Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión convoca a los países más afectados por la crisis migratoria

Juncker cita el domingo a los dirigentes de los países balcánicos, Austria, Hungría y Alemania

Cientos de personas, flanqueados por la policía eslovena, camina por una calle de Sentilj, cerca de la frontera con Austria.
Cientos de personas, flanqueados por la policía eslovena, camina por una calle de Sentilj, cerca de la frontera con Austria. AP

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha convocado hoy una reunión de urgencia para el próximo domingo de líderes de países de la Unión Europea y de los Balcanes para abordar la situación que genera el flujo de refugiados a lo largo de esos países. La decisión se ha adoptado un día después de que Juncker se entrevistara en Bruselas con el presidente esloveno, Borut Pahor, y ante la evidencia de que los países que integran la principal ruta de los refugiados desde Turquía hasta Alemania se dan la espalda en la gestión de la crisis de llegadas a Europa.

"En vista de la situación de emergencia que produce en los países de la ruta migratoria de los Balcanes Occidentales, se necesita mayor cooperación, más consultas y una acción operativa inmediata", señaló Juncker en un comunicado.

A la cita están convocados los jefes de Estado o de Gobierno de los países por los que generalmente transitan los refugiados, tanto de la UE como de otros Estados ajenos: Austria, Bulgaria, Alemania, Grecia, Hungría, Rumanía, Eslovenia, así como de Croacia, Macedonia y Serbia. Juncker también ha invitado al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk y a la presidencia luxemburguesa de turno de la UE. Con la idea de implicar también en las decisiones a organizaciones que trabajan sobre el terreno, al encuentro acudirán representantes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO, por sus siglas en inglés) y de la Agencia Europea de Fronteras Exteriores (Frontex).

Más que estrategias de largo plazo, la reunión pretende acordar medidas de aplicación inmediata, con un especial énfasis en la necesidad de "acciones coordinadas", explican fuentes comunitarias. Hasta ahora los gobernantes de estos países han tomado decisiones perjudiciales para sus vecinos (por ejemplo, el cierre de fronteras decretado por Hungría en algunos pasos deriva los flujos hacia Croacia o Eslovenia) y se han lanzado numerosas críticas en la gestión de la crisis de refugiados.

En otra muestra de que los movimientos de demandantes de asilo hacia Europa constituyen ahora la principal inquietud política en Bruselas, la presidencia luxemburguesa ha convocado también hoy un consejo extraordinario de ministros del Interior para el próximo 9 de noviembre. En vista del deterioro de la situación en los países más afectados, los dirigentes luxemburgueses consideraban excesivo esperar hasta diciembre para el próximo encuentro ordinario de ministros, por lo que han decidido fijar una cita antes. El objetivo es acelerar la aplicación de medidas ya discutidas y la aprobación de otras nuevas si es necesario.

Más información