El Princesa de Asturias premia la lucha contra el cambio climático

El galardón reconoce el histórico Acuerdo de París que cerraron 195 países en diciembre

Christiana Figueres, Ban Ki-moon, Laurent Fabius y Francois Hollande celebran el Acuerdo de París en diciembre.Foto: atlas

El Acuerdo de París contra el calentamiento global, que se cerró en la capital francesa en diciembre del pasado año, y la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC por sus siglas en inglés), que durante décadas ha impulsado la lucha contra este problema medioambiental, han sido galardonados este miércoles con el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2016. Veintisiete candidaturas de 14 nacionalidades optaban a este galardón.

Bajo el paraguas de la UNFCC, un organismo dependiente de la ONU, 195 países cerraron en París el primer acuerdo global para intentar atajar las emisiones de gases de efecto invernadero, que según la mayoría de los expertos está contribuyendo al aumento de las temperaturas en el planeta. Este pacto, por primera vez, obliga a todos los países a poner en marcha planes de reducción de emisiones y no solo a los Estados considerados desarrollados. China y Estados Unidos, las potencias más contaminantes, también se sumaron.  

Este pacto establece el compromiso de que el aumento de la temperatura a final del siglo se quede "muy por debajo de los dos grados" respecto a los niveles preindustriales.

Más información
La Cumbre de París cierra un acuerdo histórico contra el cambio climático
2015 fue el año más cálido desde que arrancaron los registros en 1880
El verbo que casi hizo naufragar el acuerdo contra el cambio climático

El Acuerdo de París, que fue respaldado e impulsado por las principales potencias del mundo, es solo el inicio de un camino. De hecho, los compromisos de reducción de emisiones que los casi 200 países firmantes del pacto han puesto sobre la mesa no son suficientes y, al realizar las proyecciones, se llegaría a un incremento medio de la temperatura a final de siglo de casi tres grados. Por eso, el acuerdo contiene una cláusula de revisión al alza de esos compromisos, que son voluntarios, es decir, cada país decide cómo quiere sumarse a esta lucha global.

Mensaje a los mercados

Muchos analistas coinciden en que el principal logro de este pacto, que se espera que entre en vigor este año cuando sea ratificado por una mayoría suficiente de países, es el mensaje que se manda a los mercados para que los actores se lancen a descarbonizar las economías. Es decir, caminar hacia una economía baja en emisiones de CO2.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Aunque el acuerdo incluye tanto a los desarrollados como a los no desarrollados en el apartado de las reducciones de gases de efecto invernadero, los Estados más ricos deberán hacer esfuerzos superiores. Por ejemplo, los desarrollados tendrán que movilizar 100.000 millones de dólares anuales, que se emplearán en paliar los efectos de cambio climático que padecen y padecerán los países con menos recursos. Porque el objetivo no es ya revertir el calentamiento global, algo que se entiende que no se puede hacer debido a la gran cantidad de CO2 que el hombre ha lanzado a la atmósfera durante décadas y que, según los científicos, impide que el planeta se enfríe igual que antes de la Revolución Industrial. La meta es dejar el incremento de la temperatura en unos niveles que no supongan una catástrofe para algunas regiones.

El premio otorgado al Acuerdo de París es el séptimo en concederse de los ocho galardones que convoca anualmente la Fundación Princesa de Asturias, que este año alcanzan su XXXVI edición, que se cerrará el próximo mes septiembre con la concesión del de la Concordia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Manuel Planelles

Periodista especializado en información sobre cambio climático, medio ambiente y energía. Ha cubierto las negociaciones climáticas más importantes de los últimos años. Antes trabajó en la redacción de Andalucía de EL PAÍS y ejerció como corresponsal en Córdoba. Ha colaborado en otros medios como la Cadena Ser y 20 minutos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS