Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel y Turquía alcanzan un pacto para normalizar sus relaciones

El acuerdo, que pone fin a la crisis por el asalto a una flotilla internacional en 2010, será anunciado este lunes

Netanyahu (izquierda) se ve con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, en Roma.
Netanyahu (izquierda) se ve con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, en Roma. AFP

Forzados por la mutua dependencia económica, Israel y Turquía se disponen a sellar su reconciliación tras seis años de desencuentro. El asalto por fuerzas navales israelíes en mayo de 2010 a una flotilla internacional que llevaba ayuda humanitaria a Gaza, en el que murieron 10 ciudadanos turcos, desbarató una relación estratégica y de cooperación militar que databa de la era de la Guerra Fría. Un acuerdo para aliviar el bloqueo que el Estado judío impone a Gaza desde hace más de una década ha allanado el camino a la normalización de los lazos diplomáticos.

Los equipos negociadores israelí y turco se reunieron el domingo en Roma para dar la lectura final al documento de reconciliación. La prensa de Israel da por hecho el acuerdo, confirmado por una alta fuente gubernamental, para restablecer relaciones diplomáticas plenas, que incluyen el nombramiento e intercambio de embajadores y la reanudación de las visitas oficiales. Ambos Gobiernos tienen previsto anunciar oficialmente este lunes el compromiso final alcanzado.

Israel ya había cumplido dos de las tres condiciones exigidas por Recep Tayyip Erdogan —antes primer ministro y ahora presidente de Turquía—, para la normalización de la relación bilateral. Netanyahu pidió perdón en 2013 —horas después de reunirse en Jerusalén con el presidente de EE UU, Barack Obama— por el asalto a la flotilla, y su Gobierno aceptó a finales de 2015 indemnizar con unos 20 millones de euros a los familiares de las víctimas del abordaje en alta mar.

El tercer y último requisito ha requerido muchas más sesiones de negociación. Turquía pedía el levantamiento del bloqueo a Gaza. Israel, a su vez, reclamaba la expulsión de territorio turco de los representantes de Hamás, el movimiento islamista que controla la Franja.

El compromiso alcanzado permitirá hacer llegar ayuda turca a la población del enclave costero para aliviar la grave situación humanitaria que se vive después de tres devastadoras guerras con el Estado hebreo: de diciembre de 2008 a enero de 2009, en noviembre de 2012 y de julio a agosto de 2014. Los envíos no se dirigirán directamente al territorio palestino, sino que serán desembarcados en el cercano puerto israelí de Ashdod para una inspección de seguridad antes de alcanzar su destino en Gaza.

El pacto para la reanudación de relaciones incluye un programa de inversiones turcas para la reconstrucción de las infraestructuras gazatíes. Además de erigir un nuevo hospital, el Gobierno de Ankara financiará la instalación de otra central eléctrica para paliar los cortes de suministro programados cada ocho horas por zonas y los apagones imprevistos en toda la Franja. Turquía y Alemania costearán conjuntamente la construcción de una planta desalinizadora ante la grave crisis sanitaria que se registra en el enclave, donde más del 90% del agua disponible no se considera potable al estar contaminada por aguas residuales y plaguicidas.

Medidas contra Hamás

En contrapartida a las medidas del alivio del bloqueo, las autoridades de Ankara se comprometen a no permitir que Hamás realice acciones contra Israel desde territorio turco y a expulsar a jefes de comandos acusados por Israel de teledirigir atentados terroristas en Cisjordania. El propio Erdogan, sin embargo, recibió el pasado viernes en Estambul al líder de Hamás exiliado en Qatar Jaled Meshaal para dejar claro que Turquía va a seguir mantenido contactos con el movimiento islamista palestino. El jefe del Mosad (la seguridad exterior israelí), Yossi Cohen, ha viajado a Turquía para cerrar los detalles finales.

Israel también ha obtenido la promesa turca de que renunciará a procesar a los militares israelíes que intervinieron en al asalto a la flotilla encabezada por el transbordador Mavi Marmara, acusados en varias causas abiertas ante los tribunales turcos, mediante una reforma legislativa en el Parlamento de Ankara. “Hemos garantizado la inmunidad de miembros de las Fuerzas Armadas ante acusaciones presentadas ante la Corte Penal Internacional”, desveló un alto cargo de los servicios de seguridad israelíes al diario Haaretz.

Un alto cargo del Gobierno turco confirmó por su parte que se había alcanzado unl entendimiento. "Este domingo en Roma hemos llegado a un acuerdo con Israel para normalizar las relaciones, después de que Israel se haya comprometido a pedir perdón y a indemnizar a las familias de las víctimas del Mavi Marmara", precisó la fuente consultada, informa Andrés Mourenza desde Estambul.

Turquía entregará ayuda humanitaria a Gaza y otros productos "no militares", así como efectuará "inversiones en infraestructuras". Está previsto construir nuevos edificios residenciales y un hospital con capacidad de 200 camas. "Se darán pasos concretos para solucionar las crisis de suministro de agua y energía en Gaza", agregó el alto cargo turco, quien precisó que "no hay referencias a Hamás en el acuerdo".

"Turquía continuará apoyando [la creación de] un Estado palestino, y el presidente [Erdogan] ha conversado con el presiente Mahmud Abbas", puntualizó antes de adelantar que "se pondrán en marcha grandes proyectos en Cisjordania, incluida una zona industrial de Yenín [norte]". Ankara asegura que la Autoridad Palestina y Hamás respladan el acuerdo entre Turquía e Israel.

La ONG islamista turca IHH, que fletó el Mavi Marmara, ha criticado en Twitter duramente pacto, que tacha de "inaceptable" para las víctimas. "Israel no nos sellará la boca" mediante el pago de compensaciones. IHH anunció su intención de proseguir con los procesos abiertos contra militares israelíes en los tribunales turcos y exigió el levantamiento del "bloqueo ilegal" a Gaza.

Netanyahu ha asegurado este lunes en Roma que el acuerdo con Turquía para normalizar las relaciones entre ambos países tendrá un gran impacto en Israel, informa Reuters. Tras reunirse con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, el jefe de Gobierno ha afirmado que el pacto representa "un paso importante" que "tiene además inmensas implicaciones para la economía israelí". Kerry ha celebrado el acuerdo y lo ha calificado como una buena noticia: "Estamos agradecidos. Es un paso que queríamos ver".

Olor a gas en el Mediterráneo Oriental

Las enormes reservas de gas natural descubiertas en el Mediterráneo Oriental configuran el telón de fondo de la reconciliación entre Israel y Turquía. El acuerdo de normalización de relaciones estipula que ambos países van a negociar la construcción de un gasoducto entre el yacimiento gasístico Leviatán, en aguas territoriales israelíes, y suelo turco, donde enlazará con la red de conducciones de energía que fluyen hacia Europa.

La mitad del gas que consume Turquía procede de Rusia, que proyectaba construir un gasoducto en Anatolia. Tras el derribo de un bombardero ruso por la aviación turca en la frontera con Siria en noviembre de 2015, los proyectos de cooperación con Moscú se han esfumado.

Más información