Nicaragua

México dio este jueves en la OEA un toque de atención a Nicaragua, al manifestar su “preocupación” por las maniobras del Gobierno de Daniel Ortega para acumular el poder.

El embajador Luis Alfonso de Alba recordó ante los demás representantes de la OEA la decisión del Tribunal Electoral de despojar de sus escaños a los diputados opositores. “Sin pronunciarnos sobre la legalidad o no de dichas decisiones, quisiéramos expresar nuestra preocupación por el impacto que esas medidas tienen, al debilitar y prácticamente neutralizar a la oposición en un momento en que el país está inmerso en un proceso electoral muy importante”, dijo.

La respuesta furibunda de Nicaragua no se hizo esperar. El representante alterno, Luis Exequiel Alvarado, acusó a México de actuar “usado por las fuerzas injerencistas de Estados Unidos” y cuestionó su “autoridad moral” para hablar sobre otro país cuando no ha resuelto problemas como la violencia de los cárteles. “Si se atreve México a preocuparse por los procesos electorales de Nicaragua, que primero arregle su casa. Primero se ordena la casa y luego se va a ver el vecindario”, replicó.

La intervención de México revela la creciente preocupación en la OEA por las maniobras del Gobierno de Ortega. Fuentes diplomáticas consultadas confirmaron que el tema ha sido debatido por algunos países y se espera que Almagro se pronuncie en los próximos días.