“La erradicación del hambre es un problema de gestión política”

El presidente de EL PAÍS destaca el papel de los medios en los objetivos de desarrollo

“No he visto a nadie guardar un minuto de silencio por las víctimas de los atentados en Kabul. Está muy lejos y puede parecer que no nos afecta. Lo del hambre es lo mismo”. El presidente de EL PAÍS, Juan Luis Cebrián, analizó este jueves, en el curso universitario Hambre cero, el papel de los medios de comunicación como motor de cambio para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y, en especial, para acabar con la inseguridad alimentaria en el mundo.

El presidente de PRISA, Juan Luis Cebrián.
El presidente de PRISA, Juan Luis Cebrián.EL PAÍS

Para Cebrián, la poca atención que suscitan estos problemas se debe enmarcar dentro de la crisis de la democracia representativa y la “disrupción, que no transformación” que sufren los medios en la era de Internet. “Hay tal cantidad de información que el usuario no tiene ninguna garantía de veracidad: eso hace que la opinión pública sea muy volátil”, sostuvo.

Esa volatilidad lleva a situaciones como que la participación de la Reina en ese mismo curso —organizado por la agencia de la ONU para la alimentación (FAO) y la Universidad Complutense— sea noticia por la ropa que vestía doña Letizia y no por su labor como embajadora de esa agencia. “De esta forma desaparece el efecto de la contribución de las figuras públicas”, apuntó el también académico de la Real Academia Española (RAE).

Al igual que otros ponentes, como el escritor Martín Caparrós, Cebrián consideró que “la erradicación del hambre es un problema de gestión política” y lamentó que en nueve meses de campaña electoral no se haya dedicado ni un minuto a cuestiones como esta o la sostenibilidad del planeta. Y por ese carácter político, defendió que la lucha contra la desnutrición es responsabilidad de las instituciones. “No es un debate menor: es imposible que las ONG resuelvan esto. Está bien su colaboración, pero sin la intervención de los poderes públicos es imposible”, mantuvo. El problema, adujo Cebrián, es que la estructura política dominante también está en crisis.

El que fuera primer director de EL PAÍS también defendió el “muchas veces criticado, algunas veces con fundamento” sistema de Naciones Unidas, que considera necesario impulsar y proteger. “Es lo único que tenemos para tratar de mejorar la vida de la gente”, afirmó.

El presupuesto de agencias internacionales como la FAO, responsable de erradicar el hambre en el mundo, es de 500 millones de dólares anuales (451,8 millones de euros). “Eso es la mitad de lo que cuestan los derechos televisivos de la Liga de fútbol”, aseveró Cebrián. “Pero los Gobiernos son más sensibles a los problemas del fútbol que a casi 800 millones de hambrientos”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS