Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela da en la OEA un portazo a cualquier mediación en su crisis

La canciller rechaza tanto laCarta Democrática como una mediación más suave

La canciller venezolana Delcy Rodríguez viajó este jueves a la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington para “presentar la verdad de Venezuela”. Y, de paso, para dejar claro, en nombre del Gobierno de Nicolás Maduro, que este no va a permitir ninguna mediación, de ningún tipo, en su país. Mucho menos la de una OEA cuyo secretario general, Luis Almagro, “recibe instrucciones de Estados Unidos” y le hace el juego a la oposición venezolana, según Rodríguez.

La canciller venezolana junto al secretario general de la OEA, Luis Almagro
La canciller venezolana junto al secretario general de la OEA, Luis Almagro AFP

El portazo de la responsable de la diplomacia venezolana a cualquier mediación o siquiera opinión internacional a la situación que vive su país, que la oposición denuncia como una grave crisis política, económica e institucional, fue total. Su no rotundo estuvo dirigido no solamente a la posibilidad de que la OEA invoque su Carta Democrática para Venezuela, como está valorando Almagro tras la petición que recibió en este sentido hace una semana de un grupo de diputados venezolanos y que Rodríguez descalificó como “grave” y “risible”. Ese no venezolano también incluyó, sin ambages, hasta la propuesta argentina de algún tipo de mediación mixta y consensuada, una iniciativa que por otro lado dejó, por su suavidad, atónitos a quienes esperaban más de la canciller de Mauricio Macri, que ha criticado abiertamente la situación de derechos humanos en Venezuela.

“Hemos venido a informar sinceramente, a hacer la presentación de la verdad de Venezuela. Pero Venezuela no está bajo examinación de nadie ni lo estará”, proclamó Rodríguez durante su discurso ante los Estados de la OEA, en una sesión especial del Consejo Permanente convocada a petición de Caracas.

Según la “verdad” de Caracas, prácticamente todo lo malo que se dice le pasa a Venezuela responde a una “operación de índole mediática, financiero, económico-social para subvertir el orden constitucional y democrático” tras la que se esconde la mano de un EE UU que tiene también a su servicio al jefe de la OEA. No importa que Almagro provenga de la izquierda uruguaya tan alabada por Venezuela en el pasado. Ahora actúa falto de imparcialidad cuando se trata de Venezuela “conjugando la agenda de la Secretaría General con los factores opositores en Venezuela y con las instrucciones que recibe desde EE UU”. Rodríguez ni siquiera se dignó a pronunciar el nombre de Almagro. Y eso que, durante las dos horas largas que duró la sesión, ambos estuvieron sentados codo con codo en la mesa que preside la sala. Ni se hablaron ni, siquiera, se miraron. La ruptura, quedó claro, es total.

Almagro tampoco quiso tomar la palabra durante la sesión. Según su portavoz, Sergio Jellinek, eso se debe a que está estudiando la carta de la Asamblea Nacional que le entregaron la semana pasada los diputados opositores y a la que agregará, dijo, la información proporcionada ahora por la canciller Rodríguez.

Aunque hay varios precedentes de invocación de la Carta Democrática desde su firma en 2001, de decidirse Almagro a aplicarla para Venezuela sería la primera vez que se da este paso sin la petición o consentimiento expreso del Gobierno legítimo. Y Caracas se niega en redondo.

La duda es si se decidirá a dar ese paso, con el que arriesga mucho capital político, si no consigue asegurarse los apoyos suficientes de los países miembros. Y necesita al menos 18 para avanzar en primera instancia. Jellinek aseguró que Almagro “no hace un cálculo político de cuántos votos hay”, sino que actuará según su “convicción ética acerca de si hay causas” suficientes para dar ese paso. Pero a nadie se le escapa que los apoyos escasean. Salvo EE UU, ningún país realizó claramente este jueves una crítica al Gobierno venezolano.

La gran sorpresa en este sentido fue Argentina, en cuya representación acudió su canciller, Susana Malcorra. La llegada de Macri al poder generó expectativas de que Argentina asumiría un tono más duro contra Venezuela y que hasta intentaría cambiar de rumbo a otros aliados tradicionales de Caracas como Brasil. Pero Malcorra bajó el tono en la OEA, donde calificó de “apresurada” la aplicación de la Carta Democrática.

“La discusión de la Carta es apresurada, porque es importante, antes de esa convocatoria, elaborar una oportunidad de mediación y diálogo”, explicó Malcorra a periodistas tras la sesión. Previamente, durante la reunión, la canciller había abogado por algún tipo de mediación de varios organismos regionales que pueda ser aceptado por todas las partes.

“Este momento reclama de todos nosotros una actitud amplia en la búsqueda de soluciones”, sostuvo Malcorra. La canciller admitió no tener “soluciones mágicas” ni “propuestas milagrosas”, pero afirmó que cabe la posibilidad de encontrar algún tipo de “conciliación y complementación de varias iniciativas”, como algún tipo de acuerdo entre la OEA y organismos más aceptados por Venezuela como Unasur, para buscar una “solución consensuada entre las partes”. En tono conciliatorio, Malcorra le recordó a Rodríguez que “los caminos de construcción de un camino para todos requieren de una apertura mental” porque los modelos del pasado “nos llevaron adonde estamos y seguramente no van a dar resultados demasiado distintos”.

Pero Rodríguez no quiso recoger ni ese guante de seda y reiteró la negativa de Caracas a cualquier mediación. En su réplica, la canciller venezolana achacó estas propuestas a una “confusión conceptual”. “Nosotros vinimos a presentar la verdad de lo que ocurre allá. No vinimos aquí en este recinto a buscar una solución, vinimos a compartir la verdad de Venezuela”, zanjó.

HRW: “Argentina ha abandonado el compromiso con los DDHH”

La moderación con la que la canciller argentina, Susana Malcorra, realizó su propuesta mediadora ante Venezuela ha sorprendido, e irritado, a los que creían que su presencia en la OEA era una muestra del cambio de rumbo prometido por el Gobierno de Mauricio Macri. Entre los “decepcionados” se cuenta José Miguel Vivanco, director de América de Human Rights Watch (HRW) y uno de los mayores críticos con el Gobierno de Nicolás Maduro.

“Argentina abandonó en presencia de su canciller el compromiso asumido por el presidente Macri de velar y luchar por la causa de los derechos fundamentales, las libertades públicas y la democracia, específicamente en el caso de Venezuela”, dijo Vivanco tras la sesión en la OEA.

Para Vivanco, según el discurso “anodino” de Malcorra pareciera que “el problema de Venezuela es que no hay diálogo entre las partes”. Todo ello cuando, según el representante de HRW, “el problema de Venezuela se reduce a las prácticas y políticas de un gobierno autoritario que no está dispuesto a reconocer ni a respetar los más mínimos estándares y principios democráticos, que concentra absolutamente el poder y que es hora de que sea objeto de una fiscalización regional como es mediante la Carta Democrática”.