Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cameron intenta recuperar la iniciativa con medidas contra el fraude fiscal

El primer ministro británico y el titular de Finanzas publican sus declaraciones de la renta

David Cameron sale de su residencia este lunes rumbo al Parlamento.

David Cameron tomó este lunes la iniciativa en la lucha contra la evasión fiscal, en su comparecencia parlamentaria después de la crisis desatada por los papeles de Panamá. El primer ministro anunció una ley para perseguir a quienes ayuden a evadir impuestos e informó de un acuerdo alcanzado con los territorios de ultramar para compartir información fiscal. El ministro de Finanzas y otros destacados políticos británicos siguieron su ejemplo y publicaron sus declaraciones fiscales.

Con las dos medidas anunciadas este lunes, en su comparecencia ante la Cámara de los Comunes, el primer ministro conservador quiso pasar página tras la crisis desatada por su mala gestión de las revelaciones de los papeles de panamá sobre su patrimonio familiar.

El Gobierno, dijo, tramitará una ley para perseguir a los bancos y despachos de abogados que ayuden a evadir impuestos a sus clientes. Y, en respuesta a las críticas sobre el régimen fiscal de numerosos territorios británicos de ultramar, anunció que se ha alcanzado un acuerdo con ellos para que compartan su información tributaria con la Hacienda británica. El acuerdo incluye a las islas Vírgenes, Caimán y de Man. “Ningún Gobierno ha tomado acciones tan robustas contra la evasión fiscal”, sostuvo el primer ministro.

Mientras Cameron respondía ante los diputados, se publicaba la declaración fiscal de George Osborne, siguiendo la recomendación formulada en la mañana de este lunes por la oficina del primer ministro. El documento revela que el titular de Finanzas obtuvo el año pasado unos ingresos de casi 200.000 libras (248.000 euros). La cifra, muy parecida a la que declaró ingresar el primer ministro, es la suma de su sueldo como canciller del Exchequer más la renta por el alquiler de su vivienda y los dividendos de la empresa familiar de papeles pintados. A diferencia de Cameron, que presentó la información de seis años, Osborne presentó solo su última declaración.

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, también cumplió su promesa de publicar su propia declaración. Lo hizo por la tarde —cuando consiguió una copia de Hacienda, ya que él no conservaba una— y mostró que ingresó casi 71.000 libras (88.000 euros) como diputado y 1.850 más en otros conceptos. Se supo, además, que el veterano diputado fue multado por presentar tarde su declaración.

Las rentas de los políticos británicos

David Cameron, primer ministro: renta de 200.000 libras (248.000 euros) en el ejercicio 2014-2015, por la que pagó 76.000 libras (94.000 euros) de impuestos.

George Osborne, titular de Finanzas: ingresos de casi 200.000 libras (248.000 euros) por su sueldo como político, el alquiler de su vivienda y los dividendos de una empresa familiar.

Jeremy Corbyn, líder laborista: ingresó cerca de 71.000 libras (88.000 euros) por su remuneración como diputado y 1.850 más en otros conceptos.

La jornada se convirtió en un insólito viaje por las intimidades fiscales de los políticos británicos. Publicó sus cuentas el portavoz de Economía en la oposición, John McDonnell (61.500 libras). El líder parlamentario de los nacionalistas escoceses, Angus Robertson, dijo que lo hará pronto, siguiendo el ejemplo de su jefa y ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, que presentó las suyas por la mañana. Y lo hizo Boris Johnson, el millonario alcalde de Londres y figura clave de la campaña por el Brexit, revelando que cobra 330.000 euros al año por su columna semanal en The Telegraph. El único líder de los principales partidos que se negó a publicar su declaración fue Nigel Farage, del antieuropeo UKIP. “La respuesta es un gran no”, dijo cuando se le invitó a hacerlo.

Aunque solo recomendó mayor transparencia a aquellos que ostentan o disputan los puestos más importantes del Gobierno, David Cameron ha logrado desviar la presión a los diputados rasos al publicar este fin de semana sus declaraciones de la renta. El primer ministro realizó ese gesto de transparencia tras reconocer, el jueves pasado, que había sido titular de una participación de 30.000 libras en el fondo de inversión creado por su padre en un paraíso fiscal, cuya existencia revelaron los papeles de Panamá. Cameron vendió los títulos pocos meses antes de trasladarse a Downing Street.

Críticas de la oposición

La comparecencia del primer ministro en los Comunes fue tensa. Corbyn le felicitó por su “clase magistral en el arte de la distracción y el presidente de la Cámara expulsó a un diputado laborista por negarse a retirar el calificativo de “corrupto” con que se refirió a Cameron.

El líder conservador insistió en que su participación en Blairmore Holdings, el fondo de inversión de su padre, estuvo sujeta a las leyes británicas. “Estas inversiones en el extranjero”, sostuvo, “son una práctica estándar, que no está diseñada para evadir impuestos”.

Además de sus vínculos con la sociedad offshore, Cameron ha sido criticado por haber recibido dos pagos de su madre por un valor total de 200.000 libras (250.000 euros), un año después de haber heredado 300.000 libras (375.000 euros) de su padre, fallecido en 2010. Un mecanismo que, apunta la oposición, pudo haber sido utilizado para sortear el impuesto de Sucesiones. En su defensa, Cameron dijo que las donaciones entre padres e hijos están “totalmente reconocidas” en el sistema fiscal. Que los padres “ayuden a sus hijos”, respondió, “es algo que debemos no solo defender, sino fomentar con orgullo”.

El presidente de la Hacienda y el fondo 'offshore'

Los papeles de Panamá revelan, según publica The Guardian, que el presidente ejecutivo de la Hacienda británica, Edward Troup, estuvo ligado a un bufete de abogados, Simmons & Simmons, que asesoró al fondo offshore del padre de Cameron. El primer ministro anunció este fin de semana la creación de un grupo de trabajo encargado de investigar las acudaciones de evasión de impuestos y lavado de dinero, a raíz de las filtraciones. El órgano responderá ante el ministerio del Interior y la Hacienda británica, de la que Troup ha sido recientemente nombrado presidente ejecutivo. La oposición ha pedido una investigación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información